venres, 29 de xullo de 2016

Estudiantes qu'estudiáis llatín abondu...


[La Voz del Trubia, agostu 2016]


Tol mundu conoz n’Asturies el cuentín d’ún que marchara unos meses fuera d’Asturies y que volviera falando mui fino y xurando que nada nun recordaba d’aquella llingua qu’hasta entós fuera la suya, y al que-y pasó que, diendo per un prau o per un monte o per una güerta y pisando una presea qu’alguién dexara en suelu, al mancase, pegó una glayida y dixo al alta la lleva: “¡Coño, col garabatu de los coyones!”, recuperando y fayendo suya d’esmenu la llingua que tanto aneciaba en que perdiera.

Y ye qu’esti día, arreparando na esixencia d’anulación de les ordenances del asturianu en conceyu de Noreña, nun sé por qué, viénome a la cabeza, darréu, esta anéudota tan guapa y tan afamada del garabatu. Pues, ente los qu’asina se comporten, amás de xente corriente y moliente, atópase tamién, de xuru, xentona de munchos (pero munchísimos) perendengues, qu’hasta lleguen, en dacuando, a puestones estratosféricos que meten mieu y causen vértigu por mor de la so altura.  

Nun duldéis que l’asuntu’l garabatu ye cosa seria y de pesu: llanta los sos raigaños na visiega profundidá de la esencia humana, y tien traza de ser peligrosu y mortal andanciu, de los que s’esparden fácil, viralmente, per dayures. Xente qu’odia la so propia llingua y arreniega d’ella. Xente que se xebra, que se separta de los sos iguales, d’aquello qu’a lo fondero constitúi propiamente’l so ser. Y hailos ensin falta per uquiera: atópeslos per tolos conceyos. El conxuntu de los afectaos por esti andanciu ye densu per toes partes…

Ello paez, a simple vista, daqué mostruoso y contra natura, dalgo dafechamente ablucante. Y ye un misteriu tan grande, tan escomanáu y fuera midida, polo menos, como aquel misterión del burru que me vien nesti momentu a la cabeza, agora sí sé por qué, y que, de neñu, sentía davezu, ensin ser quien a desplicámelo enxamás: “Estudiantes qu’estudiáis / llatín abondu, dicíime: / ¿por qué’l burru caga cuadrao / teniendo’l culu redondu?”.

Y ye que, n’efeutu, naide nun sabe por qué los del garabatu s’empeñen en soltar pel cursu cagayones con forma de paralelepípedu de llibru,  naide nun sabe por qué-ys da por tremar el suelu al so pasu de perfectos sólidos cúbicos que, convenientemente enfariñaos y acristianaos con un nome d’alta vara (que forzosamente habría acabar en –ito), podríen pasar por dalguna llambionada de diseñu de les que podéis comer en Rialto…

Naide nun sabe por qué, en resume, s’empeñen los del garabatu en cagar siempre cuadrao, teniendo, como de fechu tienen, como naide nun dulda que tienen, el culu bien redondu… 

Decamerón V,8 (Boccaccio)


[V,8] Nastagio de los Onesti, amando a una de los Traversari, gasta les sos riqueces ensin ser amáu; vase, a ruegu de los sos, a Chiassi; ellí ve escorrer un caballeru a una moza y matala y ser esta devorada por dos perros; convida a los sos parientes y a la muyer amada a una xinta, y esta ve espedazar a la mesma moza y, temiendo casu asemeyáu, toma por maríu a Nastagio.



Cuando Lauretta calló, por orde de la reina, entamó asina Filomena:

—Amables señores, como en nós s’apondera la piedá, asina tamién fai vengación de la crueldá, ríxidamente, en nós, la divina xusticia; y col envís de demostravos esto y davos materia p’aventalo dafechu de vós, préstame cuntavos una novela non menos enllena de compasión que prestosa.

»En Rávena, antiquísima ciudá de Romaña, hebo yá bonavá munchos homes nobles y xentiles, ente los qu’un mozu llamáu Nastagio de los Onesti, pola muerte’l padre y d’un tíu suyu, quedó riquísimu ensin estima. Y esti, como asocede colos mozos, tando ensin muyer, namoróse d’una fía de micer Paolo Traversaro, moza muncho más noble de lo qu’él yera, teniendo esperanza de ser pa falala a amalu per aciu les sos obres. Les que, magar foren grandísimes, formoses y ponderables, non solamente nun lu axudaben, sinón que más paecía que lu perxudicaben, tan cruel, dura y xabaz s’amosaba pa con él la mocina amada, y seique pola so singular formosura o pola so nobleza, tan enchipada y despreciatible se volviere, que nin él nin nada qu’a él-y prestare,-y prestaba a ella. Y ello yera pa Nastagio tan duro de soportar que, por mor del dolor, munches veces, dempués de dolese, viniéren-y deseos de matase; calteniéndose dempués, sicasí, propunxérese munches veces dexala perdafechu o, de poder faelo, tene-y tantu odiu como ella-y tenía a él. Mas en devanéu tomaba esti determín, darréu que paecía que, cuanto más-y faltaba la esperanza, tanto más se multiplicaba’l so amor. Perseverando, darréu, el mozu n’amar y en gastar escomanadamente, paeció-ys a dellos parientes sos qu’él mesmu y los sos haberes diben consumise de mou asemeyáu; y por mor d’ello rogánon-y y aconseyánon-y munches vegaes que partiere de Rávena y fore vivir per dalgún tiempu a dalgún otru llugar, darréu que, fayéndolo asina, diben amenorgar l’amor y los gastos. D’esti conseyu burllóse munches veces Nastagio; mas, sicasí, siendo requeríu por ellos, nun pudiendo dici-yos que non, díxo-yos qu’asina lo fairía; y fayendo faer grandes preparativos, como si a Francia o a España o a dalgún otru llugar lloñanu quixere dir, montáu d’a caballu y acompañáu por munchos de los sos amigos, salió de Rávena y foi a un llugar a unes tres milles de Rávena que se llama Chiassi; y fayendo ellí venir pabellones y tiendes, díxo-yos a los que lu acompañaren que quería quedar ellí y qu’ellos volvieren a Rávena. Atendáu, darréu, ellí, entamó Nastagio a dase la meyor vida y la más magnífica qu’enxamás se vivió, agora a estos y agora a aquellos otros convidando a cenar y a xintar, como avezaba. Y asocedió que, llegando cuasi a l’antoxana de mayu, habiendo un tiempu perbonu, y fayendo él alcordanza de la so cruel señora, ordenó a tola so familia que lu dexaren solu pa poder pensar meyor a los sos deleres, y pie delantre de pie, pensando, tresportóse a sí mesmu ata un pinal.

»Y pasada yá cuasi la hora quinta’l día y entráu bien media milla pel pinal, nun s’alcordando de comer nin d’otra cosa, paeció-y sentir, d’esmenu, un grandísimu llantu y dellos ais altísimos llanzaos por una muyer; polo que, frayando’l so dolce pensamientu, alzó la cabeza pa ver qué yera aquello y ablucó entóncenes viéndose nel pinal. Y, arriendes d’ello, mirando alantre, vio venir per una viesquina abondo mesta d’arbustinos y d’escayos, corriendo a la so escontra, una formosísima rapaza esnuda, esmelenada y esgarduñada dafechu poles cañes y polos escayos, llorando y pidiendo mercé al altu la lleva; y arriendes d’esto, vio-y a dambos llaos dos mastinos grandes y fieros, que, escorriéndola xabazmente, munches veces, de mou cruel, taragañábenla per onde la garraben; y detrás d’ella vio venir sobre un corcel negru un caballeru prietu, enfocicáu dafechu, con un estoque na mano, amenazándola a ella de muerte con pallabres espantibles y villanes. Esto púnxo-y n’ánimu a un tiempu maravía y espantu y, a lo cabero, compasión pola desventurada muyer, de la que nació deséu de lliberala d’angustia y muerte tales, si yera quien. Mas atopándose ensin armes, recurrió a coyer una caña d’arbol en llugar de bastón y entamó dir a la escontra de los perros y del caballeru.

»Mas el caballeru, qu’esto vio, gritó-y de lloñe: «Nastagio, nun te molestes, déxanos faer a los perros y a min lo qu’esta mala muyer mereció.» Y diciendo asina, los perros, garrando fuertemente a la rapaza pelos costaos, aparánonla, y allegándose’l caballeru, desmontó del caballu; y, desque a él s’averó, dixo Nastagio: «Yo nun sé quién yes tu qu’asina me conoces, mas dígote tan solo que gran vileza ye pa un caballeru armáu querer matar una moza esnuda y echa-y los perros a los costaos como si fore una fiera xabaz; yo, de xuru, he defendela cuanto pueda.»

»El caballeru, entós, dixo: «Nastagio, yo fui d’una mesma tierra que tu, y yeres tu inda un neñín cuando yo, que fui llamáu micer Guido de los Anastagi, taba muncho más namoráu d’esta que tu agora lo tas de la de los Traversari; y pola so fiereza y crueldá andevo de tal xeitu la mio desgracia que yo un día con esti estoque que tu me ves na mano, matéme desesperáu, y to condergáu a les penes eternales. Y nun pasare entá munchu tiempu cuando aquella, que de la mio muerte se contentó fuera midida, morrió, y pol pecáu de la so crueldá y pola allegría que sintió polos mios tormentos, nun s’arrepintiendo, como aquella que nun creía que con ello pecare, sinón que fixere méritos, foi y ta, de mou asemeyáu, condergada a les penes del Infiernu. Y nél, cuando ella amiyó, impunxénonnos como pena a ella y a min, a ella que fuxere delantre de min y a min, que tanto la amé, escorrela como mortal enemiga, non como muyer amada; y cuantes veces la algamo, tantes, con esti estoque, col que yo me maté, mátola a ella y ábrola pel llombu, y aquel corazón duru y esfrecíu, nel qu’enxamás fonon entrar nin amor nin piedá, xunto coles otres entrañes, como vas ver nel intre, arrínco-y del cuerpu y dó-ylo de comer a estos perros. Y, nun pasando munchu tiempu, ella, como la xusticia y la potencia de Dios quier, y como si muerta nun tuviere enxamás, resurde y de nuevo empecipia la dolorosa fuxida, y los canes y yo a escorrela. Y asocede que tolos vienres, contra esta hora, algámola equí y equí faigo l’estrozu que vas ver; y los otros díes nun cuides que nós reposamos, mas algámola n’otros llugares nos qu’ella, cruelmente, contra min pensó y obró; y volviéndome d’amante n’enemigu, como ves, conviénme escorrela d’esti xeitu tantos años cuantos meses ella foi cruel a la mio escontra. Darréu d’ello, déxame poner n’execución la divina xusticia, y nun quieras oponete a aquello a lo que nun podríes contrastar.»

»Nastagio, oyendo estes pallabres, vueltu cobarde y cuasi nun teniendo pelu enriba que nun se-y ariciare, echándose atrás y mirando a la probetaya moza, entamó esperar, apavoriáu, lo que fixere’l caballeru; quien, fináu’l so falax, a xeitu d’un can rabiosu, col estoque na mano, arrefundióse enriba la moza, que, axinoyada y caltenida fuertemente polos dos mastinos, pidía-y al altu la lleva mercé, y a aquella, con tol so puxu, dio-y per metanes del pechu y perpasóla pel otru llau. Y desque esti güelpe recibió la rapaza, cayó pámpana abaxo, siempre llorando y glayando; y el caballeru, chando mano a un cuchiellu, fendióla pel llombu, y arrincándo-y el corazón y les otres coses d’alredor, aventó-ylo a los dos mastinos, que, esgalazaos, comiénonlo nel intre. Y, nun pasando muncho, la moza, como si nenguna d’estes coses se fixere, púnxose d’esmenu en pie y entamó fuxir a la escontra’l mar, y los perros, siempres tres d’ella taragañándola; y el caballeru, vueltu montar d’a caballu y volviendo coyer el so estoque, escomenzó escorrela, y alloñánonse en pocu tiempu de manera que Nastagio nun foi quien yá a velos. Y esti, desque estes coses vio, tevo un bon cachu ente piadosu y medranosu; y dempués d’un poco viéno-y a la mente qu’esto podía vali-y de muncho, darréu qu’asocedía tolos vienres; polo que, señaláu’l llugar, volvió pa colos sos familiares, y dempués, cuando-y paeció, mandando por munchos de los sos parientes y amigos, díxo-yos: «Vós afaléstisme per llargu tiempu pa que dexare d’amar a esta enemiga mía y punxere fin al mio gastu, y yo to dispuestu a faelo si vós una gracia m’impetráis, que ye esta: que’l vienres que vien faigáis de mou que micer Paolo Traversari y la muyer y la fía y toles muyeres parientes sos, y otres que vos paeza, vengan equí a xintar conmigo. Y por qué quiero esto, vais velo entós.» A ellos paeció-ys pequeña cosa esta qu’habíen faer; y vueltos a Rávena, cuando foi tiempu, convidanon a aquellos que quería Nastagio, ya inda que foi difícil cosa poder amenar a la moza amada por Nastagio, sicasí, ellí tevo xunta les otres. Nastagio fixo preparar magníficamente de comer y fixo poner les meses so los pinos d’alredor d’aquel llugar au viere l’estrozu de la cruel dama; y fayendo sentar a los homes y a les muyeres a la mesa, dispúnxolos de mou que la rapaza amada por él quedó sentada frente per frente al llugar onde debía asoceder el fechu. Viniendo yá, darréu, la última vianda, entamanon sentir toos el ruíu desesperáu de la moza escorrida. Y ablucanon enforma y entruganon qué yera aquello y nun sabiendo dicilo nengún d’ellos, punxénonse toos en pie y mirando qué podía ser, vienon la moza doliosa y el caballeru y los perros; y nun pasare muncho cuando taben yá toos ellí ente ellos. L’espolín fíxose grande contra los perros y el caballeru, y munchos, p’axudar a la rapaza, echánonse alantre; mas el caballeru, falándo-yos como falare a Nastagio, non solamente los fixo volver atrás, sinón qu’a toos apavorió y encorrompinó de maravía; y fayendo lo qu’otra vez fixere, cuantes muyeres ellí había (qu’ellí había abondos que foren parientes de la doliosa moza y del caballeru y qu’alcordábense del amor y de la muerte d’él), toes lloraben tan míseremente como si a sí mesmes aquello-yos quixeren faer. Y llegando esti asuntu al so términu, y marchando la muyer y el caballeru, punxo a los qu’aquello vieren en munchos y estremaos razonamientos. Mas ente los que más espantu sufrió tevo la cruel moza amada por Nastagio, quien viendo y oyendo distintamente toles coses y conociendo qu’a ella más qu’a otra persona qu’ellí tuviere cincaben estes coses, alcordóse de la crueldá siempre usada por ella contra Nastagio; polo que yá-y paecía tar fuxendo delantre d’elli enraxonáu y tener los mastinos nos costaos. Y tanta foi la llercia que d’ello-y remaneció, que, col envís de qu’esto a ella nun-y asocediere, nun vía’l momentu, qu’aquella mesma nueche se-y presentó, de, camudáu l’odiu n’amor, unviar una camarera fiel de secultres a Nastagio, quien de parte d’ella rogó-y que-y prestare dir a ella, darréu qu’ella taba dispuesta a faer tolo qu’a él-y prestare. A la que Nastagio fixo responder qu’esto prestaba-y enforma, mas que, si-y prestaba a ella, con honor d’ella quería’l so prestu, y ello yera tomándola por muyer.


»La moza, que sabía que solo d’ella dependía’l ser muyer de Nastagio, fixo responde-y que-y prestaba. Polo que, siendo ella mesma la mensaxera, díxo-yos a so pá y a so ma que taba contenta de ser esposa de Nastagio, de lo qu’ellos punxénonse mui contentos. Y el domingu viniente Nastagio esposóla y, feches les sos nuncies, vivió gayoleru con ella munchu tiempu. Y nun foi esta llercia ocasión solamente d’esti bien, sinón que toles muyeres raveñanes volviénonse tan medranoses que fonon siempre dempués muncho más dondes a los placeres de los homes de lo que de mano yeren.


mércores, 27 de xullo de 2016

Decamerón V,5 (Boccaccio)


 [V,5] Guidotto de Cremona dexa a Giacomin de Pavia una neña y muerre; a la que Giannol de Severino y Minghino de Mingole amen en Faenza; amárrense; descúbrese que la moza ye hermana de Giannole y dase por muyer a Minghino.



Rieren tanto toles muyeres, escuchando la novela’l reiseñor, que tovía, magar Filostrato acabare de novelar, non por ello podíen parar elles de rir. Sicasí, desque rienon un cachu, dixo la reina:

—De xuru, si ayeri nos aflixesti, divertiéstinos güei tanto que nenguna nun pue quexase de ti con razón.

Y volviendo a Neifile les pallabres, ordenó-y que novelare; y esta, gayasperamente, asina entamó falar:

—Darréu que Filostrato, razonando, entró en Romaña, a min va préstame, asemeyadamente, andar daqué per ella pasiando col mio novelar.

»Digo, darréu, que moranon yá cuantayá na ciudá de Fano dos llombardos, de los qu’ún foi llamáu Guidotto de Cremona y l’otru Giacomin de Pavia, homes yá d’edá y que pasaren la so xuventú cuasi siempre en fechos d’armes y como soldaos. Y llegándo-y la hora la muerte a Guidotto y nun teniendo esti nengún fíu nin otru amigu o pariente en quien más s’esfotare qu’en Giacomin, dexó-y una fía suya d’unos diez años d’edá y lo qu’él en mundu tenía, falándo-y muncho de los sos asuntos, y morrió darréu.

»Asocedió, nesti tiempo, que la ciudá de Faenza, que tuviere llargamente en guerra y en mala ventura, volvió dalgo a meyor disposición, y concedióse llibremente, a tou aquel que quixere volver ellí, que pudiere faelo; y por mor d’ello Giacomino, qu’otres veces viviere ellí y que-y prestare la estancia, volvió allá con toles sos coses, y llevó con él a la neña que-y dexare Guidotto, a la qu’elli como propia fía amaba y trataba. Y medrando esta, fíxose una moza formosísima, tanto cuanto cualquier otra qu’entós hubiere na ciudá; y asina como yera de formosa, yera de cortés y honesta; y por mor d’ello, entamanon cortexala dalgunos, mas, sobre toos, dos rapaces abondo gayardos ya igualmente de bien, punxenon nella grandísimu amor, tanto que, por celosía, entamanon tenese un odiu escomanáu; y llamábase ún Giannole de Severino y l’otru Minghino de Mingole.

»Y nengún d’ellos, teniendo ella quince años d’edá, nun la tomare de bon aquel por muyer si los sos parientes lo sufrieren; pero, viendo que per honesta ocasión-ys la vetaben, dedicóse caún d’ellos a tentar d’algamala d’aquel xeitu que meyor pudiere. Tenía Giacomino en casa una criada d’edá y un criáu que tenía por nome Crivello, persona célebre y mui falante; al que Giannole, familiarizándose muncho con él, cuando tiempu-y paeció, descubrió’l so amor ensembre, rogándo-y qu’a algamar el so deséu-y fore favoratible, prometiéndo-y grandes coses si lo faía.

»A lo que Crivello dixo: «Mira, nesto nun vo poder faer otro por ti nun siendo, cuando Giacomino marche a dalguna parte a cenar, metete onde ella tea, darréu que, si quixere yo dici-y daqué por ti, ella nun quedaría enxamás a escuchame. Esto, si te presta, prométotelo y vo faelo; fai tu dempués, si sabes, lo que creas que tea bien.» Giannole díxo-y que nun quería más y apautánonse nesto. Minghino, per otru llau, garrare confianza cola criada y, per aciu d’ella, tanto fixere qu’ella munches vegaes llevára-y embaxaes a la moza y cuasi col so amor la amburiare; y, arriendes d’esto, prometiére-y metelu con ella si asocediere que Giacomino, por dalguna ocasión, anduviere pela nueche fuera de casa. Asocedió, darréu, non munchu tiempu dempués d’estes pallabres que, per obra de Crivello, Giacomino foi con un amigu a cenar; y fayéndo-ylo saber a Giannole, apautó con él que, cuando-y fixere una cierta señal, viniere y que diba atopar la puerta abierta.

»La criada, d’otru llau, nun sabiendo nada d’esto, fixo saber a Minghino que Giacomino nun cenaba ellí, y díxo-y qu’anduviere cerca la casa, de mou que cuando viere una señal qu’ella-y fixere, viniere y entrare adientro.

»Llegada la nueche, nun sabiendo los dos amantes nada l’ún del otru, y sospechando caún del otru, con dellos compañeros armaos, fonon a entrar en posesión d’aquella; Minghino, colos sos, mangóse en casa d’un amigu d’él vecín de la moza a esperar pola señal; Giannole, colos sos, quedó dalgo alloñáu de la casa. Crivello y la criada, nun tando ellí Giacomino, inxeniábenseles pa quitase d’en medio l’ún al otru. Crivello dicía-y a la criada: «¿Cómo nun vas dormir yá? ¿Qué faes abeyando per casa?» Y la criada dicía-y a él: «Y tu ¿por qué nun marches col señor? ¿Qué esperes yá equí, desque cenesti?» Y asina l’ún nun yera pa faer camudar de sitiu al otru. Mas Crivello, conociendo que llegare la hora apautada con Giannole, dixo pa sí: «¿Por qué m’esmolezo por esta? Si ella nun calla, va tener lo suyo»; y, fecha la señal apautada, foi abrir la puerta y Giannole, llegáu con dos de los sos compañeros, entró dientro darréu y, atopando a la moza na sala, garróla pa llevala con él. La moza entamó resistise y dar glayíes, y la criada de mou asemeyáu; y sintiendo esto Minghino, de sutaque, corrió alló colos sos compañeros, y viendo sacar yá a la rapaza pela puerta, sacando les espades, gritanon toos: «¡Alto, traidores, muertos tais!; la cosa nun va ser como pretendéis; ¿qué fuercia ye esta?»; y dicho esto, entamanon firir per ellos. Y, d’otru llau, la vecindá, saliendo afuera al espolín, con lluces y con armes, entamanon condergar aquello y axudar a Minghino; polo que, dempués d’una llarga amarraza, Minghino quitó-y la moza a Giannole y volvió llevala a casa Giacomino. Y nun acabare entá la engarradiella cuando los soldaos del capitán de la ciudá aprucienon ellí y prindanon a munchos d’ellos; y ente los otros fonon presos Minghino y Giannole y Crivello, y llevánonlos a prisión. Mas, apaciguada dempués la cosa y volviendo yá Giacomino, que taba mui enraxonáu por mor d’esti accidente, y esaminando esti cómo fore’l casu y atopando qu’en nada nun tenía culpa la moza, aseló daqué, proponiéndose, col envís de que casu asemeyáu nun-y asocediere más, casala tan aína como fore quien. Llegada la mañana, los parientes d’una y otra parte, viendo la verdá del asuntu y conociendo’l mal qu’a los mozos presos podía siguir si Giacomino quería faer lo que razonablemente podía, fonon énte él y, con dolces pallabres, rogánon-y qu’a la inxuria recibida pola poca sencia de los mozos nun mirare tanto cuanto al amor y a la benevolencia que creyíen qu’él-yos tenía a los que-y rogaben, ufriéndose dempués ellos mesmos y los mozos que’l mal fixeren a toa enmienda qu’a él-y prestare desixir.

»Giacomino, que que viere munches coses na so vida y yera de bon sentimientu, respondió brevemente: «Señores, si yo tuviere en mio casa como to na vuesa, téngome por tan amigu vuesu que nin nesto nin en neguna otra cosa nun fixere sinón cuanto vos prestare; y, arriendes d’esto, más debo plegame a la vuesa voluntá en cuantes qu’a vós mesmos vos ofendiestis, darréu qu’esta moza, seique como munchos camienten, nun ye de Cremona nin de Pavia, sinón que ye faentina, inda que nin yo nin ella nin aquel de quien yo la obtuvi nun supiemos enxamás de quién yera fía; polo que d’aquello que me rogáis tanto he faer cuanto seya quien.» Los valerosos homes, oyendo qu’aquella yera de Faenza, ablucanon; y dando gracies a Giacomino pola so arrogante respuesta, rogánon-y que-y prestare dici-yos cómo-y llegare ella a les manes y cómo supiere qu’ella yera faentina; a los que Giacomin dixo: «Guidotto de Cremona foi’l mio compañeru y amigu; y llegándo-y la hora la muerte díxome que cuando esta ciudá foi prindada pol emperador Federico, andando al robu de cualquier cosa, entró colos sos compañeros nuna casa y alcontróla, tremada de ropa, abandonada polos sos habitantes, sacantes solamente esta neña, quien, d’unos dos años d’edá, a él, que xubía peles escaleres, llamó padre. Y por mor d’esto, sintiendo compasión por ella, llevóla consigo a Fano xunto con toles coses de la casa; y morriendo ellí, dexómela a min colo que tenía, ordenándome que, cuando fore tiempu d’ello, la casare ya-y diere en dote aquello que fore suyo. Y llegada a la edá de tener maríu, nun fui quien a poder dala a persona que me preste; mas he faelo de bon aquel primero que m’asoceda otru casu asemeyáu al d’ayeri pela nueche.» Había ellí, ente otros, un Guiglielmino de Medicina, que tuviere con Guidotto naquel asuntu y conocía perbién qué casa yera la que robare Guidotto; y viéndolu ellí ente los otros, acercóse a él y díxo-y: «Á Bernabuccio, ¿tu oyes lo que Giacomin diz?» Dixo Bernabuccio: «Sí, y tuvi hai poco pensando nello, darréu que recuerdo que naquel turdeburde perdí una fiína de la edá que Giacomin diz.» A lo que Guiglielmin dixo: «De xuru, esta ye ella, darréu que yo atopéme yá tiempu en parte u oyí a Guidotto estremar ónde fixere’l robu y conocí que fore na to casa; y poro, fai alcordanza de si per dalguna señal creeríes reconocela y búsca-yla, que vas atopar firmemente qu’ella ye la to fía.» Polo que, pensando Bernabuccio, alcordóse de qu’ella debía tener un repuelgu a xeitu d’una crucina sbre la oreya esquierda, por mor d’una nacida que-y fixere quitar poco enantes d’aquel accidente; polo que, ensin allancia dala, acercándose a Giacomino, qu’inda taba ellí, rogó-y que lu llevare a so casa ya-y dexare ver a esta moza.

Giacomino aduciólu ellí de bon aquel y fíxola venir delantre d’él. Y cuando Bernabuccio la vio, paeció-y ver dafechu’l rostru de la madre d’ella, qu’inda yera muyer formosa; mas, sicasí, nun se conformando con esto, díxo-y a Giacomino que quería como gracia poder llevanta-y un poco’l cabello sobre la oreya esquierda, de lo que tevo contentu Giacomino. Bernabuccio, averándose a ella, que taba vergoñosa, llevantó-y cola mandrecha’l cabello, y vio la cruz; y conociendo entós verdaderamente que yera la so fía, entamó llorar tienramente y a abrazala, inda qu’ella s’escabullere. Y vueltu a Giacomin díxo-y: «Mio hermanu, esta ye la mio fía; la mio casa foi aquella que Guidotto robó, y esta, nel furor sópitu, foi escaecida dientro pola mio muyer y so madre, y ata equí creyéremos qu’ella, na casa, qu’aquel mesmu día quemó, quemare tamién.»

»La moza, sintiendo esto y viendo l’home d’edá y dando a les pallabres fe y afalada por atapecida virtú, sosteniendo los sos abrazos, entamó llorar tienramente con él. Bernabuccio, nel intre, mandó pola madre d’ella y por otros parientes sos, y poles hermanes y polos hermanos d’ella; y amosándo-yosla a toos y cuntándo-yos los fechos, dempués de milenta abrazos, y fecha un gran fiesta, tando Giacomino percontentu, llevóla consigo a so casa.


»Sabiendo esto’l capitán de la ciudá, que yera home de prol, y conociendo que Giannole, al que tenía presu, yera fíu de Bernabuccio y hermanu carnal d’aquella, pensó pasar per alto, mansulinamente, la falta cometida por él; y permediando nestes coses, con Bernabuccio y con Giacomino en xunto, fixo faer les paces a Giannole y a Minghino; y a Minghino, con gran prestu de tolos sos parientes, dio-y por muyer a la moza, que tenía por nome Agnesa, y xunto con ellos lliberó a Crivello y a los otros que prindaren por esta razón. Y Minghino, contentísimu, fixo darréu nuncies formoses y grandes y, llevándola a casa, vivió dempués con ella munchos años en paz y felicidá.

martes, 26 de xullo de 2016

Decamerón IV,10 (Boccaccio)


[IV,10] La muyer d’un médicu mete, cuidando que taba muertu, un amante d’ella, drogáu, nun arca, que, con él, lleven a casa dos usureros; aquel recuerda, y príndenlu por lladrón; la criada la señora cunta a la señoría que metiérelu ella nel arca robada polos usureros, polo qu’él sálvase de la forca y a los empresteros condérguenlos a una multa pol furtu l’arca.



Solamente a Dioneo, desque finó yá’l rei’l so falax,-y quedaba’l so trabayu; y sabiéndolo él, y ordenándo-ylo yá’l rei, entamó:

—Les miseries de los infelices amores cuntaes, non solo a vós, señores, sinón a min, atristayánonme yá los güeyos y el pechu, polo que sumamente deseé qu’acabaren darréu. Agora, lloáu seya Dios, qu’acabanon (salvo si yo quixere a esta malvada mercancía fae-y un mal amiestu, de lo que Dios me guarde), ensin andar más tres de tan dolorosa materia, vo entamar una dalgo más gayolera, y meyor, seique dando bon índiz a lo que na siguiente xornada debe cuntase.

»Debéis saber, darréu, moces formosísimes, qu’apocayá qu’hebo en Salerno un grandísimu médicu en ciruxía, al que llamaben maestru Mazzeo della Montagna. Quien, cerca yá de la so postrer vieyera, tomando por muyer una formosa y xentil rapaza de la so ciudá, teníala fornida más qu’otra de la ciudá de nobles y ricos vistimientos y d’otres xoyes y tolo qu’a una muyer pue presta-y; cierto ye qu’ella lo más del tiempu taba refriada, como aquella que nel llechu mal cubierta taba pol maestru. Quien, como micer Riccardo di Chinzica, del que yá falemos, a la so-y adeprendía les fiestes, asina esti a aquella amosaba que’l folgase con una muyer una vez riquía restaurase per nun sé cuántos díes, y chancies asemeyaes; de lo qu’ella vivía pésimamente contenta. Y como sabia y de gran ánimu, pa poder conservar lo de casa, dispúnxose a echase a la cai y desagastar a otru; y desque miró a munchos y munchos mozos, a la fin, ún d’ellos entró-y n’ánimu, y punxo nél tola so esperanza, tol so ánimu y tol bien suyu. Y decatándose d’ello’l mozu, y prestando-y enforma, de mou asemeyáu, volvió a ella tol so amor. Llamábase esti Ruggieri d’Aieroli, de nación noble mas de mala vida y de vituperable estáu, tanto que nun-y quedare pariente nin amigu que lu quixere o quixere velu; y per tou Salerno infamábenlu de robos y d’otres vilísimes maldaes, poles que la muyer poco s’esmoleció, prestándo-y él por otres coses; y con una criada d’ella tanto lo preparó, que tuvienon xuntos. Y dempués que dalgo de prestu esfrutanon, la muyer entamó censura-y la so pasada vida y roga-y que, por amor d’ella, dexare aquelles coses; y pa da-y con qué faelo empecipió sofitalu dacuando con una cantidá de cuartos y dacuando con otra. Y, d’esta manera, perseverando xuntos abondo discretamente, asocedió qu’al médicu punxénon-y ente les manes a un enfermu, que se mancare nuna de les piernes; y viendo esti defeutu’l maestru, dixo a los sos parientes que, si nun se-y sacaba un güesu francíu que tenía na pierna, o se-y cortaba la pierna o, necesariamente, diba morrer, y si se-y quitaba’l güesu podría guarir, mas qu’él nun lu atendería si nun-y lu daben por muertu; y, apautándose nello aquellos a los que pertenecía, con eses condiciones-y lu dienon. El médicu, pensando que l’enfermu ensin que lu drogaren nun diba ser a sostener el dolor nin diba dexase operar, debiendo esperar al atapecer pa esti serviciu, fixo destilar pela mañana d’una cierta composición suya un agua que debía, bebiéndolo, faelu dormir tanto cuanto él cuidaba que diba faelu sufrir al curalu; y fayendo trayelo a so casa, púnxolo na so cámara ensin dicir a naide lo que yera. Llegada la hora l’atapecer, debiendo’l maestru dir con aquel, viéno-y un mensax de dellos grandísimos amigos sos d’Amalfi de que nun dexare por cosa nenguna de dir allá nel intre, darréu qu’hubiere una gran quimera ellí na que munchos quedaren mancaos. El médicu, dexando pa la mañana siguiente la cura la pierna, xubió nuna barquina camín d’Amalfi; y, por mor d’ello, la muyer, sabiendo que pela nueche nun diba volver a casa, de secultres, como taba avezada, fixo venir a Ruggieri y metiólu na so cámara y zarrólu en dientro mentanto delles otres persones de la casa nun foren dormir. Quedando, darréu, Ruggier na cámara y esperando a la muyer, teniendo, pol trabayu que tuviere a lo llargo’l día o pola comida salao que comiere o seique por costume, una grandísima sede, viendo na ventana aquella garrafina d’agua que’l médicu fixere pal enfermu, y creyéndola agua pa beber, poniéndola a la boca, bebiólo dafechu; y nun pasare muncho cuando-y vieno un sueñu grande, durmiéndose darréu.

»La muyer, lo primero que pudo, foi a la cámara, y atopando a Ruggier durmiendo, entamó ximelgalu y a dici-y con voz sele que se llevantare; mas de nada valía, darréu qu’él nun respondía nin se movía un migayu; polo que la muyer, daqué enfadada, sopelexólu con más puxu diciendo: «Llevanta, dormiyón, que, si queríes dormir, debíes marchar pa to casa y non venir equí.» Ruggieri, emburriáu asina, cayó al suelu d’un arcón sobre’l que taba, y nenguna señal dio de sentíu más que la que diere un cuerpu muertu; polo que la muyer, daqué espantada, entamó querer llevantalu y ximelgalu más fuerte y garralu pela nariz y tirá-y de la barba, mas too yera en baldre; él atare’l burru a una bona llavía. Polo que la señora escomenzó temer que tuviere muertu, mas, inda asina, entamó plizca-y agramente la carne y quemalu con una vela encesa, mas de nada nun valía; polo qu’ella, que nun yera médica como yera médicu‘l maríu, ensin falta, creyólu muertu; polo que, amandólu sobre toles coses como faía, si-y dolió nun hai que-y lo entrugar; y nun s’atreviendo a meter ruíu, entamó llorar sobre él seliquino y a dolese de desventura tala. Mas dempués d’un cachu, temiendo la muyer amestar al so dañu vergoña, pensó que, ensin allancia dala, debía atopar mou de sacalu muertu como taba de casa; y nun sabiendo nesto qué determín garrar, llamó de secultres a la so criada y, amosándo-y la so desventura, pidió-y conseyu.

»La criada, maraviándose enforma y ximelgándolu tamién ella y emburriándolu y viéndolu ensin sentíu, dixo lo mesmo que dicía la señora, esto ye, que taba ciertamente muertu, y aconseyó-y que lu sacaren de casa. A lo que la señora dixo: «¿Y aú podremos ponelu, qu’ello nun se sospeche mañana, cuando lu vean, que d’equí dientro lu saquemos?» A lo que la criada contestó: «Señora, yo vi esta tarde yá de nueche sofitada na tienda d’esti carpinteru vecín de nueso, un arca non mui grande, que, si’l maestru nun la metió en casa, va veninos perbién nos nuesos asuntos, darréu que vamos poder metelu dientro y da-y dos o tres cuchellaes y dexalu. Quien nella lu alcuentre, nun sé por qué va creer qu’equí dientro más que n’otru llau lu metienon; enantes ha creese, darréu que foi mozu malváu, que, diendo faer dalgún mal, matólu dalgún enemigu y metiólu dempués nel arca.»

»Prestó-y a la señora’l conseyu la criada, sacantes lo de da-y dalguna puñalada, diciendo que nun diba poder sufrí-y l’ánimu faelo por cosa del mundu; y mandóla a ver si l’arca taba onde la viere; y esta volvió y díxo-y que sí. La criada, darréu, que yera moza y gayarda, axudada pola señora, punxo al llombu a Ruggieri, y andando la señora delantre pa mirar si venía dalguién, llegaes al arca, metiénonlu en dientro y, desque la zarranon, marchanon.

»Volvieran per aquellos díes a una casa dos mozos qu’emprestaben a usura; y deseosos de ganar enforma y gastar poco, y teniendo necesidá de muebles, vieren el día enantes aquella arca y apautaren que si pela nueche siguía ellí, diben llevala pa so casa. Y llegada la medianueche, y saliendo de casa, atopánonla, y ensin entrar en más consideraciones, aína, inda que pesadina-ys paeciere, llevánonla a casa d’ellos y allugánonla al llau d’una cámara au dormíen les sos muyeres, ensin esmolecese por colocala entós; y, dexándola, fonon dormir.

»Ruggieri, que durmiere un bon cachu y yá dixiriere’l beberaxu y consumiere la virtú d’ello, espertó cerca maitines; y al quedar el sueñu rotu y recuperar los sentíos la so virtú, quedó-y, por embargu, nel cerebru una estupefaición que non solamente aquella nueche mas dempués dellos díes lu tevo atorolláu; y abriendo los güeyos y nun viendo nada y espurriendo les manes acá y allá, atopándose nesta arca, entamó referver y a dicir pa sí: «¿Qué ye esto? ¿aú to? ¿duermo? ¿o to espiertu? Recuerdo qu’esta nueche vini a la cámara de la mio señora, y agora paezme tar nuna arca. ¿Qué quier dicir esto? ¿Volvería’l médicu o sobrevendría otru accidente, pol que la señora, tando durmiendo yo, m’escondiere equí? Eso creo, y ha ser asina de xuru.»

»Y por mor d’esto entamó quedar quietu y escuchar si sentía daqué; y tando d’esti xeitu un bon cachu, tando más bien a disgustu n’arca, que yera pequeña, y doliéndo-y el costáu sobre’l que taba, queriendo volvese sobre l’otru llau, tan duechamente lo fixo que, dando col renaz nún de los llaos del arca, que nun se punxera sobre un sitiu niveláu, fíxola apilancar y cayer llueu; y, cayendo, fixo un gran ruíu, pol que les muyeres que dormíen ellí al llau espertanon y sintienon medrana y por medrana callaben. Ruggieri, pola cayida l’arca, temió n’abondo, mas, sintiéndola abierta pola cayida quixo enantes, si otro nun asocedía, tar afuera que quedar en dientro. Y ente qu’él nun sabía ónde taba y una cosa y otra, entamó andar al palpu pela casa col envís de saber si atopaba escala o puerta per u pudiere colar. Y sintiendo esti palpu les muyeres que taben espiertes, entamanon dicir: «¿Quién ta ehí?»

»Ruggieri, nun conociendo la voz, nun respondía; polo que les muyeres entamanon llamar a los dos mozos, quien, darréu que velaren muncho, dormíen fuertemente y nun sentíen denguna d’estes coses. Darréu, les muyeres, mui apavoriaes, llevantánonse y asomándose a delles ventanes, empecipianon glayar «¡Al lladrón, al lladrón!≫»; y por mor d’ello, per estremaos llugares, munchos de los vecinos, daquién arriba pelos teyaos y daquién per una parte y daquién per otra, corrienon y entranon na casa, y los mozos, por un igual, espertando, llevantánonse a esti xaréu. Y viéndose Ruggieri ellí, como salíu de sí por maravía, y ensin ser pa ver de qué parte debiere o pudiere fuxir, dio aína nes manes de los guardies del rector de la ciudá, que yá corriere ellí al ruíu; y amenándolu énte’l rector, darréu que por malvadísimu lu tenía tol mundu, ensin allancia puestu al martiriu, confesó qu’entrare a robar a la casa l’emprestador; polo que’l rector pensó que debía, ensin más allancia, faelu engolar pela garganta.

»Espardióse pela mañana per tou Salerno que Ruggieri fore presu por robar en casa los emprestadores; lo qu’oyendo la señora y la so criada, de tanta y tan estraña maravía quedanon enllenes, que cuasi taben cerca de faese creer a sí mesmes que lo que fixeren la nueche pasao nun asocediere, sinón que suañaren faelo; y arriendes d’esto, pol peligru nel que taba Ruggieri, sentía la señora dolor talu que cuasi alloriaba.

»Non poco dempués de mediada la hora tercia’l médicu, vueltu d’Amalfi, entrugó que fore del agua, darréu que quería medicar al so enfermu; y atopando la garrafina vacía, entamó un gran espolín diciendo que nenguna cosa podía durar nel so sitiu en so casa. La señora, que por otru dolor taba aguiyada, respondió enraxonada, diciendo: «¿Qué dibeis dicir vós, maestru, d’una gran cosa, cuando por mor d’una garrafina d’agua vacía entamáis esti espolín? ¿Nun s’atopa más en mundu?» A la que’l maestru dixo: «Muyer, pienses qu’ello yera agua claro; nun ye asina, que yera un agua iguao pa faer dormir», y cuntó-y con qué ocasión lo iguare.

»Cuando la señora sintió esto, decatóse de que lo bebiere Ruggieri y por eso-yos paeciere muertu, y díxo-y: «Maestro, nós nun lo sabíemos, y poro, iguái otro.» El maestru, viendo que d’otru mou nun podía ser, fixo faer otro nuevo. Poco dempués, la criada, que por orde de la señora fore a saber lo que se dicía de Ruggier, tornó y díxo-y: «Señora, de Ruggier diz tol mundu mal, y, polo que yo pudi sentir, nin amigu nin pariente dalgún hai que p’axudalu se llevantare o quiera llevantase; y cúidase que, de xuru, mañana’l maxistráu ha faelu colgar. Y, arriendes d’esto, vo cuntavos una cosa estraña, qu’ello paecióme comprender cómo llegó a casa de los emprestadores; y oyéi cómo. Vós conocéis bien al carpinteru xunta’l que taba l’arca au nós lu metiemos; él taba hai poco con ún, del que daba a entender que yera’l dueñu, cola mayor cuestión del mundu, qu’aquel pidía-y los cuartos del arca suya y el maestru respondía qu’él nun viere l’arca, desque-y la robaren pela nueche. Al qu’aquel dicía: ‛Nun ye asina, sinón que la vendiesti a los dos mozos emprestadores, como ellos me dixenon esta nueche cuando en casa d’ellos la vi de la que Ruggieri foi presu.’ Al que’l carpinteru dixo: ‛Mienten ellos, darréu que enxamás nun-yos la vendí a ellos sinón qu’ellos, esta nueche pasao, robaríenmela; vamos a onde tán ellos.’ Y marchanon, tando d’alcuerdu, a casa los emprestadores, y yo vini equí; y como vós podéis ver, yo compriendo que de tal xeitu como lu atopanon Ruggieri foi tresportáu; mas cómo resucitó ellí, nun so velo.»

»La señora, comprendiendo entós óptimamente cómo fore ello, cuntó-y a la criada lo qu’oyere al médicu y rogó-y que la axudare a salvar a Ruggieri, como aquella que, queriendo, a un tiempu podía salvar a Ruggieri y caltener l’honor d’ella. La criada díxo-y: «Señora, indicáime cómo, y yo he faer de bon aquel cualquier cosa.» La señora, como aquella a la qu’apertaben los zapatos, con sópitu determín pensando no qu’había que faer, ordenadamente informó d’aquello a la criada. La que, primeramente, foi al médicu y, llanxendo, entamó dici-y: «Micer, conviénme pidivos perdón por una gran falta que contra vós cometí.» Dixo’l maestru: «¿Y por cuála?» Y la criada, nun parando d’esllagrimar, díxo-y: «Micer, vós sabéis que Ruggieri d’Aieroli ye mozu, al que, prestándo-y yo, pente medrana y amor, conviénome anguaño faeme la so amiga; y sabiendo él que de parte tarde vós nun dibeis tar, tanto m’agasayó, que yo na vuesa casa llevélu conmigo a la mio cámara a dormir, y teniendo él secañu y nun teniendo aú dir más aína por agua o por vinu, nun queriendo que la vuesa señora, que taba na sala, me viere, alcordándome que viere na vuesa cámara una garrafina d’agua, corrí por ella y dí-ylo a beber y dexé la garrafa onde la coyere; polo qu’atopé que vós en casa entamestis un gran espolín. Y ciertamente confieso que fixi mal; mas ¿quién ye aquel que dalguna vez mal nun faiga? Siento muncho lo que fixi; non tanto por esto como polo que dempués se siguió, desque Ruggieri ta a puntu perder la persona, polo que ruégovos cuanto puedo que me perdonéis y me deáis llicencia col envís de dir axudar, no que pueda, a Ruggieri.»


»El médicu, oyéndola, magar tuviere enraxonáu, respondió-y ente burlles: «Tu diéstite penitencia tu mesma, darréu que, u creesti qu’esta nueche tendríes un mozu que te solmenare mui bien la chamarra, tuviesti un dormiyón; y poro, vete y procura la salvación del to amante y, pa en delantre, guárdate d’amenalu más a casa, qu’he pagate entós por esta vez y por aquella.» A la criada, abultándo-y llevar bona pieza a la primer vez, cuanto más aína pudo, foi a la prisión onde Ruggieri taba y tanto agasayó al carceleru, que dexóla falar con Ruggier; y esta, dempués que lu informó de lo que debía responder al maxistráu si quería salvase, tanto fixo, que llegó énte’l maxistráu. Y esti, primero que quixere escuchala, darréu que yera fresca y gayarda, quixo una vez garrar col gabitu a la cristianina de Dios, y ella, pa ser meyor escuchada, nun foi pa con él un migayu esquiva; y llevantándose del traxín, díxo-y: «Micer, vós prindestis equí a Ruggieri d’Aieroli por lladrón, y ello nun ye verdá.» Y empecipiando pel entamu cuntó-y la hestoria ata la fin, de cómo ella, la so amiga, lu amenare a casa’l médicu y cómo-y diere a beber l’agua narcotizao, nun lo conociendo, y cómo por muertu lu metiere nel arca; y dempués d’esto, lo qu’ente’l maestru carpinteru y el dueñu l’arca sintiere dicir, amosándo-y, per aciu d’ello, cómo llegare a casa los emprestadores Ruggieri. El maxistráu, viendo que fácil cosa yera atopar si ello yera verdá, entrugó primero al médicu si yera cierto lo del agua, y alcontró qu’asina yera; y dempués, requiriendo al carpinteru y a aquel de quien yera l’arca y a los emprestadores, llueu de munches hestories, atopó que los emprestadores, la nueche pasao, robaren l’arca y llevárenla a so casa. A lo cabero mandó por Ruggieri, y entrugó-y aú agospiare la nueche d’enantes, y respondió qu’aú agospiare nun lo sabía, mas bien s’alcordaba de que fore a agospiar cola criada del maestru Mazzeo, y que bebiere agua na cámara d’ella pola gran sede que tenía, mas que, dempués, ónde tuviere, nun siendo cuando esconsoñando en casa los emprestadores s’atopó nuna arca, elli nun lo sabía. El maxistráu, oyendo estes coses y tomando gran prestu nelles, a la criada y a Ruggieri y al carpinteru y a los emprestadores fíxo-yos repetiles munches veces. A la fin, conociendo que Ruggieri yera inocente, y condergando a los emprestadores que robaren l’arca a pagar diez onces, lliberó a Ruggieri; y esto cuánto-y gustó a él, naide nun lo entrugue, y a la so señora prestó-y pola vida. Y esta, dempués, xunto con él y la querida criada, que quixere da-y delles cuchellaes, munches vueltes rió y tevo fiesta, continuando’l so amor y el so solaz siempre de bien en meyor; lo que quixere qu’asina a min m’asocediere, mas non lo de meteme n’arca.

venres, 22 de xullo de 2016

Decamerón V,3 (Boccaccio)



[V,3] Pietro Boccamazza fux con Agnolella; atopa lladrones; la moza fux per una selva y ye conducida a un castiellu; prinden a Pietro y fux de les manes de los lladrones y dempués de dellos accidentes aporta al castiellu au taba Agnolella; y en casándose con ella vuelve a Roma.



Naide nun hebo que la novela d’Emilia nun aponderare; y conociendo la reina tar finada, vuelta a Elissa, ordenó-y que continuare; y esta, deseosa d’obedecer, empecipió:

—A min, formoses señores, mángaseme en delantre una mala nueche que pasanon dos mocinos poco discretos; mas darréu qu’a esta siguienon munchos díes felices, como conforme al nuesu propósitu, préstame cuntala.

»En Roma, que como ye güei cola foi yá tiempu cabeza’l mundu, hebo un mozu, apocayá, llamáu Pietro Boccamazza, de familia mui honorable ente les romanes, y namoróse esti d’una moza guapísima y mui curiosa llamada Agnolella, fía d’ún que tevo por nome Gigliuozzo Saullo, home plebeyu mas mui apreciáu polos romanos. Y, amándola, tanto supo faer, que la moza entamó amalu a él non menos qu’elli la amaba a ella. Pietro, afaláu pol ferviente amor y nun-y paeciendo deber sufrir más l’áspera pena que-y daba’l deséu que tenía d’ella, demandóla por muyer; y cuando los sos parientes lo supienon, fonon toos a él y censuránon-y enforma lo que quería faer; y, d’otru llau, fixenon dicir a Gigliuozzo Saullo que de nengún xeitu atendiere a les pallabres de Pietro, darréu que, si lo faía, enxamás por amigu nin por pariente diben tenelu.

»Pietro, viendo torgada aquella vía pela que sola cuidaba poder algamar el so deséu, quixo morrer de dolor; y si Gigliuozzo-y lo consintiere, contra’l prestu de cuantos parientes tenía, tomare por muyer a la fía. Mas, nun siendo asina, púnxose-y n’ánimu, si-y prestaba a la rapaza, faer qu’esto tuviere efeutu; y per persona interpuesta conociendo que-y prestaba, apautóse con ella pa fuxir de Roma con él. Y puestu orde a ello, Pietro, una mañana, llevantándose tempranísimo, xunto con ella, montó a caballu, y garranon el camín contra Alagna, au Pietro tenía dellos amigos nos qu’él esfotábase muncho; y acabalgando asina, nun teniendo vagar pa faer nuncies, desque temíen que los siguieren, falando del so amor mientres andaben xuntos, dalguna vez besaba l’ún al otru. Asocedió entós que, nun conociendo Pietro mui bien el camín, cuando taben a unes ocho milles de Roma, debiendo doblar a mano drecha, metiénonse per un camín a la manzorga; y nun acabalgaren más de dos milles cuando se vienon cerca d’un castiellín del que, desque los vienon, salienon d’esmenu dolce homes d’armes. Y tando yá bastante cerca d’ellos, la moza violos, polo que dixo gritando: «¡Pietro, vamos fuxir, que nos asalten!», y como supo, contra una selva grandísima volvió’l so rocín, calcándo-y les espueles en cuerpu y garrándose al arzón. El rocín, sintiéndose aguiyar, llevábala corriendo per aquella selva. Pietro, que más qu’al rostru d’ella diba mirando’l camín, nun se decató tan aína como ella de los homes d’armes que veníen, y mientres qu’él ensin velos tovía andaba mirando d’ónde veníen, foi por ellos algamáu y presu y fixénonlu baxar del rocín; y entrugándo-y quién yera, y diciéndo-yoslo él, entamanon falar ente ellos y a dicir: «Esti ye de los amigos de los nuesos enemigos; ¿qué vamos faer con él sinón quita-y esta ropa y esti rocín y engolalu, por despreciu de los Orsini, nuna d’estes ancines?» Y tando toos d’alcuerdu con esti determín, mandanon a Pietro que s’esnudare; y esnudándose esti, yá aldovín del so mal, asocedió qu’una partida de bien venticinco homes d’armes chánonse-yos enriba d’esmenu, glayando: «¡A muerte, a muerte!»

»Y aquello, sorprendíos, dexanon a Pietro, y volviénonse na so defensa; mas viéndose munchos menos que los asaltantes, entamanon fuxir, y estos a siguilos. Y viendo esto Pietro, garró de sópitu les sos coses y montó nel so rocín y entamó, cuanto podía, a fuxir per aquel camín per onde viere que fuxere la moza.

»Mas nun viendo pela selva nin camín nin senderu, nin estremando pisaes de caballu, dempués qu’a él-y paeció tar seguru y afuera les manes d’aquellos que lu prindaren y mesmamente de los otros por quien ellos foren asaltaos, nun alcontrando la so rapaza, y más amurniáu que cualquier otru home, entamó llorar y andaba llamándola perequí o per allá na viesca; mas naide nun-y respondía, y él nun s’atrevía a volver atrás y andando avante nun conocía ónde podía llegar; y d’otru llau, poles fieres que nes viesques avecen habitar, tenía medrana, al empar, por sí mesmu y pola so rapaza, a la que-y abultaba ver estrangulada pol osu o pol llobu.

»Andevo, darréu, esti desventuráu Pietro tol día per esta viesca glayando y llamando, dacuando volviendo atrás cuando cuidaba andar avante; y yá, ente los gritos y los lloros y pola medrana y el llargu ayunu, taba tan dau, que más nun podía. Y viendo sobrevenir la nueche, y nun sabiendo qué determín tomar, alcontró una grandísima ancina, y baxando del rocín atólu a ella, y dempués, pa nun ser devoráu poles fieres pela nueche, engaramitóse nella; y poco dempués, allevantándose la lluna y siendo’l tiempu perclaru, nun tenía Pietro valor pa dormise, por nun cayer, inda que, magar tuviere ocasión, el dolor y los pensamientos que de la so moza tenía nun diben dexalu; polo que velaba, sospirando y llanxendo y maldiciendo pa sí la so desventura.

»La moza, fuxendo, como enantes dixemos, nun sabiendo aú dir, sinón au’l so rocín mesmu-y paecía llevala, adientróse tanto pela viesca, que nun yera quien a ver el sitiu per onde entrare nella; polo que, non d’otra miente que fixere Pietro, tol día, agora esperando y agora andando y llanxendo y llamando y de la so desgracia doliéndose, andevo dando vueltes pel selváticu llugar. A la fin, viendo que Pietro nun venía, tando yá escuro, foi dar a un senderucu, y metiéndose per él y siguiéndolu’l rocín, dempués d’acabalgar más de dos milles, vio de lloñe, en delantre, una casina, a la que s’allegó tan llueu como pudo; y atopó ellí un bon home mui aveyuscáu cola muyer, que yera tamién vieya. Y estos, viéndola sola, dixenon: «Oh fía, ¿qué faes tu sola a estes hores per esta comarca?» La moza, llanxendo, respondió que perdiere la so compañía na viesca y entrugó a qué distancia taba Alagna; y el bon home respondió-y: «Mio fía, esti nun ye’l camín pa dir a Alagna; hai más de dolce milles dende equí.» Dixo entós la moza: «Y a qué distancia hai habitaciones pa poder agospiar?» A lo que’l bon paisanu respondió: «Nun les hai en nengún sitiu tan cercanu que pudieres llegar enantes del día.» Dixo la moza entós: «¿Prestaríavos, desque a otru sitiu nun puedo dir, teneme equí pol amor de Dios esta nueche?» El bon home repondió: «Moza, prestaríamos que quedares con nós esta nueche; mas queremos recordate que per estes comarques, de día y de nueche, van munches males partíes d’amigos y d’enemigos, que munches vegaes cáusennos grandes desplaceres y grandes daños; y si, por desgracia, tando tu equí, viniere dalguna d’elles, y, viéndote ellos formosa y nueva como tu yes, y ellos te causaren desplacer y vergoña, nós nun díbemos poder axudate. Queremos dicítelo col envís de que tu dempués, si esto asocediere, nun puedas quexate de nós.» La moza, viendo que la hora yera seronda, inda que la asustaren les pallabres del vieyu, dixo: «Si a Dios-y presta, Elli ha guardanos a vós y a min d’esti dolor; y si ellos, en cualquier casu, m’asocediere, ye muncho menor mal ser atormentada polos homes qu’esfelpeyada nes viesques poles fieres.» Y dicho esto, baxando del so rocín, entró en casa del probe home y ellí, con ellos, de lo que probemente teníen, cenó, y dempués, vistida dafechu, nun xergonucu, xunta ellos, chóse a dormir; y en tola nueche nun paró de sospirar nin de llorar la so desventura y la de Pietro, del que nun sabía qué debía esperar sinón mal.

»Y tando yá cerca la mañana, ella sintió un gran ruíu de pasos de xente; y por mor d’ello, llevantándose, foi a un gran patiu que la casina pequeña tenía detrás, y viendo nuna de les partes d’aquél un bálagu de yerba, foi escondese nél, col envís de que, si aquella xente venía, nun la atoparen tan aína. Y malpenes acabare escondese cuando aquellos, que yeren una gran partida d’homes malvaos, fonon a la puerta la pequeña casa; y fayendo que-yos abrieren y entrando dientro y atopando’l rocín de la moza entá cola siella mangada, entruganon quién taba ellí. El bon paisanu, nun viendo a la moza, respondió: «Nenguna otra persona hai equí que nós; mas esti rocín, de quien quiera qu’escapare, llegó ayeri pela tarde, y nós metiémoslu en casa pa que los llobos nun lu comieren.» «Entós» dixo’l cabezaleru la partida «ye bonu pa nós, desque otru señor nun tien.» Espardiéndose, darréu, toos ellos pela pequeña casa, foi parte d’ellos al patiu; y dexando les sos llances y los sos escudos, asocedió qu’ún d’ellos, nun sabiendo qué faer, aventó la so llanza nel bálagu de yerba y bastante cerca tevo de matar a la moza escondida, y ella de descubrise, darréu que la llanza dio-y xunto al pechu esquierdu, tanto que’l fierru esgarró-y la ropa, polo qu’ella hebo dar una glayida temiendo tar mancada; mas alcordándose d’ónde taba, recobrándose, paró quieta. La partida, daquién per acá y daquién per allá, coyéndo-yos los cabritos y la otra carne y comiendo y bebiendo, marchanon a los sos asuntos y llevanon con ellos el rocín de la moza. Y tando yá daqué lloñe, el bon home entamó entruga-y a la muyer: «¿Qué foi de la nuesa moza, la qu’ayeri pela tarde llegó equí, que nun la tengo visto dempués que nos llevantemos?»

»La bona paisana respondió que nun lo sabía y tuvienon buscándola. La moza, sintiendo que marcharen aquellos, salió del bálagu; de lo que’l bon home tevo mui contentu, desque vio que nun llegare a les manes d’aquellos, y tando fayéndose yá de día, díxo-y: «Agora que’l día vien, si te presta, vamos acompañate ata un castiellu que ta a cinco milles d’equí, y tarás en llugar seguru; mas vas tener que venir a pie, darréu qu’esta mala xente que ta acabante marchar llevanon con ellos el to rocín.»

»La moza, ensin esmolecese por ello, rogó-y por Dios que la llevare al castiellu; polo que, poniéndose en camín, aportanon ellí contra la metada de la hora tercia. Yera’l castiellu d’ún de los Orsini, que llamábase Liello de Campo di Fiore, y, por ventura, taba ellí la muyer, que yera bonísima y santa señora; y viendo a la moza, reconocióla darréu y recibióla con fiestes y quixo saber ordenadamente cómo llegare ellí. La moza cuntó-ylo too.

»La señora, que conocía tamién a Pietro, como amigu del maríu d’ella, amosóse doliosa pol casu asocedíu; y oyendo aú lu prindaren, pensó que taría muertu. Dixo, darréu, a la moza: «Pues qu’asina ye, que nun sabes de Pietro, vas quedar equí conmigo ata que pueda mandate con seguridá a Roma.»

»Pietro, tando enriba l’ancina cuanto más dolorosu yera pa tar, vio venir, a la hora’l primer sueñu, bien venti llobos, los que, desque vienon al rocín, llanzánonse toos alredor d’él. El rocín, sintiéndolos, llevantó la tiesta, rompiendo les riendes, y tentó de fuxir, mas tando arrodiáu y nun pudiendo, defendióse un bon cachu colos dientes y con pataes; valtáu a la fin por ellos, foi estrozáu y sópitamente estripáu, y guareciendo per él, ensin otro dexar que los güesos, devoránonlu y colanon. Colo que Pietro, al que-y paecía tener nel rocín una compañía y un sofitu a les sos fatigues, amedranóse enforma, ya imaxinó que nun diba poder salir enxamás d’aquella viesca. Y tando yá cercanu’l día, y aterecíu de fríu enriba la ancina, como aquel que siempre al rodiu miraba, vio delantre, seique a una milla, un grandísimu fueu; polo que, cuando’l día se fixo claru, baxando, non ensin llercia, de l’ancina, empobinóse allá y tanto andevo, que llegó allá; y alredor d’él atopó pastores que comíen y se divertíen, polos que, por piedá, foi recoyíu. Y dempués que comió y escaleció, y-yos cuntó la so desventura y cómo llegare ellí solu, entrugó-yos si naquellos llugares había villa o castiellu au pudiere dir. Los pastores dixénon-y qu’ellí a unes tres milles había un castiellu de Liello de Campo di Fiore, nel qu’al presente taba la so muyer; y contentísimu Pietro, rogó-yos que lu acompañare al castiellu dalgún d’ellos, lo que dos d’ellos fixenon de bon aquel. Y llegáu a él Pietro, y atopando ellí dalgún conocíu suyu, tentando d’atopar mou de que buscaren a la rapaza pela viesca, foi llamáu de parte la señora; y esti, nel intre, foi énte ella, y al ver que taba con ella Agnolella, enxamás nun hebo allegría asemeyada a la suya.

»Elli tou se derretía por dir abrazala, mas nun lo faía por vergoña que tenía por mor de la señora; y si él tevo allegre n’abondo, l’allegría de la moza, desque lu vio, nun foi menor. La xentil señora, acoyólu y fíxo-y munches fiestes y oyendo d’él lo que-y asocediere, arreprendió-y muncho lo qu’a la escontra’l prestu de los sos parientes quería faer; mas viendo qu’él taba, sicasí, dispuestu a ello y que-y gustaba a la moza, dixo: «¿En qué me fatigo yo? Estos ámense, estos conócense, caún d’ellos ye igualmente amigu del mio maríu, y el so deséu ye honestu y cuido que preste a Dios, darréu qu’ún de la forca escapó y l’otru de la llanza, y dambos de les fieres xabaces; fáigase entós.» Y volviéndose a ellos díxo-yos: «Si esto tenéis n’ánimu, querer ser xuntos muyer y maríu, yo tamién; fáigase, y que s’ordenen equí les nuncies a espenses de Liello; la paz, dempués, ente vós y los vuesos parientes, he saber faela yo bien.»

»Y Pietro contentísimu, y Agnolella más, ellí s’esposanon; y como pue faese en monte, la xentil señora preparó les sos honroses nuncies, y ellí los primeros frutos del so amor prebanon dolcísimamente. Dempués, d’ellí a dellos díes, la señora, en xunto con ellos, montaos d’a caballu y bien acompañaos, volvienon a Roma; au, alcontrando mui enraxonaos a los parientes de Pietro polo que fixere, con ellos lu punxo en bona paz; y él, con munchu reposu y prestu, vivió cola so Agnolella ata en siendo vieyu.


xoves, 21 de xullo de 2016

Decamerón V,1 (Boccaccio)


[V,1] Cimone, amando, faise sabiu y rapta a Efigenia, la so señora, nel mar; faénlu prisioneru en Rodes, d’onde Lisimaco lu llibera y, de nuevo, con él, rapta a Eugenia y a Cassandrea nes sos nuncies, y estes fuxen con ellos a Creta; y d’ellí, feches les sos muyeres, con elles, a les sos cases son llamaos.



—Munches noveles, prestoses señores, pa dar entamu a xornada tan gayolera como esta ha ser, se me ponen en delantre pa cuntales; y, d’estes, una más nel ánimu me presta, darréu que, per ella, vais poder pescanciar non solamente la feliz fin pela qu’entamemos falar, sinón cuánto seyan de santes y poderoses y de cuántu bien enllenes les fuercies d’Amor, les que munchos, ensin saber lo que dicen, conderguen y vituperen a gran tuertu; lo que, si yo nun erro, darréu que cuido que tais namoraes, muncho vos va prestar.

»Hebo, darréu (d’acordies colo que nós lleímos nes antigües hestories chipriotes), na islla de Chipre, un nobilísimu home que tevo por nome Aristippo, más que cualquier otru del so país riquísimu de toles coses temporales; y si d’una cosa sola nun lu fixere doliosu la fortuna, más qu’otru pudiere tar contentu. Y ello yera qu’él, ente los otros fíos sos, tenía ún qu’en grandor y en formosura de cuerpu a tolos otros mozos perpasaba, mas yera fatu ensin esperanza, y el so nome verdaderu yera Galeso; mas, darréu qu’enxamás, nin per fatiga de maestru nin per agasayu o güelpe del padre nin inxeniu de nengún otru se-y pudiere meter na tiesta lletra nin enseñanza dala, asina como pola so voz grueso y deforme y les sos maneres más convenientes a bestia qu’a home, por escarniu, llamábenlu toos Cimone, que na so llingua sonaba como na nuesa ‛pollín’. Y la so perdida vida soportábala so pá con grandísimu dolor; y perdida yá toa esperanza, por nun tener siempre delantre la ocasión del so dolor, mandó-y que fore a la villa y viviere ellí colos sos llabradores; y ello prestó-y pola vida a Cimone, darréu que les costumes y los vezos de los homes toscos prestáben-y más que los ciudadanos.

»Marchando, darréu, Cimone a la villa y exercitándose ellí nes coses pertinentes a aquella, asocedió qu’un día, pasáu yá’l mediudía, pasando él d’una posesión a otra con un bastón de so al llombu, entró nuna viesquina perguapa qu’había naquella comarca, y, darréu que yera’l mes de mayu, taba frondosa dafechu. Y andando per ella, aportó, asina como la so fortuna lu guió, a un pradín arrodiáu d’altísimos árboles, y nún de los sos estremos había una fontana formosísima y fría y, al llau d’ella, vio sobre’l verde prau dormir una formosísima rapaza con un vistimientu tan sutil que cuasi nada de les cándides carnes escondía, y de la cintura arriba taba solamente cubierta d’una manta perblanca y sutil; y al par d’ella, asemeyadamente, dormíen dos muyeres y un home, siervos d’esta moza. Y cuando Cimon la vio, non d’otra miente que si enxamás nun viere forma de muyer, afitándose nel so bastón, ensin dicir cosa dalguna, entamó mirala intensamente con almiración pergrande; y nel rudu pechu, nel que per mil enseñances nun pudiere entrar impresión dalguna de prestu ciudadán, sintió esconsoñar un pensamientu que-y dicía a la so material y grosera mente qu’aquella yera la cosa más formosa que viere enxamás nengún viviente.

»Y ellí entamó estremar les partes d’ella, aponderando’l cabello, que camentaba d’oru, la frente, la nariz y la boca, la garganta y los brazos y sumamente’l pechu, poco eleváu entá; y de llabrador, tresformáu d’esmenu en xuez de formosura, naguaba sumamente por ve-y los güeyos, los qu’ella, apesaraos pol altu sueñu, tenía zarraos; y por vé-ylos, munches veces tevo voluntá d’espertala. Mas abultándo-y sobre manera más formosa que les otres muyeres que viere enantes, duldaba que nun fore dalguna diosa; y tanta sencia tenía, que xulgaba que les coses divines yeren dignes de más reverencia que les mundanes y, por mor d’esto, calteníase, esperando que por sí mesma esconsoñare; ya inda que la espera-y paeciere llarga, sicasí, presu de non avezáu placer, nun sabía marchar d’ellí.

»Asocedió, darréu, que dempués d’un bon cachu, la moza, que llamábase Efigenia, primero que nengún de los sos esconsoñare, allevantó la cabeza y, abriendo los güeyos y viendo tar sofitáu nel so bastón delantre d’ella a Cimone, ablucó y dixo: «Á Cimone, ¿qué andes buscando a estes hores per esta viesca?» Yera Cimone, tanto pol so fustax como pola so rudeza y nobleza y pola riqueza’l padre, conocíu a cualquiera del país. Elli nada nun respondió a les pallabres d’Efigenia; mas al vela abrir los güeyos, entamó mirá-ylos arremellao, abultándo-y que, d’aquellos, surdía una suavidá que lu enllenaba d’un prestu enxamás prebáu por él. Y viendo esto la moza, empecipió temer que la so mirada arremellada afalare la so rusticidá a dalguna cosa que vergoña pudiere volve-y; polo que, llamando a les sos muyeres, llevantóse diciendo: «Cimone, quedái con Dios.» A lo que respondió Cimon entós: «Yo marcho contigo.» Y magar la moza refugare la so compañía, siempre teniéndo-y mieu, nunca de sí foi quien a xebralu mentanto nun la acompañó a casa d’ella; y d’ellí foi a casa so pá, afirmando que de nengún xeitu diba volver más a la villa; lo que, magar fore abegoso a so pá y a los sos, sicasí, dexanon que lo fixere, esperando ver cuála fore la ocasión que lu fixere camudar d‘opinión. Entrando, darréu, a Cimone nel corazón, nel que nenguna doctrina pudiere entrar, la saeta d’Amor pela formosura d’Efigenia, en brevísimu tiempu, diendo d’un pensamientu n’otru, fixo maraviar al padre y a tolos sos y a tolos que lu conocíen. Primeramente requirió a so pá que lu fixere dir orniáu colos vistimientos y toles otres coses como los sos hemanos diben; lo que so pá fixo percontentu. Llueu, tratando colos mozos valerosos y oyendo les so maneres, les que convienen a los xentiles homes y máximamente a los namoraos, primero, con grandísima almiración de toos, en mui breve espaciu de tiempu non solamente deprendió les primeres lletres sinón que se fixo mui valiosu ente los filósofos. Y dempués d’esto, siendo de too ello ocasión l’amor que sentía por Efigenia, non solamente la voz rudo y rústico reduxo a afayadizo y ciudadano, mas devieno maestru de cantu y de música, y nel acabalgar y nes coses béliques, tanto marines como de tierra, fíxose espertísimu y feroz. Y en breve, pa nun dir cuntando toles coses particulares de la so virtú, nun se cumpliere’l cuartu añu del día del so primer namoramientu cuando llograre ser más gayardu y más cortés y con más particulares virtúes qu’otru mozu cualquiera qu’hubiere na islla de Chipre. ¿Qué diremos, darréu, prestoses dames, de Cimone? De xuru, nenguna otra cosa sinón que les altes virtúes pol cielu infundíes na so valerosa alma foren pola envidiosa fortuna nuna pequeñísima parte del so corazón con llazos fortísimos ataes y enzarraes, los qu’Amor rompió dafechu y espedazó, como muncho más poderosu qu’ella; y como escitador de los adormecíos inxenios, a aquellos, escurecíos poles crueles tiniebles, col so puxu, emburrió a la clara lluz, amosando abiertamente de qué llugar saca los espíritus a él suxetos y a cuál los conduz coles sos rayaes. Cimone, darréu, magar desaxerare, amando a Efigenia, en dalgunes coses, como faen los mozos amantes mui davezu, non por ello Aristippo, considerando que l’amor fixérelu d’oveyu volvese n’home, dexaba de sofitalu pacientemente, sinón qu’afalábalu a siguir dafechu la so voluntá. Mas Cimone, que refugaba que lu llamaren Galeso alcordándose de qu’asina lu llamare Efigenia, queriendo honesta fin apurrir al so deséu, munches veces fixo tantiguar a Cipseo, padre d’Efigenia, que-y la diere por muyer; mas Cipseo respondió siempre que-y la prometiere a Pasimunda, noble mozu rodanu, y que nun tenía intención d’incumplir la so pallabra.

»Y llegáu’l tiempu de les apautaes nuncies d’Efigenia y mandando’l maríu por ella, dixo pa sí Cimone: «Agora ye tiempu d’amosar, oh Efigenia, cuánto t’amo. Yo volvíme home por ti; y si puedo tenete, nun duldo qu’he volveme más gloriosu que dalgún Dios; y, de xuru, o te tengo o muerro.» Y dicho esto, requirió de secultres a dellos mozos nobles que yeren amigos sos, y fayendo armar secretamente un barcu con toles coses afayadices pa la batalla naval, fíxose a la mar, esperando’l barcu sobre’l qu’Efigenia había ser tresportada a Rodes al so maríu. Y esta, dempués de munchu honor fechu pol padre d’ella a los amigos del maríu, entrada na mar, empobinanon la proba contra Rodes y entamanon camín. Cimone, que nun dormía, a otru día, algamólos col so barcu, y de lo cimero la proba glayó fuerte a los que taben enriba’l barcu: «Parái, tirái p’abaxo les veles, o esperái ser vencíos y fundíos na mar.» Los adversarios de Cimone sacaren les armes sobre cubierta y apareyánonse pa defendese; polo que Cimone, dempués de les pallabres, garrando un farpón de fierro, arrefundiólu enriba la popa de los rodanos, qu’alloñábense a tou meter, y aquel a la proba’l so barcu, por fuercia, enganchó; y fieru como un lleón, ensin esperar que naide lu siguiere, saltó sobre la nave los rodanos, como si a toos tuviere en nada; y espoliándolu l’amor, con maraviosu puxu, metióse ente los enemigos con un cuchiellu na mano y agora esti y agora aquel firiendo, como oveyes los abatía. Lo que viendo los rodanos, aventando en tierra les armes, cuasi a una voz, confesánonse toos prisioneros.

»A los que Cimon dixo: «Mozos, nin deséu de botín nin odiu que tenga contra vós me fixo partir de Chipre a asaltavos metanes la mar con mano armada. Lo que m’afaló ye pa min grandísima cosa d’algamar y pa vós abondo fácil de conceder en paz; y ello ye Efigenia, por min sobre cualquier otra cosa amada, la que nun pudiendo yo tener de so pá como amigu y en paz, de vós, como enemigu y coles armes, emburrióme l’amor a conquistala. Y, poro, cuido yo ser pa ella lo qu’había se-y el vuesu Pasimunda; dáimela y díi cola gracia de Dios.»

»Los mozos, a los que más la fuercia que la lliberalidá obligaba, a Efigenia, llorando, concedienon a Cimon; quien, viéndola llorar, dixo: «Noble señora, nun t’aflixas; yo so’l to Cimone, que por llargu amor merecí tenete muncho más que Pasimunda por prometida pallabra.»

»Volvió, darréu, Cimone, fayendo llevala a ella sobre la so nave, ensin nenguna otra cosa tocar de los rodanos, pa colos sos compañeros, y dexólos marchar. Cimone, darréu, más qu’otru home cualquiera contentu pola adquisición de botín tan queríu, desque un poco de tiempu gastó en consolala a ella, que lloraba, deliberó colos sos compañeros nun ser momentu de tornar a Chipre al presente; polo que, con igual deliberación de toos, empobinanon la proba la so nave a Creta, au cuasi toos y, máximamente, Cimone, por parentescos vieyos y nuevos y por munches amistaes, cuidaben tar seguros xunto con Efigenia. Mas la fortuna, que mui allegremente concediere l’adquisición de la muyer a Cimone, non estable, d’esmenu, en murniu y amargosu llantu camudó la inestimable gayola del namoráu mozu. Y nun se cumplieren inda cuatro hores dempués que Cimone dexare a los rodanos, cuando, aportando la nueche, que Cimone más prestosa que nenguna otra sentida enxamás esperaba, con ella en xunto surdió un tiempu perfieru y tempestosu, qu’enllenó’l cielu de ñubes y la mar de solobres vientos; y por mor d’ello naide nun yera a ver qué faer o aú dir, nin mesmamente tenese sobre la nave pa faer daqué útil. Cuánto se dolió Cimone por ello nun hai que-y lo entrugar. Ello paecía que los dioses concediéren-y el so deséu col envís de que-y fore más dolorosu’l morrer, de lo que, ensin él, poco s’esmoleciere primero. Dolíense del mesmu xeitu los sos compañeros, mas, sobre toos, dolíase Efigenia, llanxendo enforma y tarreciendo l’escachonar de les foles; y, nel so llantu, aspramente maldicía l’amor de Cimone y censuraba’l so ardimientu, afirmando que por nenguna otra cosa naciere aquella tempestosa fortuna, sinón porque los dioses nun queríen qu’aquel qu’a ella contra la so voluntá quería tener por esposa pudiere gociar del so presuntuosu deséu, sinón que viéndola primero morrer a ella morriere él dempués míseremente. Con llamentos talos y con otros mayores, nun sabiendo qué faer los marineros, volviéndose cada vez el vientu más fuerte, ensin ser pa estremar pa ú diben, lleganon xunta la islla de Rodes; y nun conociendo por mor d’ello qu’aquella fore Rodes, esbrexanon con tou inxeniu, pa salvar les sos vides, por llegar a tierra, si yeren quien. Y a ello la fortuna foi favoratible y aduciólos a un pequeñu golfu de mar, al que poco enantes llegaren los rodanos que Cimon dexare cola so nave; y primero de decatase de qu’anclaren na islla de Rodes, surdiendo l’aurora y fayendo’l cielu daqué más claru, viénonse vecinos, seique a un tiru d’arcu, de la nave dexada por ellos el día enantes. Y por mor d’esto Cimone, ensin midida apulmonáu, temiendo que nun-y asocediere lo que-y asocedió, ordenó que tou puxu se punxere en salir d’ellí, y dempués, au a la fortuna-y prestare empobinalos, darréu que nenyures podíen atopase peor qu’ellí. Fixénonse grandes esfuercios por salir d’ellí mas fonon en devanéu; el vientu potentísimu puxaba a la escontra, tanto que, non solo nun fonon quien a salir del pequeñu golfu, sinón que, quixeren o non, emburriólos a tierra. Y en llegando a ella reconociénonlos los marineros rodanos qu’amiyaren de la so nave; de los que dalgún d’ellos, aína, corrió a una villa cercana au los nobles mozos rodanos foren, y cuntó-yos qu’ellí Cimone con Efigenia sobre la so nave, por fortuna, como ellos, llegaren. Contentísimos aquellos n’oyendo esto, garranon munchos de los homes de la villa, y fonon darréu al mar; y Cimone, que yá amiyáu colos sos garrare’l determín de fuxir a dalguna selva vecina, toos xuntos, con Efigenia, fonon presos y amenaos a la villa; y d’ellí, llegáu de la ciudá Lisimaco, sobre quien aquel añu recayía la suma maxistratura de los rodanos, con grandísima compaña d’homes d’armes, a Cimone y a los sos compañeros llevólos a toos a prisión, como Pasimunda, al que llegaren les nueves, ordenare, querellándose énte’l senáu de Rodes. Y de tal xeitu’l probetayu y namoráu Cimone perdió la so Efigenia poco enantes ganada por él, ensin otro arrampuña-y más que dalgún besu.

»A Efigenia recibiénonla y confortánonla munches nobles señores de Rodes tanto del dolor que sufriere pola so prinda como pola fatiga sostenida pola mar gafa; y tevo xunta elles ata’l día conseñáu pa les sos nuncies. A Cimone y a los sos compañeros, pola llibertá dada’l día enantes a los mozos rodanos, perdonóse-yos la vida, la que Pasimunda, al so poder, solicitaba desaniciar, y condergánonlos a prisión perpetua; na que, como pue creese, doliosos s’atopaben y ensin esperanza yá de nengún placer. Y Pasimunda, cuanto podía, l’aprestamientu solicitaba de les futures nuncies. La fortuna, como arrepresa de la sópita inxuria cometida contra Cimone, nuevu accidente obró pola so salú. Tenía Pasimunda un hermanu menor qu’él en tiempu mas non en virtú, al que llamaben Ormisda, que tuviere llargu tiempu en tratos pa tomar por muyer a una noble y formosa moza de la ciudá, que tenía por nome Cassandrea, y a la que Lisimaco amaba sumamente; y allanciárese’l matrimoniu por estremaos accidentes munches veces. Y agora, viéndose Pasimunda a puntu celebrar con grandísima fiesta les sos nuncies, pensó tar óptimamente fecho que nesta mesma fiesta, por non tornar más a los gastos y al festexu, pudiere faer qu’Ormisda por un igual tomare muyer; polo qu’anovó les pallabres colos parientes de Cassandrea y llevóles a efeutu; y xuntos, él y l’hermanu, deliberanon con ellos que’l mesmu día que Pasimunda llevare a Efigenia, qu’aquel Ormisda llevare a Cassandrea. Y sintiendo esto Lisimaco, desprestó-y sobre manera, darréu que víase priváu de la so esperanza, na que pensaba que, si Ormisda nun la tomaba, de xuru diba tomala él. Mas, como sabiu, el so dolor tevo en dientro escondíu y entamó pensar de qué manera pudiere torgar qu’aquello tuviere efeutu, y nun vio vía posible nenguna nun siendo raptala. Esto abultó-y fácil pol oficiu que tenía, pero muncho más deshonesto lo reputaba que si nun tuviere esti oficiu; mas, en breve, dempués de llarga deliberación, la honestidá fixo llugar al amor, y garró’l determín, asocediera lo qu’asocediere, de raptar a Cassandrea. Y pensando na compañía que pa faer esto debía tener y l’orde nel que debía proceder, alcordóse de Cimone, que taba colos sos compañeros en prisión; ya imaxinó que nengún otru compañeru meyor nin más lleal podía tener que Cimone nesti asuntu. Polo que, la nueche viniente, de secultres, fíxolu venir a la so cámara y empecipió fala-y de tal xeitu: «Cimone, asina como los dioses son óptimos y lliberales dadores de les coses a los homes, asina son xagacísimos probadores de la so virtú, y a aquellos qu’alcuentren firmes y constantes en tolos casos, como a los más valorosos, fáenlos dignos de más altos premios. Ellos quixenon de la to virtú más cierta esperiencia que la que pudieres amosar dientro los términos de la casa de to pá, al que yo conozo perabondosu de riqueces; y, primero, coles punzantes solicitúes del amor d’insensatu animal, como yo oyí, fixénonte home; dempués con dura fortuna y al presente con doliosa prisión quixenon ver si’l to ánimu camuda d’aquello que yera cuando per pocu tiempu fosti feliz col botín ganáu. El que, si ye’l mesmu que yá foi, nenguna cosa tan feliz t’emprestanon cuanto ye aquella qu’al presente s’apareyen a date; la que, col envís de que tu les usaes fuercies recobres y te vuelvas animosu, yo cuento amosate. Pasimunda, contentu cola to desventura y solícitu procurador de la to muerte, cuanto pue entaína a celebrar les nuncies de la to Efigenia, col envís de gociar naquelles del botín que primero l’allegre fortuna te concediere y sópitamente enraxonada t’arrampuñó; y ello cuánto deba dolete, si ames como yo creo, por min mesmu lo conozo, a quien asemayada inxuria a la tuya nun mesmu día s’apareya a faeme Ormisda’l so hermanu, a min, con Cassandrea, a la que yo sobre toles otres coses amo. Y pa fuxir a tanta inxuria y tantu dolor de la fortuna, nenguna vía veo qu’ella dexare abierta nun siendo la virtú de los nuesos ánimos y de les nueses mandreches, nes que nos convién caltener les espades y abrinos camín, tu al segundu raptu y yo al primeru, de les nueses dos señores; polo que, si la to, nun quiero dicir llibertá, pola que cuido que poco t’esmolezas ensin la to señora, mas la to señora aprecies recuperar, nes tos manes, queriendo siguime na mio empresa, la punxenon los dioses.» Estes pallabres fixenon volver dafechu l’ablayáu ánimu a Cimone, y ensin munchu respiru tomar na respuesta, dixo: «Lisimaco, nin más fuerte nin más lleal compañeru que yo pues tener en cosa tala, si me debe siguir lo que tu dices; y por ello, lo qu’a ti te paeza qu’heba faer, ordénamelo y has ver, con maraviosu puxu, cómo te sigo.»

»Al que Lisimaco dixo: «De güei en tres díes han entrar les nueves esposes primeramente nes cases de los sos maríos, nes que tu colos tos compañeros armáu y con dellos de los mios, nos que más m’esfoto, de parte tarde, entraremos, y raptándoles metanes de los convites, vamos amenales a una nave que fixi apareyar secretamente, matando a cualquiera que s’oponga a nós.» Prestó-y la orde a Cimone, y calláu ata’l tiempu conseñáu tevo en prisión. Llegáu’l día les nuncies, la pompa foi grande y magnífica, y enllenánonse toles partes de la casa de los dos hermanos de gayolera fiesta. Lisimaco, desque toles coses afayadices apareyó, a Cimone y a los sos compañeros y asemeyadamente a los sos amigos, toos armaos embaxo la ropa, cuando tiempu-y paeció, y afalándolos primero con munches pallabres al so propósitu, dividiólos en tres partes, de les que mandó una, cautamente, al puertu, col envís de que naide pudiere torgar salir sobre la nave cuando fore menester; y llegáu coles otres dos a la casa de Pasimunda, una dexóla a la puerta, col envís de que naide nun pudiere enzarralos en dientro y torgar la so salida, y col remanente, xunto con Cimone, xubió peles escaleres. Y llegaos a la sala au les nueves esposes, con munches otres señores, yá taben a la mesa pa comer sentaes ordenadamente, fayéndose alantre y aventando les meses a tierra, garró caún la so y, puestes nos brazos de los compañeros, mandanon que les llevaren darréu a la nave apareyada. Les nueves esposes entamanon llorar y glayar, y asemeyadamente les otres señores y los sirvidores y, d’esmenu, too tevo enlleno de ruíu y de llantu. Mas Cimone y Lisimaco y los sos compañeros, tirando d’espada, ensin contraste dalu, dexándo-ys vía llibre toos ellos, vinienon contra les escaleres; y baxándoles, foi a la so escontra Pasimunda, quien con un gran bastón na mano venía al ruíu, y a quien, animosamente, Cimone firió sobre la tiesta, y fendió-yla pel mediu, fayéndolu cayer muertu a los sos pies. Y corriendo en sofitu d’él, el mísere Ormisda, asemeyadamente, foi muertu por ún de los güelpes de Cimon, y fonon mancaos y refugaos dellos otros que quixenon averase a los compañeros de Lisimaco y de Cimone. Y ellos, dexando enllena la casa de sangre, de ruíu y de llantu y de tristura, ensin enzancu dalu, lleganon, estrechando contra ellos el so botín, a la nave; y poniendo sobre ella a les señores y xubiendo ellos y tolos sos compañeros, tando yá la sablera tremada de xente armao que venía al rescate de les señores, dando colos remos n’agua, fonon a la d’ellos gayasperos.


»Y desque lleganon a Creta, recibiénonlos ellí gayoleramente munchos amigos y parientes; y, esposaes les muyeres y fecha grande fiesta, gocianon contentos del so botín. En Chipre y en Rodes hebo rumores y espolinos grandes llargu tiempu polos sos fechos. A lo cabero, permediando nun llugar y n’otru los amigos y los parientes d’ellos, atopanon mou de que, dempués de dalgún exiliu, Cimone, con Efigenia, contentu, volviere a Chipre y Lisimaco, asemeyadamente, volviere a Rodes con Cassandrea; y caún d’ellos, gayasperamente, vivió llargamente, contentu cola so, na so tierra.