xoves, 25 de agosto de 2016

Decamerón VII,3 (Boccaccio)


[VII,3] Flai Rinaldo fuélgase cola so comadre; alcuéntralu’l maríu na cámara con ella, y fáen-y creer que taba esconxurando les llombrices al afiáu.



Nun supo Filostrato falar tan escuro de les yegües parties que les xagaces señores nun rieren, fayendo como que ríen d’otra cosa. Mas dempués que’l rei conoció que la so novela acabare, mandó a Elissa que falare; y esta, dispuesta a obedecer, empecipió:

—Prestoses señores, l’esconxurar de la pantasma d’Emilia tréxome a la memoria una novela d’otru esconxuru, que, inda que nun seya tan guapa como foi aquella, vo cuntala, darréu que nun se m’ocurre otra al presente al rodiu la nuesa materia.

»Vós debéis saber qu’hebo en Siena, yá cuantayá, un mozu percortés y d’honrosa familia, que tevo por nome Rinaldo; y amando sumamente una vecina so, dama mui curiosa y muyer d’un home ricu, y esperando, si podía tener mou de fala-y ensin sospecha, algamar d’ella tolo que deseare, nun viendo dalu, y tando la muyer grávida, pensó en faese’l so compadre; y, fayendo amistá col maríu d’ella, díxo-ylo del mou que más honestu-y paeció, y fíxose asina. Vueltu, darréu, Rinaldo, compadre de doña Agnesa, y teniendo entós ocasión daqué más afayadiza pa poder fala-y, asegurándose, fíxo-y conocer con pallabres aquella parte de la so intención qu’ella muncho enantes conociere nos actos de los sos güeyos; mas poco-y valió, magar a la señora nun-y desprestare oyelo. Asocedió, non muncho dempués que, fora la que fore la razón, Rinaldo metióse flaire y, comoquiera qu’alcontrare la pación, perseveró nello. Y avieno qu’él, de magar se fixere flaire, dexare de llau un poco l’amor que tenía a la so comadre y delles otres vanidaes sos, sicasí, col pasu’l tiempu, ensin dexar l’hábitu, retomólos; y entamó deleitase n’aparentar y en vistir con bonos paños y en ser en toles sos coses cortés y afatáu y en faer canciones y sonetos y balades y en cantar, y n’otres munches coses asemeyaes a estes.

»¿Mas qué digo yo del nuesu flai Rinaldo, del que falamos? ¿Ú los que nun faen del mesmu xeitu? ¡Ai, vituperiu del perdíu mundu! Ellos nun s’avergoñen d’aprucir boroñones, d’aprucir colos papos arroxaos, d’aprucir delicaos nos vistimientos y en toles sos coses, y non como palombos, sinón como gallos enchipaos cola cresta allevantada, proceden fachendosos; y lo que ye peor (vamos dexar pa prau el tener les sos celdes enllenes de tarros de lletuarios y encorrompinaes d’ungüentos, de caxes enllenes de llambionaes estremaes, d’ampolles y de botellines con agua destilao y con aceite, de frascos atarraquitaos de malvasía y de vinu griego y d’otro percaro, de mou qu’abulten a los que les ven non celdes de flaires sinón más bien tiendes d’especieros o d’ungüentarios), ellos nun s’avergoñen de que los demás sepan que son llambiones, y cuiden que los otros nun conocen nin saben que los munchos ayunos, la vianda corriente y escaso y el vivir sobriamente fai a los homes magros y ruinos y les más de les veces sanos; y si se ponen enfermos, a lo menos nun enfermen de gota, a la que suel dase por melecina la castidá y toles otres coses que pertenecen a la vida d’un modestu flaire. Y cuiden que los demás nun conocen que, amás de la vida austera, les llargues vixilies, l’orar y el disciplinase deben volver a los homes pálidos y aflixíos, y que nin santu Domingo nin san Francisco, ensin tener caún cuatro capes, non de de llana fino y tiñío nin d’otros paños xentiles, sinón fechos de llana grueso y de color natural, pa protexese del fríu y non p’aparentar se vistíen. Y forna Dios a estes coses como a les ánimes de los simplayos que los nutren-yos fai falta.

»Vueltu asina, darréu, flai Rinaldo, a los sos primeros petites, entamó visitar mui davezu a la comadre; y darréu que medrare la so fachenda, con más instancia qu’enantes entamó solicita-y lo qu’él d’ella deseaba. La bona paisana, viéndose solicitar muncho y paeciéndo-y flai Rinaldo seique más curiosu de lo que-y paeciera enantes, siendo un día mui molestada por él, recurrió a aquello que faen toes aquelles que tienen deséu de conceder lo se-yos demanda, y dixo: «¿Cómo ye, flai Rinaldo, que faen estes coses los flaires?» A lo que flai Rinaldo respondió: «Señora, en cuantes que me quite esta capa d’enriba, y quítomela con muncha facilidá, paecerévos un home fechu como los demás, y non un flaire.» La señora rió y dixo: «¡Ai, triste de min! Vós sois el mio compadre; ¿cómo diba ser posible esto? Ello tuviere mui mal fecho, y yo sentí munches veces que ye mui gran pecáu; y, de xuru, si nun lo fore, fixere lo que quixereis. Y díxo-y flai Rinaldo: «Vós sois fata si por esto lo dexáis. Yo nun digo qu’ello nun seya pecáu, pero de los mayores perdona Dios a quien s’arrepiente. Mas dicíime: ¿quién ye más pariente del vuesu fíu, yo que lu sostuvi nel bautismu o el vuesu home que lu enxendró?» La señora respondió: «Ye más pariente d’él el mio home.» «Y dicís la verdá,» dixo’l flaire «y el vuesu home ¿nun se fuelga con vós?» «Home, claro» respondió la señora. «Darréu» dixo’l flaire «y yo, que so menos pariente del vuesu fíu que non el vuesu maríu, tamién debo poder folgame con vós como’l vuesu maríu.»

»La señora, que nun sabía lóxica y de pocu emburrión tenía menester, o creyó o fixo como que creyía que’l flaire dicía la verdá, y respondió: «¿Quién diba saber responder a les vueses sabies pallabres?»; y dempués, non ostante’l compadralgu, dexóse llevar a faer los sos placeres. Y  nun lo fixenon una vez solamente, sinón que, teniendo más facilidá so la cobertoria del compadralgu, darréu que la sospecha yera menor, más y más veces volvienon xuntos. Mas, ente les otres, una avieno que, viniendo flai Rinaldo a casa la señora y viendo qu’ellí nun había naide más qu’una criadina de la señora, mui guapa y prestosa, mandó al so compañeru con ella al palcu los palombos a enseña-y el padrenuesu, y él cola señora, que llevaba de la mano al so fiín, entranon na cámara y, enzarraos dientro, sobre un diván que taba ellí, entamanon trebeyar. Y tando d’esti xeitu, asocedió que tornó’l compadre y, ensin que naide nun lu sintiere, foi a la puerta la cámara y picó y llamó a la señora. Madonna Agnesa, sintiendo esto, dixo: «Yo to muerta, que ta equí’l mio home; agora va decatase de cuála ye la razón del nuesu tratu.» Taba flai Rinaldo esnudu, esto ye, ensin capa y ensin escapulariu, en tuniciella[1]; quien, oyendo esto, dixo: «Vós dicís la verdá; si yo tuviere vistíu, de dalgún mou m’escusare; mas si-y abrís la puerta y m’atopa asina, nenguna escusa podrá dase.»

»La señora, agabitada por sópitu determín, díxo-y: «Vistíivos; y en vistiéndovos, coyéi en cuellu al vuesu afiáu y escuchái bien lo que yo-y diga, de mou que les vueses pallabres tean dempués d’acordies coles mios; y dexáime faer a min.» El bon home nun dexare entá de picar a la puerta, y la muyer dixo «Yá vo», y llevantóse, y, con bona cara, foi a la puerta la cámara y abrióla y dixo: «Mio maríu, bien te digo que vieno’l nuesu compadre flai Rinaldo, y mandólu Dios; que, de xuru, de nun venir, perdiéramos güei al nuesu neñu.»

»Cuando’l fatu santeru sintió esto ablucó y dixo: «¿Cómo ye, ho?» «Oh, mio maríu,» dixo la señora «viéno-y enantes d’esmenu un vayíu que yo bien creyí que tuviere muertu y nun sabía nin qué faer nin qué dicir, y vieno entós el nuesu compadre flai Rinaldo y, coyéndolu en cuellu, dixo: ‘Comadre, esto son llombrices que tien en cuerpu, que tán allegándose-y al corazón y diben matalu de xuru; mas nun tengáis mieu, que yo he esconxurales y fadréles morrer a toes, y enantes que yo marche d’equí vós vais ver el rapacín tan sanu como nunca nun lu viestis.’ Y darréu que tu yeres necesariu pa dicir delles oraciones, y nun supo atopate la criada, fíxo-y diciles al so compañeru nel sitiu más altu de la nuesa casa, y él y yo entremos equí en dientro. Y darréu que naide más que la madre’l neñu pue tar presente en serviciu talu, pa qu’otros nun nos molestaren, equí nos pesllemos; y entá lu tien él en cuellu, y cuido yo qu’él nun espera sinón que’l so compañeru acabe de dicir les oraciones, y yá acabaría, darréu que’l rapacín yá recordó.» Al santeru, que creyía ensembre estes coses, tanto lu conmovió l’afeutu que sentía pol fíu, que de nenguna manera-y pasó pela cabeza l’engañu de la muyer, sinón que, aventando un gran sospiru, dixo: «Quiero dir velu.» Dixo la señora: «Nun vaigas, que diba cayer en sucu baxeru lo que se fixo; espera, quiero ver si pues dir y yá te llamo.» Flai Rinaldo, qu’oyérelo too y vistiérese aína y garrare’l neñu en cuellu, dempués que dispunxo les coses al so mou, llamó: «Á comadre, ¿nun ye’l compadre a quien sentí?» Contestó’l santeru: «Micer, sí.» «Entós» dixo flai Rinaldo «veníi equí»; el santeru foi alló, y flai Rinaldo díxo-y: «Tenéi al vuesu fíu, sanu pola gracia de Dios, cuando bien creyí, apocayá, que nun dibeis velu vivu al atapecer; y fadréis bien en faer poner una estatua de cera del so grandor a llaude de Dios delantre la figura de micer san Ambrosio, polos méritos de quien Dios vos fixo esta gracia.» El neñu, viendo a so pá, corrió a la so escontra y fíxo-y fiestes como faen los neños pequeños; y esti, coyéndolu en cuellu, esllagrimando non d’otra miente que si de la fuexa lu sacare, entamó besalu y a da-y les gracies al so compadre que-y lu sanare.

»El compañeru de flai Rinaldo, que non un padrenuesu, sinón seique más de cuatro-y adeprendiere a la criadina, y diére-y una bolsina de filo blanco que-y diera a él una monxa y fixérela la so devota, sintiendo llamar al santeru a la cámara la muyer, fora selemente a un sitiu del que podía ver y oyer lo qu’ellí se faía; y viendo la cosa en bonos términos, baxó abaxo y, entrando na cámara, dixo: «Flai Rinaldo, les cuatro oraciones que me mandestis, díxiles toes.» A lo que flai Rinaldo dixo: «Mio hermanu, tienes bona brenga, y fixéstislo bien. En cuantes a min, cuando’l mio compadre llegó, nun dixera más que dos, mas el Señor Dios, polos tos trabayos y polos mios, fíxonos la gracia de que’l neñu cure.»

»El santeru fixo trayer bon vinu y dulces y fixo honor al so compadre y al compañeru con aquello qu’ellos más teníen necesidá que d’otra cosa; dempués, saliendo de casa en xunto con ellos, acomendó-ylos a Dios, y ensin más allancia, fayendo faer la imaxe de cera, mandó engolála coles otres delantre la figura de san Ambrosio, mas non na d’aquel de Milán.



[1] Nel orix. tonacella: ‘eccl. nella liturgia cattolica, seconda tonaca, senza cappuccio o collare, indossata da ecclesiastici o religiosi sotto la tonaca esterna’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/tonacella).

mércores, 24 de agosto de 2016

Decamerón VII,2 (Boccaccio)


[VII,2] Peronella mete al so amante nuna pipa al tornar l’home a casa; y queriendo vendela’l maríu, ella diz que-y la vendió a ún que ta en dientro pa ver si-y paez sólida; y esti, saltando afuera d’ella, fai rasquetala al maríu y, dempués, llevá-yla a so casa.



Con grandísima risa foi la novela d’Emilia escuchada y la oración por bona y por santa emponderada por toos; y en llegando esta a la so fin, ordenó’l rei a Filostrato que siguiere; quien entamó:

—Mios señores queríes, son tantes les burlles que los homes vos faen, y especialmente los maríos, que, cuando dalguna vez avién qu’una muyer fai dalguna al maríu, vós nun debiereis solamente tar contentes de qu’ello asocediere o de sabelo o d’oyelo dicir a dalguién, sinón que debiereis vós mesmes dir diciéndolo per dayures, col envís de que los homes conozan que, si ellos saben, les muyeres, d’otra parte, tamién saben; lo que nun pue dexar de sevos útil, darréu que, cuando daquién sabe qu’otru sabe, nun se pon demasiao llixeramente a querer engañalu. ¿Quién dulda, darréu, que lo que güei al rodiu esta materia vamos dicir, siendo conocío polos homes, non-yos seya grandísima ocasión de refrenase en burllavos, sabiendo que vós del mesmu xeitu, si queréis, vais saber burllavos? Ye, darréu, la mio intención, cuntavos lo qu’una mocina, magar de baxa condición fore, cuasi nun momentu, y pa la so salvación, fixo al maríu.

»Apocayá qu’en Nápoles un probe home tomó por muyer una formosa y curiosa mocina llamada Peronella, y él col so oficiu, que yera d’albañil, y ella filando, ganando bien poco, la so vida rexíen lo meyor que podíen. Asocedió qu’un mozu galantiador, viendo un día a esta Peronella y prestándo-y pola vida, namoróse d’ella; y tanto d’un mou y d’otru la solicitó, que familiarizóse con ella. Y pa poder tar xuntos, apautanon ente sí lo siguiente: como’l maríu d’ella se llevantaba ceo toles mañanes pa dir trabayar o buscar trabayu, que’l mozu quedare nun sitiu d’onde lu viere salir afuera; y siendo’l barriu onde taba, que llamábase Avorio, mui solitariu, desque saliere, qu’en casa d’ella entrare; y fixénonlo asina munches vegaes. Sicasí, una mañana ente otres, avieno que, darréu que’l bon home saliere afuera, Giannello Scrignario, qu’asina se llamaba’l mozu, entró en casa y tando con Peronella, dempués d’un cachu, cuando en tol día nun solía volver, volvió pa casa; y atopando la puerta trancada per dientro, picó y dempués de picar entamó dicir pa sigo: «¡Oh Dios, lloáu seyas siempre tu, que, magar me fixesti probe, a lo menos consoléstime con bona y honesta moza por muyer! Ve cómo ella peslló darréu la puerta per dientro, en cuantes que salí, col envís de que naide nun pudiere entrar equí que la moleste.»

»Peronella, sintiendo al maríu, al que conoció nel mou de picar, dixo: «¡Atiendi! ¡Mio Giannel, muerta to, que ta equí’l mio home, al que Dios castigue, que yá volvió; y nun sé esto qué quier dicir, qu’él nun tornó enxamás a esta hora; seique te vio de la qu’entresti! Mas pol amor de Dios, sía como quier, entra nesta pipa que ves ehí, y yo vo dir abri-y, y vamos ver qué quier dicir esto de tornar esta mañana tan ceo a casa.»

»Giannello entró darréu na pipa, y Peronella foi a la puerta a abri-y al maríu y, con un focicu d’equí a allalantre, díxo-y: «¿Y qué novedá ye esta, que vuelves esta mañana tan ceo a casa? Polo que me paez ver, nun quies faer nada güei, que véote tornar cola ferramienta na mano; y si faes eso, ¿de qué vamos vivir? ¿d’ónde vamos sacar el pan? ¿Cuides que vo sufrir que m’empeñes el refaxu y la otra ropa mío, que nun faigo día y nueche otro que filar, tanto que la carne llevantóseme de la uña, pa poder a lo menos tener aceite colo que prienda la nuesa llámpara? Maríu, maríu, nun hai vecina equí que nun se maravíe nin faiga burlles de min, de tanta fatiga cuanta arrecostino: y tu vuelves a casa mano sobre mano cuando debieres tar nel to trabayu.»

»Y dicho esto, chóse a llorar, y entamó dicir de nuevo: «¡Ai de min, triste de min, infeliz de min, en qué mala hora nací, en qué mal puntu vini equí! ¡Que pudi tener un mozu de perendengues y nun lu quixi, pa dar con esti que nun piensa en quién trexo a casa! Les otres pásenlo en grande colos sos amantes, y nun hai dala que nun tenga quién dos y quién tres, y esfruten y amuesen a los maríos la lluna pol sol; y yo, ¡mísera de min! porque so bona y nun m’esmolezo por asuntos talos, sufro males y mala ventura; ¡yo nun sé por qué nun acueyo estos amantes como faen les otres! Entiendi bien, mio maríu, que si yo quixere obrar mal, atopare bien con quién, qu’hailos bien gayardos que m’amen y me quieren bien, y mandánonme ufiertes de munchos cuartos, o si quiero ropa y xoyes, y enxamás nun me lo sufrió’l corazón, darréu que yo nun fui fía de muyer pa ello; ¡y tu tornes a casa cuando teníes que tar trabayando!»

»Dixo’l maríu: «¡Bah, muyer, nun t’enfociques, por Dios! Ello ye cierto que fui trabayar, mas vese que nun lo sabes, como yo mesmu nun lo sabía. Güei ye la fiesta de san Galeone y nun se trabaya, y por ello volví a esta hora a casa; mas non por ello dexé de fornir y atopar mou de que tengamos pan pa más d’un mes, que vendí a esti que ves equí conmigo la pipa que sabes que cuantayá que mos estorba en casa; y dame por ella cinco lliriaos[1].»

»Dixo entós Peronella: «Y too esto ye ocasión del mio dolor; tu, que yes home y vas per ehí y deberíes conocer les coses del mundu, vendiesti una pipa por cinco lliriaos, que yo, muyer, que nun fui enxamás malpenes afuera la puerta, viendo lo que molestaba en casa, vendí-yla por siete a un bon paisanu que, cuando tu volviesti, entró en dientro d’ella pa ver si yera sólida.»

»Cuando’l maríu oyó esto, púnxose más que contentu y díxo-y al que viniere con él pa ello: «Bon paisanu, vete con Dios, que yá oyes que la mio muyer vendióla por siete, mientres tu nun me dabes más que cinco.» El bon home díxo-y: «¡En bona hora seya!» y marchó. Y Peronella díxo-y al maríu: «Ven, hom, darréu que tas equí, y ve con él en xunto los nuesos asuntos.» Giannello, que taba coles oreyes llevantaes pa ver si debía temer o protexese por daqué, oyíes les pallabres de Peronella, llanzóse aína afuera la pipa; y como si nada nun sintiere de la vuelta’l maríu, entamó dicir: «¿Aú tais, bona muyer?» A quien el maríu, que yá venía, dixo: «Equí to, ¿qué quies?» Dixo Giannello: «¿Quién yes tu? Yo quiero falar cola paisana cola que fixi’l tratu d’esta pipa.» Dixo’l bon home: «Failo conmigo con esfotu, que so’l so maríu.» Dixo entós Giannello: «La pipa paezme bien sólida, mas paezme que tuviestis dientro fieces, que ta dafechu enrabada de nun sé qué cosa tan seca que nun so quitala coles uñes, y nun vo llevala si nun la veo llimpia primero.» Díxo-y entós Peronella: «Non, por eso nun va quedar el tratu; llímpialo too’l mio maríu.» Y el maríu dixo: «Sí, de xuru», y dexando la so ferramienta y quedando en mangues de camisa, fixo prender una llume y que-y dieren una rasqueta y entró en dientro y entamó rasquetar.

»Y Peronella, como si quixere ver lo que faía, metió la cabeza pela boca la pipa, que nun yera mui grande y, arriendes, ún de los brazos col llombu enteru, y entamó dicir: «Rasqueta equí y equí y tamién ellí» y «Mira, equí quedó una migayina.» Y mientres asina taba y al maríu enseñaba y señalaba, Giannello, que malapenes nun satisfixere entá’l so deséu aquella mañana cuando’l maríu vieno, viendo que como quería nun podía, preocupóse por satisfaelu como pudiere; y averándose a ella, que tenía tapada ensembre la boca la pipa, y d’aquel xeitu que nos anchos campos los desenfrenaos caballos y d’amor encesos asalten a les yegües de Partia, a efeutu llevó’l xuvenil deséu; y cuasi nun mesmu puntu algamó él la perfeición y acabó de rasquetase la pipa, y él apartóse y Peronella sacó la tiesta de la pipa y el maríu salió afuera. Polo que Peronella dixo a Giannello: «Ten esta lluz, bon home, y mira si ta llimpia al to gustu.» Giannello, mirando dientro, dixo que taba bien y que taba contentu; y, dándo-y siete lliriaos, fíxo-y llevala a so casa.



[1] Orix. gigliati. Gigliato: ‘il fiorino di Firenze’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/gigliato).

Decamerón VII,1 (Boccaccio)


[VII,1] Gianni Lotteringhi siente de nueche picar a la so puerta; espierta a la muyer, y ella fai-y creer que ye una bisarma; van a esconxurala con una oración, y dexen de picar.



—Mio señor, yo apreciare enforma, si a vós vos prestare, qu’otra persona que yo diere entamu a tan formosa materia como ye aquello de que debemos falar; mas, desque vos presta que yo a toles otres asegure[1], he faelo de bon aquel. Y he inxeniámeles, queridísimes señores, pa dicir cosa que vos pueda ser útil nel porvenir, darréu que, si les otres son tan medranoses como yo, y máximamente no que fai a una bisarma (la que sabe Dios que yo nun sé qué cosa seya nin tampoco atopé a naide que lo supiere, inda que toes la temamos igualmente), pa tornar aquella cuando venga a por vós, tando bien sollertes a la mio novela, podréis adeprender una santa y bona oración, y mui valiosa pa ello.

»Hebo yá bonavá en Florencia, en barriu de San Brancazio, un vendedor d’estame, que-y llamaben Gianni Lotteringhi, home más afortunáu na so arte que sabiu n’otres coses, darréu que, teniendo daqué de simple, faíenlu mui davezu cabezaleru de los laudeses[2] de Santa María la Nueva, y tenía qu’ocupase de la so escuela de cantu, y llevaba otros asuntos asemeyaos mui davezu, polo qu’él teníase en muncho; y aquello ascedía-y porque mui davezu, como home de posición, ufría bones pitances a los flaires. Y estos, darréu que-y sacaben con frecuencia cuál unes calces y cuál una capa y cuál un escapulariu, deprendíen-y bones oraciones y dáben-y el padrenuesu en vulgar y la canción de san Alexu y el llamentu de san Bernardo y la lauda[3] de doña Matelda y otres tales canciones qu’él apreciaba enforma y toes les observaba pola salú de la so alma mui dilixentemente. Agora, tenía esti una formosísima y atractiva muyer por esposa, que tenía por nome doña Tessa y que foi fía de Mannuccio de la Cuculia, mui sabia y apuante; quien, conociendo la simplicidá del maríu, y tando namorada de Federigo de Neri Pegolotti, que yera mozu curiosu y frescu, y él d’ella, arregló con una criada d’ella que Federigo viniere fala-y a un llugar mui guapu que’l dichu Gianni tenía en Camerata, onde ella taba tol branu; y Gianni venía ellí a cenar y a dormir dalguna vez y, pela mañana, volvía a la tienda y, dacuando, a los sos laudeses. Federigo, que deseábalo ensin midida, garrando la ocasión, un día que se-y mandó, al escurecer, foi allá y, al nun venir pela nueche Gianni, con bien de vagar y con munchu prestu cenó y durmió cola señora; y tando ella nos sos brazos pela nueche enseñó-y seis de les laudes del so maríu. Mas nun entendiendo ella qu’esta fore la última vez, como yera la primera, nin Federigo tampoco, col envís de que nun tuviere la criada cada vez que dir buscalu, arreglanon xuntos esta manera: qu’él, cadaldía, cuando fore o tornare d’una posesión suya que taba dalgo más abaxo, arreparare nuna viña que taba al llau de la casa d’ella y qu’él diba ver una calavera de burru enriba un palu de los de la viña; y cuando la viere col focicu vueltu contra Florencia, con seguridá y ensin falta, que viniere a ella al atapecer, y si nun atopaba la puerta abierta dafechu, que picare tres veces y ella abriría-y; y cuando viere’l focicu la calavera vueltu contra Fiésole, que nun viniere ellí, darréu que Gianni taría ellí. Y, fayendo d’esti xeitu, tuvienon munches vegaes xuntos. Mas ente les otres veces una avieno que, debiendo Federigo cenar con doña Tessa, fayendo ella cocer dos grandes capones, asocedió que Gianni, que nun debía venir, vieno mui tarde; lo qu’a la muyer pesó n’abondo, y él y ella cenanon un poco carne salao que fixere cocer a parte. Y a la criada fíxo-y llevar nun mantel blancu los dos capones cocíos y munchos güevos frescos y un frascu de bon vinu a un xardín de so, nel que se podía andar ensin andar pela casa, y au ella avezaba cenar con Federigo dalguna vez, y díxo-y que punxere les coses al pie d’una pescal que taba al llau d’un pradín. Y tantu foi el disgustu qu’ella tenía, que nun s’alcordó de dici-y a la criada qu’esperare a que Federigo viniere y que-y dixere que taba ellí Gianni y que tomare les coses del güertu. Polo que, diendo ella y Gianni a la cama, y de mou asemeyáu la criada, nun pasó munchu tiempu ata que Federigo vieno, y picó una vez selemente a la puerta, que taba tan cerca la cámara que Gianni sintiólo darréu, y la muyer tamién; mas, col envís de que Gianni nun pudiere sospechar nada d’ella, fíxose la dormida.

»Y esperando un migayu, Federigo picó la segunda vez; polo que Gianni, ablucando, plizcó un poco a la muyer, y díxo-y: «Á Tessa, ¿sientes tu lo que yo? Ello paez que picanon a la nuesa puerta.» La muyer, qu’oyérelo muncho meyor qu’él, fixo como qu’esconsoñaba, y díxo-y: «¿Cómo dices, hom?» «Digo» dixo Gianni «que me paez que picanon a la puerta.» Dixo la muyer: «¿Piquen, hom? Oime, mio Gianni, ¿nun sabes lo qu’ello ye? Ye la bisarma, de la que tuvi estes nueches la mayor medrana qu’enxamás se tevo, tala que, cuando la sentí, escondí la tiesta y nun tuvi yá valor pa sacala ata en siendo de día.» Dixo entós Gianni: «Anda, muyer, nun tengas medrana si ye ella, que yo dixi enantes el Te lucis y la Intemerata y tantes otres bones oraciones, cuando fui pa la cama, y tamién persigné la cama d’esquina a esquina nel nome del Padre y del Fíu y del Espíritu Santu, y nun fai falta tener llercia: qu’ella nun pue, por munchu poder que tenga, faenos dañu.»

»La muyer, col envís de que Federigo, por ventura, otro nun sospechare y s’enfocicare con ella, deliberó que debía llevantase y fae-y saber que Gianni taba ellí; y díxo-y al maríu: «Ta bien, tu di les tos pallabres; yo, pela mio parte, nun me vo tener por salvada nin segura si nun la esconxuramos, yá que tas equí tu.» Dixo Gianni: «¿Y cómo s’esconxura?» Dixo la muyer: «Yo bien sé esconxurala, qu’antayeri, cuando fui a Fiesole a la perdonanza, una d’aquelles ermitañes, que ye, mio Gianni, la más santa cosa (que Dios te lo diga por min) viéndome tan apavoriada, adeprendióme una santa y bona oración y dixo que la probare munches vegaes enantes que fore ermitaña, y que siempre-y valiere. Mas sabe Dios que yo nun tendría enxamás valor pa dir sola a probala; mas agora que tas tu, quiero que vaigamos los dos a esconxurala.»

»Gianni díxo-y que taba d’alcuerdu; y, llevantándose, fonon entrambos selemente a la puerta, na qu’inda esperaba, afuera, Federigo, yá sospechando; y allegaos ellí, díxo-y la muyer a Gianni: «Agora cuspi cuando yo te lo diga.» Díxo-y Gianni: «Ta bien.» Y la muyer entamó la oración y dixo: «Bisarma, bisarma, que de nueche vas, col rabu arrechu viniesti, col rabu arrechu marcharás; vete al güertu, y al pie la pescalona atoparás untu grasoso y cien cagayones de la mio pita; pon la boca en bocín y marcha llueu, y nun nos manques nin a min nin al mio Gianni», y dicho asina, díxo-y al maríu: «Cuspi, Gianni» y Gianni cuspió. Y Federigo, que taba afuera y sentía esto, yá llibre de toa celosía, magar la so tristura, tenía tantes ganes de rir qu’españaba y, seliquino, cuando Gianni cuspía, dicía: «Los dientes.»

»La muyer, dempués que d’esti xeitu esconxuró tres veces la bisarma, volvió pa la cama col home. Federigo, que con ella esperaba cenar, darréu que nun cenare y pescanciando bien les pallabres de la oración, marchó al güertu y atopando al pie de la pescalona los dos capones y el vinu y los güevos, llevólos pa so casa y cenó prestosamente; y dempués, atopándose otres veces cola muyer, muncho rió con ella d’esti esconxuru.

»Cierto ye que dicen dellos que la muyer volviere bien el craniu’l burru contra Fiesole, mas qu’un llabrador que pasaba pela viña diére-y con una cachaba y, fayéndolu xirar y xirar, quedare vueltu contra Florencia, y poro, Federigo, creyendo que lu llamaben, viniere; y que la muyer dixere la oración d’esti xeitu: «Bisarma, bisarma, vete con Dios, que la tiesta del burru nun volví yo, mas foi otru, que Dios lu castigue, y yo equí to, col Gianni de mio»; polo que, marchando, quedare ensin ablugu y ensin cena. Mas una vecina mía, que ye una paisana mui vieya, dizme que la una y la otra fonon verdá, d’acordies colo qu’ella conociere siendo neña; mas que lo último nun-y asocediere a Gianni Lotteringhi, mas a ún que se llamó Gianni de Nello, que taba en Porta San Piero, non menos faltosu que lo foi Gianni Lotteringhi. Y, poro, mios señores queríes, a la vuesa eleición vos dexo garrar la que más vos preste de les dos, o entrambes si queréis: elles tienen grandísima virtú pa tales coses, como per esperiencia oyestis; adeprendéiles, y que podáis sacar provechu tamién.



[1] ‘dea seguridá’ o ‘dea valor’.
[2]cantore o compositore di laude sacre’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/laudese).
[3] ‘composizione poetica di argomento religioso e intonazione popolare, caratteristica della letteratura italiana medievale’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/lauda).

martes, 23 de agosto de 2016

Decamerón VI,10 (Boccaccio)


[VI,10] Flai Cebolla promete a dellos llabradores amosa-yos la pluma del ánxel Gabriel; al alcontrar en cuenta d’ella carbones, diz-yos que son d’aquellos que rustienon a san Llorienzo.



Una y bones acabó caún de la compañía de cuntar la so novela,  conoció Dioneo que-y tocaba a él falar; y por mor d’ello, ensin esperar por demás una orde solemne,  imponiendo silenciu a los que l’agudez de Guido emponderaben, entamó: 

—Gracioses señores, inda que tenga por privilexu poder falar de lo que más me preste, güei nun teo intención de xebrame d’aquella materia de lo que toes vosotres falestis mui afayadizamente; mas, siguiendo les vueses güelgues, cunto mostravos cuánto de cautamente, con sópitu remediu, ún de los flaires de san Antonio fuxó d’un escarniu que-y apareyaren dos mozos. Y nun deberá sevos penoso que, por cuntar bien la novela  completa, m’estienda daqué al falar, si miráis al sol que tovía ta metanes del cielu.

»Certaldo, como seique pudiestis oyer, ye un castiellu[1] de Valdelsa asitiáu nos nuesos campos, que, magar seya pequeñu, yá cuantayá que lu habitanon homes nobles y de cuartos; al que, darréu qu’atopaba bon pascu, avezó dir per llargu tiempu tolos años una vez, a recoyer les llimosnes que-y daben los fatos, ún de los flaires de san Antonio, que tenía por nome flai Cebolla, quiciabes non menos pol nome que por otra devoción bien vistu ellí, desque aquel terrén producía cebolles famoses per tola Toscana. Yera esti flai Cebolla pequeñu de la persona, pintu la rama y gayoleru nel rostro, y el más campechanu’l mundu; y arriendes d’esto, nun teniendo ciencia dala, tan óptimu falador y tan rápidu yera, que quien nun lu conociere, non solamente lu estimare un gran retóricu,  mas dixera que yera Tulio mesmu o seique Quintiliano; y cuasi de tolos de la comarca yera  compadre o amigu o bienqueríu. 

»Y esti, según el so vezu, una vez ente otres del mes d’agostu, allá foi; y un domingu pela mañana, viniendo tolos bonos homes y muyeres de los llugares de la redolada a misa a la parroquia, cuando tiempu-y paeció, fayéndose alantre, díxo-yos: «Señores y dames, como vós sabéis, la vuesa costume ye mandar tolos años a los probes del barón micer san Antonio daqué del vuesu granu y del vuesu pan, quién poco y quién abondo, d’acordies col so poder y la so devoción, col envís de que’l beatu san Antonio vos seya guardia de los gües y de los pollinos y de los gochos y de les oveyes de vueso; y arriendes d’ello, avezáis pagar, y especialmente aquellos que tán inscritos na nuesa compañía, esa pequeña cantidá que se paga una vez al añu. Y a recoyer estes coses mandóme’l mio mayor, esto ye, el señor abá; y darréu d’ello, cola bendición de Dios, dempués de nona[2], cuando oigáis tocar les campanines, veníi equí afuera la ilesia au yo, al mou avezáu, vos fadré la predicación, y besaréis la cruz; y amás d’esto, darréu que conozo que sois toos devotísimos del santu barón señor Antonio, como gracia especial, vo amosavos una santísima y formosa reliquia, que yo mesmu trexi yá bonavá de les santes tierres d’ultramar; y esta ye una de les plumes del ánxel Gabriel, que quedó na cámara de la Virxe María cuando elli vieno visitala a Nazaret.»

»Y dicho esto calló y volvió a la misa. Había, cuando flai Cebolla dicía estes coses, ente los otros munchos, na ilesia, dos mozos perastutos, llamáu ún Giovanni del Bragoniera y l’otru Biagio Pizzini,  los que, dempués que rienon daqué de la reliquia  de flai Cebolla, magar yeren mui amigos d’él  y de la so compañía, propunxénonse gasta-y con esta pluma dalguna broma. Y conociendo que flai Cebolla almorzaba pela mañana en castiellu con un amigu so, cuando lu sintienon a la mesa baxanon a la cai, y fonon al albergue au s’agospiaba’l flaire con esti propósitu: que Biagio debía dar la llápara col  criáu de flai Cebolla y Giovanni debía buscar ente les coses del flaire esta pluma, fora la que fore, y quitá-yla, pa ver cómo diba falar él dempués al pueblu d’esti asuntu. 

»Tenía flai Cebolla un criáu suyu al que dellos llamaben Guccio Balena y otros Guccio Imbratta, y daquién llamábalu  Guccio Porco; y esti yera tan feu, qu’ello nun ye cierto qu’enxamás Lippo Topo fixere dalgún que lo fore tanto.  Del que munches vegaes flai Cebolla avezaba burllase cola so compañía y a dicir: «El mio criáu tien nél nueve coses tales que, si una cualquiera d’elles tuviere en Salomón o n’Aristóteles o en Séneca, tuviere puxu pa estropiar tola so virtú, tola so sencia, tola so santidá.  ¡Pensái, darréu, qué home debe ser esti, nel que nun hai virtú nin sencia nin santidá dalguna, y teniendo nueve coses!»; y entrugáben-y dalguna vez cuáles yeren estes nueve coses y él, puestes en versu, respondía: «Vo dicívosles: él ye calmosu, pegañosu y mentirosu; neglixente,  desobediente y maldicente; descuriáu, esmemoriáu y mal educáu; ensin cuntar que tien dalgunes otres tachuques con estes que ye meyor callales. Y lo que ye sumamente de risa no que fai a los sos fechos ye qu’él, en tolos sitios, quier garrar muyer y arrendar casa; y teniendo la barba grande y prieta y grasosa, paez-y ser tan formosu y prestosu que piensa que cuantes femes lu ven namórense toes d’él, y si lu dexaren, anduviere tres de toes perdiendo la correa. Y ye cierto que me resulta d’una gran axuda, darréu qu’enxamás nun me quier falar naide tan en secreto qu’él nun quiera oyer la so parte;  y si asocede que m’entruguen daqué, siente tan grande medrana de que yo nun sepa responder, que respuende llueu elli sí o non, según xulga que convién.» A esti, dexándolu n’abergue, mandáre-y flai Cebolla que guardare bien que naide nun tocare  les sos coses, y especialmente les sos alforxes, darréu que, naquelles, taben les coses sacres.

»Mas Guccio Imbratta, que taba más ganosu de tar na cocina qu’enriba la rama verde’l reiseñor, y más entá si golifaba dalguna criada per ellí, viendo na del anfitrión una grasosa y gorda, y pequeña, y mal fecha, con un par de perendengues qu’abultaben dos cestones de cuchu y con un rostru qu’abultaba de los Baronci, sudada ensembre, grasienta y afumada, non d’otra miente que s’arrefundia la utre al carnáu, dexando la cámara de flai Cebolla abierta y toles sos coses abandonaes, per ellí remaneció; ya inda que fore agostu, sentáu al par del fueu, entamó con ella, que llamábase Nuta, a entrar en pallabres y a dici-y qu’él yera home xentil per procurador[3] y que tenía más de milientainueve florinos, ensin aquellos qu’él tenía de dar a otru, que yeren otros tantos más o menos, y qu’él sabía faer y dicir tantes coses que nin el dómine unquanque[4]. Y ello ensin mirar un capiellu suyu sobre’l qu’había tantu untu, que condimentare la caldera d’Altopascio, y un xugonín suyu rotu y remendáu y esmaltáu de gochume al rodiu’l pescuezu y embaxo los sobacos, con más llamparones y de más colores qu’enxamás tuvienon los paños tártaros o los indios, y les sos zapatielles rotes dafechu y les calces descosíes, y díxo-y, como si fore’l Señor de Ciastiglione, que quería vistila y regala-y traxes y sacala d’aquella catividá de tar en casa d’otru y ensin tener gran posesión ponela n’esperanza de meyor fortuna y bien d’otres coses; les que, magar-y les dixo mui afeutuosamente, toes en vientu convertíes, como les más de les sos empreses faíen,  volviénonse en nada. Atopanon, darréu, los dos mozos a Guccio Porco ocupáu al rodiu Nuta; y contentos con ello, darréu qu’aforraben la metada la so fatiga, nun-yos lo torgando naide, entranon na cámara de flai Cebolla, qu’alcontranon abierta, y la primer cosa qu’entainanon a buscar foi l’alforxa na que taba la pluma; y abierta esta, atopanon nun gran paquete de cendal, envuelta,  una caxina pequeña; y n’abriéndola, atopanon nella  una pluma d’aquelles del rabu d’un papagayu, que pensanon que debía ser la qu’él prometiere amosar a los certaldenses. Y, de xuru, ello podía naquellos tiempos faer creyelo fácilmente, darréu qu’inda nun trespasaren a la Toscana los luxos d’Exiptu, nun siendo en pequeña cantidá, como dempués en grandísima abondanza,  con esfaimientu de toa Italia, trespasanon; y si poco conocíos yeren, naquella comarca cuasi  en nada los conocíen los sos habitantes; enantes, calteniéndose entá la ruda honestidá de los antiguos, nun ye yá que nun vieren papagayos, sinón que, de llargo, la mayor parte, enxamás nun oyeren falar d’ellos.

»Contentos, darréu, los mozos, d’atopar la pluma, garranon aquella y, pa nun dexar  la caxina vacía, viendo carbones nun requexu la cámara, enllenanon con aquellos la caxina; y una y bones la enllenanon y dexanon toles coses como les atoparen, ensin ser vistos, marchanon contentos cola pluma y punxénonse a esperar lo que flai Cebolla diba dicir al atopar carbones en cuenta la pluma. Los homes y les muyeres cenciellos que taben na ilesia, desque sintienon que diben ver la pluma del ánxel Gabriel dempués de nona, dicha la misa, volvienon a casa; y dicho esto d’un vecín a otru y d’una comadre a la otra, desque xintanon toos ellos, tantos homes y tantes muyeres acudienon al castiellu, que malpenes coyíen ellí,  esperando con deséu ver esta pluma.

»Flai Cebolla,  desque xintó bien y durmió dempués un cachu, llevantóse un  poco dempués de nona y, sintiendo la multitú grande de llabradores que viniere ver la pluma,  mandó a Guccio Imbratta que xubiere coles campanines y traxere les sos alforxes. Y esti, dempués que con fatiga se xebró de la cocina y de Nuta, coles coses  demandaes, con pasu sele, alló foi; y llegáu ellí ensin fuelgu, darréu que’l beber agua fixére-y medrar muncho’l cuerpu, por orde de flai Cebolla, marchó embaxo la puerta la ilesia, y entamó tocar fuertemente les  campanines. Au, dempués que’l pueblu ensembre s’axuntó, flai Cebolla, ensin decatase de que-y tocaren nada de lo so, entamó la so prédica y en favor de los sos fechos dixo munches pallabres; y llegando al puntu en que debía amosar la pluma del ánxel Gabriel, fecha primero con gran solemnidá la confesión, fixo prender dos antorches y, desenvolubrando adulces el cendal, quitando primero’l caperuchu, sacó afuera la caxina. Y diches de mano dalgunes pallabrines a lloor y a ponderanza del ánxel Gabriel y de la so reliquia, abrió la caxina. Y cuando la vio enllena carbones, nun sospechó que-y lo fixere Guccio  Balena, darréu que nun daba pa tanto, nin lu maladixo por guardar mal qu’otru nun lo fixere, mas censuróse tácitamente a sí mesmu, por encomenda-y a él la guarda de les sos coses, conociéndolu,  como lu conocía, neglixente, desobediente, descuriáu y esmemoriáu.  Mas, sicasí, ensin mudar color, alzando’l rostru y les manes al cielu, dixo de mou que toos lu oyenon: «¡Oh, Dios, emponderáu seya siempre’l to poder!»

»Dempués, pesllada la caxina y vueltu al pueblu, dixo: «Señores y dames, vós debéis saber que, siendo yo tovía mui nuevu, mandóme’l mio superior a aquelles partes au apaez el sol, y comendóseme con espresu mandamientu que guetare tanto qu’atopare  los privilexos de Porcellana, los que, inda que como buldes nada nun costaren, muncho más útiles-yos son a otros qu’a nós. Y por mor d’ello, poniéndome en camín, partiendo de Venecia y diendo pel Burgu de los Griegos y d’ellí pel reinu del Garbu acabalgando, y per Baldacca,  aporté a Parión, d’onde, non ensin sede, dempués d’un tiempo, llegué a Cerdeña. Mas ¿por qué vos vo estremando yo tolos países nos qu’anduvi a la gueta? Aporté, pasáu’l  Brazu de San Giorgio, a Estafia[5] y a Burllia[6], países mui habitaos y con gran población; y d’ellí llegué a tierra de Mentira, au alcontré a munchos de los nuesos flaires y d’otres relixones, y toos ellos andaben esquivando’l disgustu pol amor de Dios, poco s’esmoleciendo poles otres fatigues au la so utilidá víen siguise, nun gastando nenguna otra moneda que lo que nun tenía cuñu d’aquellos países; y pasando d’ellí a la tierra d’Abruzzi, au los homes y les muyeres van en madreñes pelos montes, y visten los gochos coles sos mesmes tripes; y poco más allá atopé xente que lleva’l pan nes cachabes y el vinu nes saques; y d’ellos llegué a los montes de los Bachi, onde toles agües cuerren contra abaxo. Y, en resume, tanto anduvi qu’aporté ata la India Pastinaca, onde vos xuro pol hábitu que llevo enriba que vi volar los plumíferos, cosa increyible a quien nun los viere; mas nun me dexe nesto mentir Maso del Saggio, a quien gran mercader atopé yo allá, que frañía nueces y vendía cáscares al pormenor. Mas nun siendo quien a alcontrar lo qu’andaba guetando atopar, darréu que d’ellí pa en delantre vase pel agua, volviendo atrás, aporté a aquelles santes tierres au pel branu vos val el pan frío cuatro denarios y el caldu ye de baldre. Y atopé ellí al venerable padre’l señor Nunmeblasméis Sivospresta, dignísimu patriarca de Xerusalem. Y esti, por reverencia  del hábitu que yo siempres llevé del barón micer san Antonio, quixo que yo viere toles santes reliquies qu’él xunta sí tenía; y fonon tantes que, si yo quixere cuntávosles toes, yo nun llegare a términu en milla tala, mas, sicasí, por nun vos dexar desconsolaos, falarévos de dalguna. Elli amosóme primeramente’l deu del Espíritu Santu tan enteru y sanu como nun tevo enxamás, y el tupé del serafín qu’apaeció a san Francisco, y una de les uñes de los querubinos, y una de les costielles del Verbum-caru-fatu-ye[7] y de los vistimientos de la santa Fe católica, y delles de les rayaes de la estrella qu’apaeció a los tres Magos d’Oriente, y una ampolla del sudor de san Miguel de la que combatió col diañu, y la caxada de la Muerte de san Llázaro, y otres. Y darréu que yo llibremente-y apurrí les costeres del Monte Morello en vulgar y dellos capítulos del Caprezio qu’elli llargamente tuviere buscando, fíxome partífiz de les sos santes reliquies; y donóme ún de los dientes de la Santa Cruz y nuna ampollina dalgo del son de les campanes del templu de Salomón y la pluma del ánxel Gabriel, de la que yá vos falé, y una de les madreñes  de san Gherardo de Villamagna (que yo, apocayá, doné en Florencia a Gherardo de Bonsi, quien-y tien grandísima devoción) y diome de los carbones colos que foi rustíu’l beatísimu mártir san Llorienzo; y estes coses toes equí conmigo devotamente trexi, y téngoles toes.

»Y lo cierto ye que’l mio mayor nun m’ufrió enxamás que les amuese mentanto nun se certifique si son verdaderes o non; mas agora que per dellos milagros fechos por elles y por cartes recibíes del Patriarca se fixo cierto, concedióme llicencia pa que les amuese; mas yo, temiendo confiá-yles a naide, siempre les llevo conmigo. Cierto ye que llevo la pluma del ánxel Gabriel, col envís de que nun s’estropie, nuna caxina y los carbones colos que foi rustíu san Llorienzo n’otra; les que son tan asemeyaes la una a la otra, que munches vegaes coyí una pola otra, y al presente asocedióme; polo que,  cuidando que traxere la caxina au taba la pluma, trexi aquella au tán los carbones. Lo que nun xulgo que fore error, qu’enantes m’abulta ser cierto que fore voluntá de Dios y qu’Él mesmu punxo la caxina de los carbones nes mios manes, alcordándome yo apocayá de que la fiesta de san Llorienzo ye d’equí a dos díes. Y, poro, queriendo Dios que yo, al mostravos los carbones colos qu’él foi rustíu, prienda nes vueses ánimes la devoción que por él debéis tener, non la pluma que yo quería, mas los benditos carbones arrociaos col humor d’aquel santísimu cuerpu me fixo coyer. Y poro, fíos benditos, quitái los capiellos y averáivos equí devotamente a velos. Mas primero quiero que sepáis que cualquiera qu’estos carbones toquen col signu de la cruz, pue vivir seguru tou aquel añu de que nun ha cocelu fueu que nun sienta.

»Y dempués qu’asina dixo, cantando un llaude de san Llorienzo, abrió la caxina y amosó los carbones; los que, dempués qu’un poco la fata multitú, reverentemente, miró con almiración, con grandísimu ruíu de pies, acercánonse toos a flai Cebolla y, dando mayores ufriendes que les que daben davezu, rogáben-y toos que los tocare con ellos. Y por mor d’ello flai Cebolla, coyendo estos carbones na mano, entamó faer sobre los sos camisones blancos y sobre los xugones y sobre los velos de les muyeres les mayores cruces que-y cabíen, afirmando que tanto cuanto se gastaben al faer aquelles cruces, dempués medraben na caxina, como él probare munches vegaes. Y de tal xeitu, non ensin la so grandísima utilidá, cruciando a tolos certaldenses, pela so rápida invención,  fixo quedar escarníos a aquellos que quixeren escarnilu a él quitándo-y la  pluma. Los que, tando na so prédica y oyendo l’estrañu remediu tomáu por él y cuánto llegare de lloñe y con qué pallabres, rieren tanto que cuidanon que se-ys desencaxaba la caxada. Y dempués que marchó’l vulgu, diendo a él, cola mayor fiesta’l mundu, descubriénon-y lo que fixeren y devolviénon-y llueu la so pluma; que l’añu siguiente valió-y non menos qu’aquel día-y valieren los carbones.




[1] Refierse, propiamente, como n’otros casos, al ‘burgu’.
[2] ‘a les tres de la tarde’.
[3] ‘por delegación’.
[4] ‘que nin el so señor sabía’.
[5] Nel orix. Truffia.
[6] Nel orix. Buffia.
[7] Nel orix. Verbum-caro-fatti-alle-finestre.

luns, 22 de agosto de 2016

Decamerón VI,9 (Boccaccio)


[VI,9] Guido Cavalcanti diz honestamente villanía, con un dichu inxeniosu, a dellos caballeros florentinos que lu sorprendieren.



Decatándose la reina de qu’Emilia lliberárese de la so novela y de que naide nun quedaba por novelar nun siendo ella mesma, sacantes aquel que por privilexu tenía la vez última, entamó dicir d’esta miente: 

—Magar, nobles señores, me quitestis güei más de dos de les noveles d’ente les que yo pensare dicir una, non por ello dexó de quedame una pa cuntar, y que na so conclusión contiénse un dichu talu que seique nun se cuntó nengún de tanta sabiduría. 

»Debéis saber, darréu, que, nes dómines pasaes, hebo na  nuesa ciudá costumes mui guapes y prestoses, de les que güei nun quedó nenguna, por mor de l’avaricia que nella medró coles riqueces, y qu’esllarigóles toes. Y ente elles había una tala: que n’estremaos llugares de Florencia axuntábense los xentiles homes  de los barrios y faíen les sos compañíes de ciertu númberu, cuidando de poner ellí a talos que foren quien a arrecostinar acionadamente colos gastos, y güei ún, mañana otru,  y asina, per orde, toos poníen mesa[1], caún el so día, a tola compañía; y naquella, davezu, honraben a xentiles homes forasteros, cuando ellí aportaben,  y tamién a otros ciudadanos; y tamién se vestíen xuntos a lo menos una vez al añu, y, xuntos, los díes más notables[2]  acabalgaben pela ciudá y, dacuando, faíen armes, y máximamente peles fiestes principales o cuando llegaba a la ciudá dalguna allegre anuncia de victoria o d’otra cosa. 

»Y ente estes compañíes había una de micer Betto Brunelleschi,  na que micer Betto y los compañeros se les inxeniaren enforma p’atrayer a Guido de micer Cavalcante de los  Cavalcanti, y non ensin razón: darréu que, arriendes de qu’él foi ún de los meyores lóxicos qu’hebo mundu y óptimu filósofu natural (de lo que poco s’esmolecía la compañía), foi amás home tan cortés y de tan bones maneres y elocuencia qu’en tolo que faer quixo (y a xentil  home pertenecía) supo faelo meyor qu’otru home cualquiera; y, arriendes d’esto, yera perricu, y tanto como la llingua ye pa ello sabía honrar a quien nel ánimu-y abultaba que lo valiere. Mas micer Betto nun fore quien nunca a algamalo, y  creyía él colos sos compañeros qu’ello pasaba por mor de que Guido, especulando dalguna vez, abstrayíase abondo de los homes; darréu qu’elli, dacuando, sostenía delles opiniones de los epicurios, dicíase ente la xente vulgar qu’estes especulaciones sos yeren tan solo col envís de probar, si pudiere, que Dios nun existía.

»Agora, asocedió un día que, partiendo Guido d’Orto San Michele y viniendo pel Corso de los Adimari  ata San Giovanni, que yera davezu’l  so camín, habiendo ellí tumbes grandes de mármole, que güei tán en Santa Reparata, y munches otres al rodiu San  Giovanni, y tando él ente les columnes de pórfidu[3] qu’ende s’atopen y aquelles tumbes y la puerta de San Giovanni, que taba zarrada, xubiendo micer Betto cola so compañía d’a caballu pela plaza de Santa Reparata, viendo a Guido allá ente aquelles sepultures, dixenon: «Vamos toma-y el pelo»;  y espoliando los caballos, a xeitu d’un asaltu gayoleru echánonse-y enriba primero qu’él se decatare, y entamanon dici-y: «Á Guido, refugues ser de la nuesa compañía; mas di, cuando pruebes que Dios  nun esiste, ¿qué vas faer?»

»A los que Guido, viéndose arrodiáu por ellos, díxo-yos aína: «Señores, vós podéis dicime na vuesa casa lo que vos preste»; y puesta la mano enriba una d’aquelles tumbes, que yeren grandes, como aquel que taba perllixeru, dio un saltu y llanzóse al otru llau, y, safándose d’ellos, coló. Ellos quedanon toos mirando ún pal otru, y entamanon dicir que taba alloriáu y que lo qu’el respondiere nun quería dicir nada, darréu qu’ellí onde taben nun teníen ellos más que faer que los demás ciudadanos, nin Guido menos que cualquiera d’ellos. Y micer Betto, vueltu a ellos, díxo-yos: «Los alloriaos sois vós, si nun lu entendiestis: él díxonos honestamente  y en poques pallabres la mayor villanía del mundu, darréu que, si bien miráis, estes tumbes son les cases de los muertos, porque nelles se ponen y queden los muertos; les qu’él diz que son la nuesa casa, col envís de demostrar que nós y los otros homes inorantes y non lletraos somos, a comparanza d’él y de los otros homes de ciencia, piores qu’homes muertos, y poro, tando equí, tamos na nuesa casa.»  Entós pescancianon toos lo que Guido quixere dicir  y, avergoñándose, nunca enxamás-y gastanon yá bromes, y tuvienon pa en delantre a micer Betto por caballeru sutil y entendíu.




[1] ‘convidaben a comer’.
[2] ‘los díes festivos’.
[3] ‘piedra compauta formada por cristales de feldespatu’.

venres, 19 de agosto de 2016

Decamerón VI,6 (Boccaccio)


[VI,6] Michele Scalza prueba a dellos mozos cómo los Baronci son los homes más xentiles del mundu, o de la Marisma, y gana una cena.



Tovía ríen les señores pola curiosa y entainandiega respuesta de Giotto, cuando la reina mandó siguir a Fiammetta; quien entamó falar asina:

—Señores moces, el faer Panfilo alcordanza de los Baronci, a los que, seique, vós nun conociestis como lo fixo él, tréxome a la memoria una novela na que se demuestra cuánta seya la so nobleza ensin esvianos del nuesu propósitu; y por mor d’ello, préstame cuntala.

»Ello ye que nun hai munchu tiempu, na nuesa ciudá, hebo un mozu llamáu Michele Scalza, que yera l’home más prestosu y más célebre del mundu y que tenía siempre ente les manes les hestories más estrañes; y, por mor d’ello, los rapaces florentinos teníen en munchu apreciu, cuando s’axuntaben en compañía, poder cuntar cola so presencia. Agora, asocedió un día que, tando él con dalgunos en Montughi, entamóse ente ellos una cuestión sobre cuálos yeren los homes más xentiles de Florencia y los más antiguos; de los que dalgunos dicíen que los Uberti y otros que los Lamberti, y quién ún y quién otru, según-yos venía al ánimu. Y sintiéndolos Scalza, entamó rir con sarcasmu y díxo-yos: «Díi perhí, andái, que sois unos mazcayos, nun sabéis lo que dicís: los homes más xentiles y los más antiguos, non yá de Florencia, sinón de tol mundu, o de la Marisma, son los Baronci, y nesto apáutense tolos filósofos y tou home que los conoz como yo; y col envís de que nun cuidéis que falo d’otros, falo de los Baronci vecinos vuesos de Santa Maria la Mayor.» Cuando los mozos, qu’esperaben que dixere otra cosa, sintienon esto, burllánonse toos d’él y dixénon-y: «Quies dánosla como si nós nun conociéremos a los Baronci como tu.» Díxo-yos Scalza: «Polos evanxelios, que digo la verdá; y si hai dalgún que quiera apostar una cena pa pagá-yla al que gana, colos seis compañeros que más-y presten, yo apostaréla de bon aquel; ya inda fadré más, que someteréme a la sentencia de quien queráis.» Y ente ellos dixo ún, que llamábase Neri Vannini: «Yo to dispuestu a ganar esta cena»; y apautando tener por xuez a Piero de Fiorentino, en casa de quien taben, y diendo por él, y tolos otros al rabu d’ellos pa ver perder a Scalza y burllase d’él, cuntánon-y tolo que se dixere.


»Piero, que yera mozu discretu, oyendo primero la razón de Neri, y vueltu dempués a Scalza, díxo-y: «¿Y tu cómo vas poder demostrar esto qu’afirmes?» Dixo Scalza: «¿Qué ye, ho? Vo demostralo con razonamientu talu que, non yá tu, sinón esti que lo niega, va dicir que digo la verdá. Sabéis que cuanto más antiguos son los homes, más xentiles son, y asina lo dicíen estos apocayá; y los Baronci son más antiguos que nengún otru home, asina que son más xentiles; y demostrándovos que son los más antiguos, ensin dulda, ganaré l’apueste. Vós debéis saber que los Baronci fonon fechos por Dios al tiempu qu’Elli entamó adeprender a pintar, mas los otros homes fonon fechos dempués que Dios supo pintar. Y pa ver que nesto digo la verdá, ponéi en mente a los Baronci y a los otros homes; mientres vais ver a tolos otros colos rostros bien iguaos y debidamente atamañaos, vais poder ver a los Baronci cuál col rostru perllargu y afiláu, y cuál tenelu anchu acullá de toa comenencia, y talu tien les ñarres mui llargues y talu tienles curties, y dellos col cazu p’afuera o vueltu p’adientro, y con caxaes qu’abulten de pollín; y hai talu que tien un güeyu más grande que l’otru, y mesmo quien tien ún más enriba que l’otru, como avecen ser los rostros que faen a lo primero los rapacinos que deprienden a dibuxar. Polo que, como yá dixi, vese perbién que’l Señor Dios fíxolos cuando deprendía a pintar, de mou que son más antiguos que los otros y, darréu d’ello, más xentiles.» Polo que, apautándose Piero, que yera’l xuez, y Neri, qu’apostare la cena, y tolos demás, y oyíu’l prestosu argumentu de Scalza, entamanon toos a rir y a afirmar que Scalza tenía la razón y que ganare la cena y que, de xuru, los Baronci yeren los homes más xentiles y los más antiguos qu’había, non yá en Florencia, sinón nel mundo, o na Marisma. Y, poro, merecidamente, Panfilo, queriendo amosar la fealdá del rostru de micer Forese, dixo que fore espantible nún de los Baronci.

xoves, 18 de agosto de 2016

Decamerón VI,4 (Boccaccio)


[VI,4] Chichibio, cocineru de Currado Gianfigliazzi, con unes rápides pallabres, tornó en risa, pa bien de la so salú, l’enraxonamientu de Currado, y salvóse de la mala ventura cola que Currado lu amenazaba.



Callaba yá Lauretta y toos emponderaben sumamente a Nonna, cuando la reina ordenó a Neifile que siguiere; y dixo esta:

—Magar el rápidu inxeniu, amoroses señores, empreste davezu pallabres rápides y útiles y guapes, según los casos, a los dicidores, tamién la fortuna, dalguna vez axudanta de los medranosos, enriba la so llingua, d’esmenu, pon dalgunes qu’enxamás con ánimu reposáu el dicidor diba ser quien a atopales; lo que per aciu la mio novela cunto demostravos.

»Currado Gianfigliazzi, como caúna de vosotres pudo oyer y ver, siempre foi na nuesa ciudá un notable ciudadanu, lliberal y magníficu, y llevando vida caballeresca de contino, deleitóse ente canes y páxaros de caza, dexando al presente les sos obres mayores. Y esti, cazando un día col so ferre palomberu en Perétola una grúa muerta, atopándola gorda y nueva, mandó-yla al so bon cocineru, que llamábase Chichibio y yera venecianu; y mandó-yla diciéndo-y que la rustiere pa la cena y que la tresnare bien.

»Chichibio, qu’abultaba tan faltosu como yera, tresnada la grúa, púnxola en fueu y entamó cocela con solicitú. Y tando yá esta cuasi cocida y despidiendo grandísimu golor, asocedió qu’una muyerina del barriu, a la que llamaben Brunetta y de la que Chichibio taba llocamente namoráu, entró na cocina, y sintiendo’l golor de la grúa y viéndola, encamentó a Chichibio que-y diere una zanca.

»Chichibio respondió-y cantando y díxo-y: «Vós nun la tendréis de min, doña Brunetta, vós nun la tendréis de min.» Colo que, enraxonándose doña Brunetta, díxo-y: «A fe de Dios, si nun me la das, nun vas tener enxamás de min cosa que te preste» y, en resume, les pallabres fonon munches; a la fin, Chichibio, por nun enfocicar a la so señora, tirando d’una de les zanques de la grúa, dió-yla. Punxo dempués delantre de Currado y de dellos güéspedes sos la grúa ensin zanca, y Currado, ablucando, fixo llamar a Chichibio y entrugó-y qué pasare cola otra zanca la grúa.

»A quien el venecianu bilordieru respondió de secute: «Mio señor, les grúes nun tienen sinón una zanca y una pata.» Currado, enraxonáu, dixo entós: «¿Cómo diaños que nun tienen más qu’una zanca y una pata? ¿Nun vi yo nunca más grúa qu’esta?» Chichibio siguió: «Ello ye, micer, como yo vos digo; y cuando vos preste, fadrévoslo ver nes que tán vives.» Currado, por amor de los güépedes que tenía consigo, nun quixo dir más allá de les pallabres, pero díxo-y: «Darréu que dices que vas faémelo ver nes que tán vives, cosa que yo enxamás nun vi nin oyí dicir que fore asina, quiero velo mañana y taré contentu; mas xúrote pol cuerpu de Cristo que, si ye d’otra miente, vo faete azurdellar de xeitu que col to dañu vas alcordate siempre qu’equí vivas del mio nome.» Finaes, darréu, por aquella tarde les pallabres, a la mañana siguiente, cuando’l día riscó, Currado, a quien nun pasare l’enfadu col dormir, llevantóse enraxonáu dafechu inda y mandó que-y llevaren los caballos; y fayendo montar a Chichibio enriba un rocín, llevólu a la escontra un ríu nel que, a la so oriella, siempre solíen vese, al faese de día, les grúes, y díxo-y: «Vamos ver llueu quién mintió ayeri pela tarde, si tu o si yo.»

»Chichibio, viendo qu’inda duraba la ira de Currado y que-y convenía dar prueba de la so mentira, nun sabiendo cómo diba ser quien a faelo, acabalgaba xunta Currado cola mayor llercia’l mundu, y de bon aquel fuxera si pudiere; mas, nun pudiendo, miraba agora alantre y agora atrás, y tamién a los llaos, y lo que vía creyía que yeren grúes que taben sobre dos pates. Mas llegaos yá cerca’l ríu, primero que naide, vio sobre la so ribera bien dolce grúes, toes sobre una pata, come suelen faer cuando duermen; polo qu’él, amosándo-yles aína a Currado, díxo-y: «Mui bien podéis ver, micer, qu’ayeri pela tarde díxivos la verdá, desque les grúes nun tienen sinón una zanca y una pata, si vós miráis aquelles que tán alló.» Currado, viéndoles, dixo: «Espera, que vo amosate que tienen dos», y averándose daqué más a aquelles, glayó: «¡Ho, ho!», y por mor de la glayida les grúes, sacando la otra pata, entamanon fuxir toes dempués de dellos pasos; y entós Currado, vueltu pa Chichibio, díxo-y: «¿Qué te paez, pelgar? ¿Paezte que tengan dos?»


»Chichibio cuasi amortecíu, nun sabiendo elli mesmu d’ónde-y venía la respuesta, contestó-y: «Micer, sí, mas vós nun glayestis ‘¡ho, ho!’ a la d’ayeri pela tarde; que si asina-y glayareis ella sacare d’esa miente la otra zanca y la otra pata, como fixenon estes.» A Currado prestó-y tanto esta respuesta, que’l so enraxonamientu tornó ensembre en fiesta y risa, y díxo-y: «Chichibio, tienes razón: bien debí faelo.» Asina, entós, cola so rápida y célebre respuesta, Chichibio evitó la mala ventura y fixo les paces col so señor.