venres, 19 de agosto de 2016

Decamerón VI,6 (Boccaccio)


[VI,6] Michele Scalza prueba a dellos mozos cómo los Baronci son los homes más xentiles del mundu, o de la Marisma, y gana una cena.



Tovía ríen les señores pola curiosa y entainandiega respuesta de Giotto, cuando la reina mandó siguir a Fiammetta; quien entamó falar asina:

—Señores moces, el faer Panfilo alcordanza de los Baronci, a los que, seique, vós nun conociestis como lo fixo él, tréxome a la memoria una novela na que se demuestra cuánta seya la so nobleza ensin esvianos del nuesu propósitu; y por mor d’ello, préstame cuntala.

»Ello ye que nun hai munchu tiempu, na nuesa ciudá, hebo un mozu llamáu Michele Scalza, que yera l’home más prestosu y más célebre del mundu y que tenía siempre ente les manes les hestories más estrañes; y, por mor d’ello, los rapaces florentinos teníen en munchu apreciu, cuando s’axuntaben en compañía, poder cuntar cola so presencia. Agora, asocedió un día que, tando él con dalgunos en Montughi, entamóse ente ellos una cuestión sobre cuálos yeren los homes más xentiles de Florencia y los más antiguos; de los que dalgunos dicíen que los Uberti y otros que los Lamberti, y quién ún y quién otru, según-yos venía al ánimu. Y sintiéndolos Scalza, entamó rir con sarcasmu y díxo-yos: «Díi perhí, andái, que sois unos mazcayos, nun sabéis lo que dicís: los homes más xentiles y los más antiguos, non yá de Florencia, sinón de tol mundu, o de la Marisma, son los Baronci, y nesto apáutense tolos filósofos y tou home que los conoz como yo; y col envís de que nun cuidéis que falo d’otros, falo de los Baronci vecinos vuesos de Santa Maria la Mayor.» Cuando los mozos, qu’esperaben que dixere otra cosa, sintienon esto, burllánonse toos d’él y dixénon-y: «Quies dánosla como si nós nun conociéremos a los Baronci como tu.» Díxo-yos Scalza: «Polos evanxelios, que digo la verdá; y si hai dalgún que quiera apostar una cena pa pagá-yla al que gana, colos seis compañeros que más-y presten, yo apostaréla de bon aquel; ya inda fadré más, que someteréme a la sentencia de quien queráis.» Y ente ellos dixo ún, que llamábase Neri Vannini: «Yo to dispuestu a ganar esta cena»; y apautando tener por xuez a Piero de Fiorentino, en casa de quien taben, y diendo por él, y tolos otros al rabu d’ellos pa ver perder a Scalza y burllase d’él, cuntánon-y tolo que se dixere.


»Piero, que yera mozu discretu, oyendo primero la razón de Neri, y vueltu dempués a Scalza, díxo-y: «¿Y tu cómo vas poder demostrar esto qu’afirmes?» Dixo Scalza: «¿Qué ye, ho? Vo demostralo con razonamientu talu que, non yá tu, sinón esti que lo niega, va dicir que digo la verdá. Sabéis que cuanto más antiguos son los homes, más xentiles son, y asina lo dicíen estos apocayá; y los Baronci son más antiguos que nengún otru home, asina que son más xentiles; y demostrándovos que son los más antiguos, ensin dulda, ganaré l’apueste. Vós debéis saber que los Baronci fonon fechos por Dios al tiempu qu’Elli entamó adeprender a pintar, mas los otros homes fonon fechos dempués que Dios supo pintar. Y pa ver que nesto digo la verdá, ponéi en mente a los Baronci y a los otros homes; mientres vais ver a tolos otros colos rostros bien iguaos y debidamente atamañaos, vais poder ver a los Baronci cuál col rostru perllargu y afiláu, y cuál tenelu anchu acullá de toa comenencia, y talu tien les ñarres mui llargues y talu tienles curties, y dellos col cazu p’afuera o vueltu p’adientro, y con caxaes qu’abulten de pollín; y hai talu que tien un güeyu más grande que l’otru, y mesmo quien tien ún más enriba que l’otru, como avecen ser los rostros que faen a lo primero los rapacinos que deprienden a dibuxar. Polo que, como yá dixi, vese perbién que’l Señor Dios fíxolos cuando deprendía a pintar, de mou que son más antiguos que los otros y, darréu d’ello, más xentiles.» Polo que, apautándose Piero, que yera’l xuez, y Neri, qu’apostare la cena, y tolos demás, y oyíu’l prestosu argumentu de Scalza, entamanon toos a rir y a afirmar que Scalza tenía la razón y que ganare la cena y que, de xuru, los Baronci yeren los homes más xentiles y los más antiguos qu’había, non yá en Florencia, sinón nel mundo, o na Marisma. Y, poro, merecidamente, Panfilo, queriendo amosar la fealdá del rostru de micer Forese, dixo que fore espantible nún de los Baronci.