martes, 27 de setembro de 2016

Decamerón X,6 (Boccaccio)


[X,6] El rei Carlos yá vieyu, victoriosu, namórase d’una mocina y, avergoñándose del so llocu pensamientu, a ella y a una hermana suya casa honradamente.



¿Quién pudiere a carta cabal cuntar los estremaos razonamientos qu’hebo ente les señores sobre cuál usó de mayor lliberalidá, Giliberto o micer Ansaldo o’l nigromante, al rodiu los fechos de doña Dianora? Fora llargo por demás. Mas dempués que’l rei concedió que disputaren un tanto, mirando a Fiammetta, mandó-y que, novelando, los sacare de la so cuestión, y ella, ensin allancia dala, entamó:

—Espléndides señores, yo fui siempres de la opinión de que nes compañíes, como ye la nuesa, debiere razonase tan llargamente que la muncha estrechura de la intención de les coses diches nun fore pa los otros materia de discusión; qu’ello muncho más convién nes escueles ente los estudiantes qu’ente nosotres, que malpenes pa la rueca y el fusu damos aguantu. Y, poro, yo, que seique tenía n’ánimu dalguna cosa duldosa, viéndovos poles yá diches a la griesca, aquella vo dexar y una cuntaré, non d’un home de baxa vara sinón d’un valerosu rei, narrando lo qu’él, caballerescamente, obró, ensin faltar en nada al so honor.

»Toes vosotres pudiestis oyer recordar munches vegaes al rei Carlos el Vieyu o bien el Primeru, que pola so magnífica empresa y, dempués, pola gloriosa victoria sobre’l rei Manfredi, fonon arrrefundiaos de Florencia los xibelinos y volvienon los güelfos. Y por mor d’ello un caballeru, llamáu micer Neri de los Uberti, saliendo d’ellí con tola so familia y con munchos cuartos, nun quixo reducise[1] sinón embaxo los brazos del rei Carlos. Y pa quedar nun llugar solitariu y finar ellí, en reposu, la so vida, foi a Castello da mare de Stabia; y ellí, seique a un tiru ballesta de les otres habitaciones de la ciudá, pente olivares y nozales y castañales, de les que la comarca ye abondosa, mercó una posesión, sobre la que fixo una casa guapa y grande y, al llau d’ella, un prestosu xardín, y metanes d’él, al nuesu mou, teniendo abondanza d’agua corriente, fixo un guapu y claru viveru y enllenólu fácilmente de munchu pexe. Y nun atendiendo a otro sinón a faer cadaldía más guapu’l so xardín, asocedió que’l rei Carlos, nel tiempu caldiu, foi a reposar un tiempu a Castello a mar; au, oyendo falar de la formosura del xardín de micer Neri, deseó velu. Y oyendo de quién yera, pensó que, darréu que’l caballeru yera d’un partíu adversu al suyu, quería comportase más familiarmente con él; y mandó a dici-y que con cuatro compañeros, de mou priváu, la nueche siguiente, quería cenar con elli nel so xardín. Lo que micer Neri apreció muncho, y apareyando magníficamente la cena y ordenando cola so familia lo que debía faese, lo más gayoleramente que pudo y supo recibió al rei nel so formosu xardín. Quien, dempués que vio y emponderó’l xardín tou y la casa de micer Neri, tando les meses mangaes cabo’l viveru, sentóse nuna d’elles, desque se llavó, y mandó al conde Guido de Monforte, que yera ún de los compañeros, que se sentare a ún de los llaos d’él y micer Neri al otru, y a otros tres que con ellos vinieren ordenó-yos que sirvieren d’acordies col orde afitáu por micer Neri. Vieno ellí la vianda delicao, y el vinu foi óptimo y precioso, y l’orde guapu y mui emponderable, ensin ruíu dalu y ensin molestia; lo que’l rei aponderó muncho. Y tando él mui gayoleru y esfrutando d’aquel llugar solitariu, entranon nel xardín dos mocines d’unos quince años d’edá, roxes como frebes d’oru y col cabello ensortiyao dafechu y, sobre ello, suelto, una fina guirlandina d’enredadera[2], y nos sos rostros más abultaben corderos qu’otra cosa, tan delicáu y formosu lu teníen; y taben vistíes con un vistíu de llinu sutilísimo y blanco como la ñeve sobre la carne, que del cintu pa enriba yera estrechísimu y d’ellí embaxo llargu a xeitu d’un pabellón, y llargu ata los pies. Y la que delantre venía trayía enriba los costazos un par de redinos que sostenía cola mano esquierda, y na mandrecha tenía un bastón llargu; la otra que venía detrás, tenía sobre’l costazu esquierdu una payella y so aquel brazu mesmu un fexín de lleña y na mano un trelde, y na otra mano una vasía d’aceite y un caricós encesu; y el rei, viéndoles, maravióse, y ablucáu, esperó a ver lo qu’esto quería dicir. Les mocines, llegaes alantre, honestamente, y vergoñoses, fixenon reverencia al rei; y dempués, diendo allá au s’entraba en viveru, la que tenía la payella, dexándola en suelu, y les otres coses xunta ella, garró’l bastón que la otra llevaba, y entranon dambes nel viveru, y l’agua llegába-yos al pechu. Ún de los familiares de micer Neri, ellí, nel intre, prendió’l fueu y, puesta la payella sobre les treldes y echando nella aceite, entamó esperar que les moces-y echaren pexe. De les qu’una guetando nes partes au sabía que los pexes s’escondíen y la otra preparando los redinos, con grandísimu prestu del rei que miraba pa ello atentamente, en pequeñu espaciu de tiempu coyenon pexe a esgaya; y aventándo-ylos al criáu, que cuasi vivos los ponía na payella, asina como-ys lo adeprendieren, entamanon coyer los más formosos y a aventalos enriba la mesa delantre’l rei y al conde Guido y al padre. Estos pexes esguilaben percima la mesa, y al rei prestaba-y pola vida; y, asemeyadamente, coyéndolos él aventába-yoslos a les moces cortésmente, y asina, per dalgún tiempu s’entretuvienon, ata que’l criáu tostó tolos que-y apurrieren; y esto, más como entremés que como vianda mui caro y prestoso, darréu que lo ordenare micer Neri, punxénonlo en delantre’l rei. Les moces, viendo’l pexe tostao, y que pescaren abondo, y apegándose-ys dafechu’l blancu y sutil vistimientu d’elles a la so piel y cuasi nun atapando cosa dala del so delicáu cuerpu, salienon del viveru; y recoyendo dambes les coses que llevaren, pasando vergoñosamente delantre’l rei, volvienon pan casa. El rei y el conde y los otros, que sirvíen, observaren muncho a estes mocines, y muncho les lloaren en sí mesmos por formoses y por bien feches, y arriendes d’ello por prestoses y por corteses; mas, sobre tolos demás, prestáren-y al rei, que tan atentamente considerare toles partes del so cuerpu, de la que salíen del agua, qu’a quien entós lu pinchare nun lu sintiera. Y pensando muncho nelles, ensin saber quién yeren nin cómo, sintió nel corazón esconsoñar un fervientísimu deséu de complaceles, polo que mui bien conoció que diba namorase si nun andaba con procuru; y nun sabía él mesmu cuála de les dos yera la que más-y prestaba, tan asemeyada yera una a la otra en toles coses. Mas dempués que tevo un bon cachu nesti pensamientu, vueltu a micer Neri, entrugó-y quién yeren les dos damiseles; a quien micer Neri respondió: «Señor, estes son les mios fíes, nacíes nun mesmu partu, de les qu’una tien por nome Ginevra la formosa y la otra Isotta la roxa.»

»Y el rei aponderó-yles muncho, afalándolu a casales; de lo que micer Neri, por más nun poder, escusóse. Y nesto, nun quedando nada, nun siendo les frutes, por dar na cena, vinienon les dos mocines con dos xugones de cendal guapísimos, con dos grandisimes bandexes de plata na mano enllenes d’estremaos frutos, según la estación los apurría, y punxénonlos delantre’l rei enriba la mesa. Y fecho esto, echándose atrás un poco, entamanon cantar un cantar, y la so lletra escomenzaba:


Au yo aporté, Amor,
nun pudiere cuntase llargamente,


con tantu dolzor y tan prestosamente, qu’al rei, que con prestu les miraba y escuchaba, paecía-y que toles xerarquíes de los ánxeles ellí amiyaren a cantar; y dichu aquel, arrodiándose, pidienon reverentemente llicencia al rei, quien, inda que llamentare la so partida, n’apariencia, dió-ysla allegremente. Finada, darréu, la cena y volviendo montar d’a caballu’l rei colos sos compañeros y xebrándose de micer Neri, volvienon al agospiu real falando d’unes coses y d’otres. Ellí, teniendo’l rei la so pasión escondida y nun siendo pa escaecer, por gran asuntu que sobreviniere, la formosura y la prestosidá de Ginevra la formosa, amando pol so amor tamién a la so hermana, a ella asemeyada, tanto na amorosa armadiya s’enguedeyó, que nun yera cuasi a pensar n’otra cosa; y finxendo otres razones, con micer Neri gastaba una estrecha familiaridá y, mui davezu, visitaba’l so guapu xardín pa ver a Ginevra. Y nun pudiendo sufrilo yá más y viniéndo-y al pensamientu, nun sabiendo ver otra manera, quita-y al padre non solamente a una sinón a les dos mocines, fixo manifiestos el so amor y la so intención al conte Guido. Y esti, darréu que yera home valerosu, díxo-y: «Señor, maravíome enforma de lo que vós me dicís, y tanto más de lo qu’otru se maraviare cuanto me paez que conocí meyor que naide les vueses costumes, de la vuesa neñez ata agora. Y nun me paeciendo conocevos pasión tala enxamás na vuesa mocedá, na qu’Amor más fácilmente debía llancar les sos garres, sintiéndovos agora que yá tais cercanu a la vieyera, yeme tan raro y estraño que vós améis d’amor, que cuasi un milagru m’abulta. Y si a min me correspondiere arreprendevos por ello, sé bien lo que vos dixere, considerando qu’inda tais n’armes nel reinu nuevamente conquistáu, ente nación non conocío y enlleno d’engaños y de traiciones, y ocupáu dafechu en grandísimes solicitúes y n’altos asuntos, ya inda nun pudiestis sentavos; y ente tantes coses fixestis sitiu al agasayador amor. Esto nun ye actu de rei magnánimu, sinón enantes d’un mocín pusilánime. Y arriendes d’esto, lo que ye muncho peor, dicís que deliberestis arrampuñá-y les dos fíes al probe caballeru qu’en so casa vos honró acullá’l so poder, y por honravos más amosóvos a aquelles cuasi esnudes, testificando per aciu d’ello cuánta seya la fe que tien en vós, y que firmemente cuida que vós sois un rei y non un llobu rapiegu. ¿Y marchóvos de l’alcordanza tan aína que les violencies feches a les muyeres por Manfredi abriénonvos la entrada a esti reinu? ¿qué traidoría se cometió enxamás más digna d’eternu supliciu que diba ser esta, que vós a aquel que vos honra-y quitéis el so honor y la so esperanza y el so consuelu? ¿qué diba dicise de vós si lo fixeres? Seique camentáis que fore xida abonda’l dicir: ‘Fíxilo porque yera xibelín’. Pues ¿ye esta la xusticia’l rei, qu’a aquellos que nos sos brazos s’abluguen de forma tala, quien quiera que seyan, de tal xeitu los trata? Yo recuérdovos, rei, que grandísima gloria foi pa vós vencer a Manfredi, pero muncho más grande lo ye vencevos a vós mesmu; y, poro, vós, qu’habéis correxir a los otros, vencéivos a vós mesmu y cha-y la galga a esti petite, y nun queráis con mancha tala afarar lo que gloriosamente conquistestis.» Estes pallabres mancanon amargosamente n’ánimu del rei y tanto más lu aflixenon cuanto más verdaderes les conocía; polo que, dempués de dalgún cálidu sospiru, dixo: «Conde, de xuru que cualquier otru enemigu, magar seya fuerte, camiento que seya al bien duechu guerreru abondo débil y fácil de vencer con respeuto al so mesmu petite; mas inda que’l deséu seya grande y necesite de puxu inestimable, de tal xeitu m’aguiyanon les vueses pallabres, que convién que, enantes que pasen munchos díes, vos amuese coles mio obres que, como sé vencer a otros, asina, asemeyadamente, sé soxulgame a min mesmu.»

»Y non munchos díes dempués de qu’estes pallabres pasaren, vueltu’l rei a Nápoles, tanto por quitase a sí mesmu la ocasión d’obrar vilmente en daqué como por premiar el caballeru pol honor recibíu por él, magar-y fore duro’l faer a otru posesor d’aquello polo qu’él allampiaba sumamente, dixpúnxose non menos qu’a casar a les dos moces, y non como fíes de micer Neri, sinón como suyes. Y col prestu de micer Neri, dotándoles magníficamente, a Ginevra la formosa dió-yla a micer Maffeo de Palizzi y a Isotta la roxa a micer Guiglielmo de la Magna, nobles caballeros y grandes barones dambos; y n’asignándo-yosles, con dolor inestimable, marchó a Apulia, y con fatigues continues tanto y de tala manera mayó’l so xabaz petite, que, espedazaes y frayaes les amorosiegues cadenes, per cuanto vivir debía, quedó llibre de tal pasión. Habrá seique quien diga que poca cosa ye pa un rei casar a dos mocines, y yo apautaréme nello; mas mui grande y grandísima diré que ye, si dicimos qu’un rei namoráu fixo esto, casando a aquella a la qu’él amaba ensin coyer o garrar del so amor fueya nin flor nin frutu. Asina, entós, obró’l magníficu rei, premiando altamente al noble caballeru, honrando ponderatiblemente a les amaes mocines y venciéndose duramente a sí mesmu.



[1] ‘suxetase a la obediencia’.
[2] Orix. it. vincapervincabot.com. pianta (Vinca maior) con foglie opposte, laciniate e fiori con grande corolla azzurra’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/vincapervinca).

venres, 23 de setembro de 2016

Los archivos cañoneros

[La Voz del Trubia, ochobre 2016]


Cuando yo yera neñu había un vecín que guardaba les botelles de sidra dientro l’horru. El paisanu teníales ellí bien zarradines, baxo llave, y cuando los neños teníemos ganes de chumar díbemos por elles aprovechando la escuridá de la nueche. Ún de nosotros, por suerte, dominaba a la perfección l’arte de la cerraxería: venía cola ferramienta na mano, que nun yera sinón un palu, y metíalu per un furacu de la pesllera l’horru, faciendo xirar la tarabica per dientro. La puerta quedaba abierta darréu, y nosotros, gayasperos, marchábemos coles botelles.

Pero un día, como taba cantao, magar la guardia que’l restu los neños facíemos desde dellos puntos claves, pillónos el paisanu, y escorriónos con una pala dientes caleya alantre. Y, por suerte, nun hubo más desgracia que la d’un neñu que viniera d’afuera y qu’al llegar al borde la carretera, al nun saber qu’aquello taba ellí, cayó de cabeza y quedó estrapalláu como un sapón en mediu d’ella. Pero, desde llueu, a naide nun-y paeció mal la conducta’l paisanu, naide nun gorgutó por que nos escorriera, que pa eso yera’l paisanu’l dueñu les botelles, y taba, polo tanto, nel so derechu de cuidar lo que-y pertenecía.

Pues bien. Acordéme güei d’esta historia pensando precisamente na (vamos llamala) ‘salida’ (anque apetez más ‘espoliu’, ‘robu’ o ‘atracu a mano armada’) de los archivos de la Fábrica de Trubia que ta teniendo llugar estos díes. Hai equí, n’efeutu, un dueñu, que nun ye otru en primer instancia que los propios trubiecos, pero, principalmente, y por estensión, el conceyu d’Uviéu col so alcalde a la cabeza. Y alviértenos el dueñu, a mou de sida, pa que nos quede claro desde’l principiu, de qu’esti horru ¡cuidáu me llamo! nun ye de la so propiedá… Bien. Quiciabes seya esti horru de la marquesa, como pasa davezu, o míu, o quiciabes nun seya de naide porque ta cayendo… Y ye que, a dicir verdá, y a fin de cuentes, ¿a quién coimes-y importa de quién seya l’horru? El fechu ye que, como se ve y nos cuenten los medios de comunicación, llegaron unos mozos pela nueche y llevaron les botelles al dueñu.

Amesten los dueños agora, pa enriba, cuando tovía nun acabaron siquiera de llevalos, que la vuelta los archivos va ser prácticamente imposible. Vamos, que les botelles yá les bebieron. Y dícennos tamién, como xustificándose una vez más, que nel únicu acuerdu previu a la so salida solo esistía’l compromisu de devolver una copia, pero nunca los orixinales. Esto ye, qu’igual devuelven los cascos, si eso, y pueser que rellenos de gaseosa o mesmamente d’agua de la fonte.

Y ello ye que los dueños, llexítimamente, pudieron salir cola pala dientes tres de los mozos, pudieron escorrelos aballadamente, pudieron dificulta-ys la operación, torgá-ysla de la manera que fora, poles bones o poles males… Nun ye otro, al cabu y al cantu, lo que s’espera del dueñu de les botelles. Pero resulta que non, que, contra tou pronósticu, les coses pasaron de mui distinta manera. El dueñu, arremelláu, desdexáu pa colo suyo, dexó, ensin más, que-y llevaren les botelles, toles botelles, una tres d’otra, ensin dexa-y nenguna. Y agora, irremediablemente, los trubiecos van tener que quedar colos cascos (si tienen a bien devolvé-yslos). Que son verdes, y guapos, y suenen si los golpies cola mano, sí, pero solo entretienen a los fatos. Y mientres, los que-ys llevaron les botelles, van andar de candanga coles sos botelles y van enfilase cola sidra que-ys pertenez...

En fin, qu’ello ye lo que tien nun ser una nacionalidá histórica, caro: que nun tienes derechu a nada, y menos entá (¡faltaría más!) a disponer d’un muséu nacional. Colo bien que tán les coses pa Madrid…!!

Decamerón X,3 (Boccaccio)


[X,3] Mitridanes, envidiosu de la cortesía de Natan, diendo a matalu, ensin conocelu, atópase con él ya, informáu por él mesmu del mou, alcuéntralu nuna viesquina como dispunxere; y, al reconocelu, avergóñase y faise’l so amigu.



Cosa asemeyada a un milagru, de xuru, paecía-yos a toos qu’oyeren, esto ye, qu’un clérigu fixere daqué cosa magníficamente; mas aselando yá’l razonar de les señores, ordenó’l rei a Filostrato que procediere; y esti entamó aína:

—Nobles señores, grande foi la magnificencia’l rei d’España y seique cosa muncho más inaudita la del abá de Cluny; mas seique non menos maravioso vos va paecer oyer qu’ún, por usar de lliberalidá, a otru que deseaba’l so sangre, y mesmamente’l so espíritu, cautamente, a dá-ylo se dispunxo; y fixérelo si aquel quixere coyé-ylo, como nuna novelina de mio cunto amosavos.

»Certísimo ye, si pue dase fe a les pallabres de dellos xenoveses y d’otros homes que naquelles comarques vivienon, que nes partes de Cattaio hebo yá cuantayá un home de noble llinax y ricu ensin comparanza, llamáu pel so nome Natan. Y teniendo esti una finca cabo un camín pel que cuasi de necesidá pasaba tol mundu que de Poniente a Llevante quixere dir o de Llevante a Poniente, y teniendo l’ánimu grande y lliberal, y tando deseosu de ser conocíu peles sos obres, darréu que tenía ellí munchos maestros, fixo faer en pocu espaciu de tiempu ún de los más formosos y de los mayores y más ricos palacios qu’enxamás se viere, y fixo fornir óptimamente aquel de toes aquelles coses que yeren afayadices pa ser a recibir y honrar xentiles homes. Y teniendo grande y bona servidume, con prestosidá y con fiesta faía recibir y honrar a cualquiera qu’ellí diba y venía; y tanto perseveró nesta emponderable costume, que yá non solamente nel Llevante sinón en cuasi tol Poniente lu conocíen pola so fama. Y tando elli yá cargáu d’años, pero non fartucu d’exercer la cortesía, avieno que la so fama aportó a les oreyes d’un mozu llamáu Mitridanes, d’un país non mui lloñe del so; quien, sabiéndose non menos ricu que lo yera Natan, y envidiosu de la so fama y de la so virtú, propúnxose desaniciar aquella o atapecela con mayores lliberalidaes. Y fayendo faer un palaciu asemeyáu al de Natan, entamó faer les más desmidíes cortesíes qu’enxamás fixere nengún otru a tou aquel diba o venía per ellí; y ensin dulda, en mui pocu tiempu, fíxose famosu. Agora, asocedió un día que, tando’l mozu solu dafechu nel patiu’l so palaciu, una muyerina qu’entrare dientro per una de les puertes del palaciu pidió-y llimosna y llogrólo; y volviendo pela segunda puerta énte él, tamién lo llogró, y asina socesivamente ata la duodécima; y vuelta la decimotercer vez, díxo-y Mitridanes: «Bona muyer, yes mui solícita nel to pidir» y non por ello dexó de da-y la llimosna. La vieyina, oyíes estes pallabres, dixo: «¡Oh lliberalidá de Natan, qué maraviosa yes! que per trenta y dos puertes que tien el so palaciu, como esti, entrando y pidiéndo-y llimosna, enxamás fui por él reconocida, qu’él mostrare, y siempre lo llogré; y equí nun vini tovía sinón per trece y fui reconocida y arreprendida»; y diciendo esto, ensin volver más ellí, marchó. Mitridanes, oyíes les pallabres de la vieya, como aquel que lo qu’oyía de la fama de Natan tenía por amenorgamientu de la so, amburiáu en rabiosa ira, entamó dicir: «¡Ai probe de min! ¿cuándo m’acercaré a la lliberalidá de les grandes coses de Natan, que non solo nun lu perpaso, como busco, sinón que nes pequeñísimes coses nun puedo allegame a él? Verdaderamente fatígome en baldre, si nun lu desanicio de la faz de la tierra; y esto, desque la vieyera nun va llevalu, convién, ensin allancia, que lo faiga yo coles mios manes.»

»Y llevantándose con esti ímpetu, ensin comunicar el so determín a naide, y montando d’a caballu con poca compañía, dempués del tercer día aportó au vivía Natan; y ordenando a los compañeros que finxeren nun tar con él y nun lu conocer y que se procuraren agospiu ata que d’él otres órdenes recibieren, llegando ellí al atapecer y tando solu, non mui lloñe del guapu palaciu atopó a Natan dafechamente solu, quien, ensin nengún hábitu pomposu andaba de paséu; y, nun lu conociendo, entrugó-y si sabía amosa-y aú vivía Natan. Natan, gayolero, respondió: «Mio fíu, naide hai nesta comarca que sepia amosate esto meyor que yo; y, poro, cuando te preste, llévote allá.» El mozu díxo-y qu’esto diba presta-y enforma mas que, si podía ser, nun quería que Natan lu viere nin lu conociere; y Natan díxo-y: «Y tamién esto fadré, desque te presta.»

»Desmontando, darréu, Mitridanes, foi con Natan, qu’entamó bien llueu prestosos razonamientos con él, ata’l so guapu palaciu. Ellí, Natan fixo a ún de los sos sirvientes coyer el caballu’l mozu, y averándose-y a les oreyes, ordenó-y qu’él, aína, con tolos de la casa, fixere que naide nun-y dixere al mozu qu’él yera Natan; y asina se fixo. Mas dempués que nel palaciu tuvienon, llevó a Mitridanes a una formosísima cámara au naide nun lu vía, nun siendo los qu’él escoyere pal so serviciu; y fayendo honralu sumamente, él mesmu-y faía compañía. Y tando con él Mitridanes, inda que lu tuviere en reverencia como a un padre, preguntó-y, sicasí, quién yera; y Natan respondió-y: «Yo so un humilde sirvidor de Natan, que dende la mio neñez con él avieyé, y nunca a otro qu’a lo que tu me ves m’allevantó; polo que, magar que tolos otros homes lu emponderen n’abondo, poco puedo emponderalu yo.» Estes pallabres apurrienon dalguna esperanza a Mitridanes de poder, con meyor conseyu y con mayor seguridá, dar efeutu al so perversu envís; al que Natan, mui cortésmente, entrugó quién yera y qué necedidá lu llevare per ellí, ufriéndo-y el so conseyu y la so axuda no qu’él pudiere. Mitridanes entardó daqué en responder, y a lo cabero, deliberando esfotase nél, con un llargu circunloquiu de pallabres, pidió-y la so pallabra y, dempués, el so conseyu y la so axuda; y descubrió-y perdafechu quién yera y a qué viniere y afaláu por qué. Natan, oyendo’l razonamientu y el fieru propósitu de Mitridanes, enfadóse enforma nel so interior, mas ensin entretenese muncho, con fuerte ánimu y con firme rostru, respondió-y: «Mitridanes, noble home foi to padre, al que tu nun quies desmerecer, entamando tan alta empresa como entamesti, esto ye, la de ser lliberal pa con tol mundu; y muncho apondero la envidia que pola virtú de Natan sientes, darréu que, si d’estes hubiere munches, el mundu, que ye mui mísere, fixérese llueu bonu. El propósitu tuyu que m’amosesti ha quedar atapecíu ensin dulda, pal que más bien conseyu útil que gran axuda puedo date: que ye esti. Yes p’acolumbrar d’equí, a una media milla, una viesquina na que Natan cuasi toles mañanes va solu dafechu a pasiar per un bon cachu; ellí fácil cosa ha sete l’atopalu y faer con él lo que te preste. Y si lu mates, col envís de poder volver ensin enzancu dalu pa to casa, pa salir de la viesca, dirás non pel camín pel que viniesti equí sinón pel que ves a la esquierda, darréu que, inda que seya un poco más salvaxe, ta más cerca de to casa y ye pa ti más seguru.»

»Mitridanes, recibío la información y desque Natan se xebró d’él, fixo saber cautamente a los sos compañeros, que taben tamién allá dientro, aú debíen esperalu a otru día. Mas dempués que’l nuevu día vieno, Natan, nun variando la so intención pol conseyu dau a Mitridanes nin camudando esta en parte dala, marchó solu a la viesquina dispuestu a morrer. Mitridanes, llevantándose y garrando’l so arcu y la so espada, qu’otres armes nun tenía, y montando d’a caballu, foi a la viesquina y, de lloñe, vio a Natan, solu dafechu, andar pasiando per ella; y queriendo velu y oyelu falar enantes d’acometelu, corrió a la so escontra y garrólu pel turbante que tenía na cabeza, diciéndo-y: «¡Vieyu, tas muertu!» Al que nenguna otra cosa respondió Natan nun siendo: «Entós merecílo.»

»Mitridanes, n’oyéndo-y la voz y en viéndo-y la cara, reconoció d’esmenu qu’aquel yera’l que benignamente lu recibiere y familiarmente lu acompañare y fielmente lu aconseyare; polo que, nel intre, desanicióse-y el furor y la so ira convirtióse en vergoña; y entós él, arrefundiando la espada, que yá sacara pa mancalu, baxando del caballu llorando, corrió a los pies de Natan y díxo-y: «Manifiestamente conozo, queridísimu padre, la vuesa lliberalidá, contemplando con cuánta cautela viniestis a dame’l vuesu espíritu, del que yo, ensin razón nenguna, a vós mesmu deseosu m’amosé; pero Dios, más solícitu al mio deber que yo mesmu, naquel puntu en que mayor necesidá tuvi, abrióme los güeyos del inteleutu, los que la mísere envidia me zarrare. Y, poro, cuanto vós más prontu fostis en complaceme, tanto más conozo’l débitu a la penitencia del mio error; garrái, darréu, de min, la venganza qu’estiméis afayadiza pal mio pecáu.» Natan fixo poner en pie a Mitridanes y abrazólu y besólu tienramente y díxo-y: «Mio fíu, na to empresa, quieras o non llamala mala o d’otra miente, nun fai falta pidir nin otorgar perdón, darréu que nun la siguiesti por odiu sinón col envís de que te tuvieren pol meyor. Vivi, darréu, seguru de min, y ten por cierto que nun vive nengún otru home que t’ame tanto como yo, en consideración a la grandeza’l to ánimu, que diose non a amasar cuartos, como faen los miserables, sinón a gastar los qu’amasó. Y nun t’avergoñes de querer matame pa faete famosu, nin cuides que yo me maravíe d’ello. Los sumos emperadores y los grandísimos rei nun enanchanon los sos reinos y, darréu d’ello, la so fama, cuasi con otra arte que la de matar, non yá un home, como tu quixesti faer, sinón infinitos, y quemar países y afarar ciudades; polo que si tu, pa faete más famosu, quixesti matame tan solo a min, nun fixesti cosa maraviosa nin estraña, sinón mui avezada.»

»Mitridanes, non escusando’l so deséu perversu, sinón aponderando la honesta escusa que Natan-y alcontraba, razonando, llegó a dici-y que maraviábase sobre manera de cómo Natan pudiere disponese a ello y a da-y mou y conseyu; y díxo-y Natan: «Mitridanes, nun quiero que nin del mio conseyu nin de la mio disposición te maravíes, darréu que, dempués que yo tuvi nel mio arbitriu[1] y dispuestu a faer lo mesmo que tu emprendiesti faer, nengún hebo qu’enxamás a mio casa llegare, que yo nun lu contentare al mio poder con aquello qu’a min me demandó. Viniesti tu ganosu de la mio vida, polo que, sintiéndote demandámela, col envís de que tu nun fores l’únicu qu’ensin la so demanda d’equí se partiere, deliberé entragátela darréu, y pa que la algamares dite aquel conseyu que cuidé que te yera bonu p’algamar la mía y nun perder la tuya; y, por ello, inda te digo y ruego que, si ella te presta, que la cueyas y a ti mesmu te satisfaigas; yo nun sé cómo pueda gastala meyor. Llevo usándola yá ochenta años, y gastéla nos mios deleites y nos mios consuelos; y sé que, siguiendo’l cursu la natura, como los otros homes faen y, xeneralmente, toles coses, ha tar conmigo yá pocu tiempu; polo que xulgo que ye muncho meyor dala, como yo siempre di y gasté les mios ayalgues, que querer caltenela tanto qu’a la escontra la mio voluntá me seya arrampuñada pola natura. Pequeñu don ye dar cien años; ¿cuánto menor ye, darréu, dar los seis u ochu que puedan quedame? Cuéyila, darréu, si ella te presta, ruégotelo; darréu que, mientres viví equí, tovía nun atopé a naide que la deseare nin sé cuándo pueda atopar nengún, si nun la garres tu, que me la demandes. Y si asocediere que nun atopare a naide, conozo que, cuanto más la guarde, de menor preciu sedrá; y poro, enantes que pierda’l so valor, cuéyila, ruégotelo.»

»Mitridanes, avergoñándose enforma, díxo-y: «Nun dexe Dios que cosa tan valiosa como la vuesa vida ye, non yá que yo, quitándovosla a vós, la cueya, sinón mesmamente que la desee, como hai poco faía; a la que non yá nun quixere amenorga-y los sos años sinón que, de bon aquel, amestáre-y los mios.» A quien dixo Natan aína: «Y si yes quien, ¿quies amestá-ylos? Y fixéresme faer pa contigo lo qu’enxamás fixi pa con nengún otru, esto ye, garrar de les tos coses, que yo enxamás nun garro nada de los demás.» «Sí» díxo-y d’esmenu Mitridanes. «Entós» dixo Natan «fadrás como yo te diga. Quedarás, mozu como yes, equí en mio casa, y llamaráste Natan, y yo marcharé a la to y fadréme llamar siempre Mitridanes.» Entós Mitridanes respondió: «Si yo supiere obrar tan bien como vós sabéis y supiestis, coyere ensin muncha deliberación lo que m’ufiertáis; mas darréu que me paez ser mui cierto que les mios obres van amenorgar la fama de Natan, y yo nun cunto estropiar n’otru lo qu’en min nun sé iguar, nun vo coyelo.» Y dempués d’estos y munchos otros prestosos razonamientos qu’hebo ente Natan y Mitridanes, cuando-y prestó a Natan, volvienon xuntos pal palaciu, au Natan honró sumamente munchos díes a Mitridanes, y con tol so inxeniu y saber, confortólu nel so altu y grande propósitu. Y queriendo Mitridanes, cola so compañía, volver a casa, Natan, desque-y fixere conocer perbién qu’enxamás en lliberalidá diba ser pa perpasalu, dio-y la llicencia.



[1] ‘que tuvi capacidá pa decidir llibremente’.

xoves, 22 de setembro de 2016

Decamerón X,2 (Boccaccio)


[X,2] Ghino de Tacco prinda al abá de Cluny y medícalu contra’l mal d’estómagu y, dempués, déxalu dir; y esti, vueltu a la corte de Roma, reconcílialu col papa Bonifacio y failu hermanu del Hespital.



Lloada fora yá la magnificencia’l rei Anfonso pa col florentín caballeru, cuando’l rei, al que-y prestare pola vida, mandó a Elissa que siguiere; y esta entamó aína:

—Delicaes señores, el ser un rei magníficu y l’usar la so magnificencia pa con aquel que lu sirvió nun pue dicise que nun seya daqué lloable y grande; mas ¿qué diremos nós si se cunta qu’un clérigu usó d’almirable magnificencia pa con persona que, si la tuviere por enemiga, naide nun-y lo reprochare? Ciertamente non otro sinón que la del rei fore virtú y la del clérigu milagru, desque ellos son toos munchísimo más avaros que les muyeres, y de toa lliberalidá enemigos a espada sacada; y magar que tou home, naturalmente, apeteza vengación poles ofienses recibíes, los clérigos, como se ve, inda que prediquen la paciencia y emponderen sumamente’l perdón de les ofienses, más fogosamente que los otros homes recurren a ella. Y esto que digo, esto ye, cómo un clérigu foi magníficu, vais poder conocelo abiertamente na mio siguiente novela.

»Ghino de Tacco, pola so fiereza y polos sos robos home abondo famosu, siendo esllarigáu de Siena y enemigu de los condes de Santafiore, sulevó a Radicofani contra la Ilesia de Roma; y tando ellí viviendo, faía robar a los sos mesnaderos[1] a cualquiera que pasare pela rodiada. Agora, tando’l papa Bonifacio octavu en Roma, vieno a la corte l’abá de Cluny, quien cuidaba ser ún de los prelaos más ricos del mundu; y estropiándose-y ellí l’estómagu, aconseyánon-y los médicos que fore a los baños de Siena y que curaría ensin falta; y por mor d’ello, concediéndo-ylo’l Papa, ensin esmolecese pola fama de Ghino, púnxose en camín con gran pompa d’equipax y de carga y de caballos y de sirvidores. Ghino di Tacco, conociendo la so venida, tendió les sos redes y, ensin perder un solu rapaz, acorripió al abá con tol so serviciu y toles sos coses nun estrechu llugar; y fecho esto, a ún de los sos, el más sabichegu, mandólu al abá bien acompañáu, al que-y dixo, mui amablemente, de parte d’él, que-y fixere’l favor de dir agospiar con aquel Ghino al castiellu. Y l’abá, oyendo esto, tou furiosu, respondió qu’él nun quería faer nada d’aquello, como quien nada tenía que faer con Ghino, sinón que diba siguir alantre y quería ver quién-y lo torgaba. Y l’embaxador, falando humildemente, díxo-y: «Micer, viniestis a un llugar au, sacantes al puxu de Dios, a nada nun tememos, y au les escomuniones y los interdictos[2] tán escomulgaos dafechu; y, por ello, faéi’l favor de complacer poles bones a Ghino nesto.»

»Taba yá, mientres estes pallabres teníen, arrodiáu tol llugar de mesnaderos; polo que l’abá, viéndose prindáu colos sos, despreciatible, garró col embaxador el camín del castiellu, y tola so compañía y el so equipax con él; y, desmontáu, cuando Ghino quixo, foi unviáu solu dafechu a una camarina d’un palaciu abondo escura y malcuriosa, y tolos demás homes, caún d’acordies cola so cualidá, fonon mui bien acomodaos pel castiellu, y los caballos y tol equipax punxénonlo a salvo ensin tocar en nada. Y fecho esto, foi Ghino al abá y díxo-y: «Micer, Ghino, de quien vós sois güéspede, mándavos con ruegos que vos preste significa-y aú dibeis y por qué razón.»

»L’abá que, como prudente, depunxere la so altiveza, significó-y aú diba y por qué. Ghino, desque esto oyó, marchó y pensó en curalu ensin baños; y fayendo arder siempres na camarina un gran fueu, y vixilala bien, nun tornó pa con él ata la mañana siguiente, y entós, nun mantel perblancu, llevó-y dos rabanaes de pan turrao y un vasáu de vernacha[3] de Corniglia, de lo del mesmu abá; y díxo-y asina al abá: «Micer, cuando Ghino yera mui mozu, estudió medicina, y diz qu’adeprendió que nenguna melecina ye meyor pal mal d’estómagu que lo qu’él va faevos, de lo qu’estes coses que vos trayo son l’entamu; y, poro, tomáiles y confortáivos.»

»L’abá, que tenía más fame que ganes de bromiar, inda que lo fixere de mal aquel, comió’l pan y bebió la vernacha y, dempués, dixo munches coses altaneres, y entrugó por munches, y munches aconseyó, y, n’especial, pidió poder ver a Ghino. Ghino, sintiendo aquelles, dexó pasar dalgunes como vanes y, dalgunes otres, respondióles mui cortésmente, afirmando que, lo más aína que Ghino pudiere, diba visitalu; y dicho esto, xebróse d’él, y nun volvió ellí primero que’l día siguiente, con otro tanto de pan turrao y otro tanto de vernacha; y tévolu asina munchos díes, ata que se dio cuenta de que l’abá comiere unes fabes seques qu’él-y llevare ya-y dexare ellí a queriendes y de secultres. Y, por mor d’ello, entrugó-y de parte de Ghino cómo-y paecía tar del estómagu; y l’abá respondió-y: «A min paezme que tuviera bien si nun tuviere nes sos manes; y dempués d’esto, nengún otru deséu teo mayor que’l de comer, tan bien me curó la so melecina.»

»Ghino, darréu, fayendo a los sos criaos acuriosar una guapa cámara col so mesmu flete y fayendo apareyar un gran convite, al que con munchos homes del castiellu foi tola servidume del abá, foi a a él a la mañana siguiente y díxo-y: «Micer, darréu que vos sentís bien, tiempu ye yá de salir de la enfermería»; y, garrándolu pela mano, llevólu a la cámara que-y apareyare, y dexándolu nella colos sos, foi a encargase de que’l convite fore magnificu.

»L’abá recreóse un tanto colos sos y cuntó-yos cómo fore la so vida, mientres ellos, polo contrario, dixénon-y toos que foran maraviosamente honraos por Ghino; mas llegada la hora la xinta, a l’abá y a tolos demás, sirviénon-yos ordenadamente bona vianda y bon vinu, ensin dexase Ghino conocer tovía pol abá. Mas dempués que l’abá vivió dellos díes d’esta manera, fayendo trayer Ghino a una sala tol sos equipax y a un patiu que taba embaxo d’ella tolos sos caballos, ata’l más probe rocín, foi al abá y entrugó-y cómo taba y si cuidaba tar lo bastante fuerte p’acabalgar; a quien l’abá respondió que taba fuerte bastante y bien curáu del estómagu y que diba tar bien n‘escapando de les manes de Ghino. Llevó entós Ghino al abá a la sala au taba’l so flete y tola so servidume; y fayéndolu asomase a una ventana d’onde podía ver tolos sos caballos, díxo-y: «Señor abá, vós debéis saber que’l ser xentil home y esllarigáu de so casa y probe y el tener munchos y poderosos enemigos (y non la so maldá d’ánimu) empobinanon, pa poder la so vida defender y la so nobleza, a Ghino de Tacco, que so yo, a ser robador de caminos y enemigu de la corte de Roma. Mas darréu que vós me paecéis valerosu señor, desque vos guarí del estómagu, como fixi, nun cunto tratavos como con otru fixera, a quien, cuando nes mios manes tuviere como tais vós, quedáreme cola parte de les sos coses que me paeciere; sinón que pretendo que vós, a min, considerando les mios necesidaes, me deáis la parte de les vueses coses que vós mesmu queráis. Elles tán toes equí delantre de vós, y los vuesos caballos podéis velos en patiu d’esta ventana; y por ello, garrái, según vos preste, la parte o’l tou, y dende esti momentu queden el marchar y el quedar al placer vuesu.»

»Maravióse l’abá de que nun robador de caminos hubiere pallabres tan lliberales; y prestándo-y muncho, d’esmenu, desaniciánonse la so ira y el so despreciu, enantes camudaos en benevolencia y, col corazón vueltu amigu de Ghino, corrió abrazalu, diciéndo-y: «Yo xuro por Dios que, por ganar l’amistá d’un home talu como agora xulgo que yes, sufriere’l recibir muncho mayores inxuries que les qu’ata agora me paez que me fixesti. ¡Maldita seya la fortuna, qu’a tan dañible oficiu t’obliga!» Y dempués d’esto, fayendo coyer de les sos munches coses poquísimes y necesaries y, de mou asemeyáu, de los caballos, y dexándo-y toles otres, volvió a Roma.

»Conociere’l Papa la prisión del abá; ya inda que muncho se llamentare d’ello, desque lu vio, entrugó-y cómo-y sentaren los baños; y l’abá, sorriendo, respondió-y: «Santu Padre, yo atopé más cerca que los baños a un valerosu médicu, que curóme óptimamente »; y cuntó-y el mou, de lo que’l Papa rió; al que l’abá, siguiendo col so falax, afaláu por magníficu ánimu, pidió una gracia. El Papa, cuidando que diba pidi-y otra cosa, ufrióse lliberalmente a faer lo que-y pidiere; entós l’abá díxo-y: «Santu Padre, lo que cunto pidivos ye que-y otorguéis la vuesa gracia a Ghino de Tacco, el mio médicu, darréu qu’ente los otros homes valerosos y de prol que yo conocí nunca, él ye, de xuru, ún de los meyores, y el mal qu’él fai, yo repútolu muncho más pecáu de la fortuna que de so; la que si vós, dándo-y dalguna cosa cola que pueda vivir d’acordies col so estáu, camudáis, yo nun duldo un res qu’en pocu tiempu nun vos paeza a vós lo qu’a min me paez.»

»El Papa, oyendo esto, como aquel que foi de gran ánimu y almirador de los homes valerosos, díxo-y que lo fadría de bon aquel si tan de prol yera como dicía, y que lu fixere venir con seguridá. Vieno, darréu, Ghino, baxo fianza, cuando al abá-y prestó, a la corte; y nun tuviere muncho xunta’l Papa cuando esti lu reputó por valerosu, y reconciliándolu, otorgó-y un gran prioratu de los del Hespital, fayendo faelu caballeru d’esti; qu’él, amigu y sirvidor de la santa ilesia y del abá de Cluny, caltevo mientres vivió.





[1] ‘miembros d’una mesnada’. La mesnada yera la ‘compañía de xente d’armes que sirvía baxo’l mandu’l rei o’l d’otru caballeru’.
[2] 'sentencia prohibitoria'.
[3] Orix. it. vernaccia 'enol. vitigno di uva bianca originario della Liguria ma coltivato in diverse regioni, spec. in Toscana e in Sardegna' (http://dizionario.internazionale.it/parola/vernaccia).

mércores, 21 de setembro de 2016

Decamerón IX,10 (Boccaccio)


[IX,10] Don Gianni, a instancies del compadre Pietro, fai un encantamientu pa convertir a la muyer nuna burra[1]; y cuando vien a apega-y el rabu, el compadre Pietro, diciendo que nun quier rabu, echa a perder dafechu l’encantamientu.



Esta novela cuntada pola reina dio que marmullar un poco a les señores y fixo rir a los mozos. Mas dempués que callanon, Dioneo entamó falar asina:

—Corteses señores, metanes munches blanques palombes amiesta mayor formosura un negru cuervu que lo fixera un cándidu[2] cisne; y asina, ente munchos sabios, dacuando, ún menos sabiu ye non solamente aprovecimientu d’esplendor y formosura pa la so madurez, sinón mesmamente prestu y solaz. Y por mor d’ello, siendo toes vosotres discretísimes y moderaes, yo, que tengo tan pocu xuiciu[3], fayendo la vuesa virtú más rescamplante col mio defeutu, más vos debo ser queríu que si con mayor valor aquella fixere escurecer; y, darréu d’ello, mayor arbitriu debo tener n’amosame talu so, y más pacientemente debéis sufrilo vós de lo que debierais si fore más sabiu, cuntando lo que vo cuntar. Vo cuntavos, darréu, una novela non mui llarga cola que vais pescanciar cuánto de dilixentemente convién observar les coses impuestes por aquellos que faen daqué per arte d’encantamientu y cuánto un pequeñu fallu cometíu nello estropia dafechu lo que fixo l’encantador.

»L’otru añu hebo en Barletta un cura, llamáu don Gianni de Barolo, que, darréu que tenía una ilesia probe, pa sustentar la so vida, entamó carretar mercancía con una burra per equí y per allá, peles feries de Puglia, y a comprar y a vender. Y andando asina, fixo estrecha amistá con ún que se llamaba Pietro de Tresanti, qu’aquel mesmu ofíciu faía con un pollín suyu; y en señal de ciñu y d’amistá, al xeitu de los d’Apulia, nun lu llamaba sinón compadre Pietro y, cuantes veces aportaba a Barletta, siempre lu llevaba a la so ilesia, y dába-y agospiu ellí consigo y honrábalu cuanto podía. El compadre Pietro, d’otru llau, siendo perprobe y teniendo una pequeña cabaña pa Tresanti, que malapenes daba aguantu pa él y pa la so muyer (que yera nueva y formosa) y el so pollín, cuantes veces don Gianni aprucía per Tresanti, tantes lu llevaba a casa y, como podía, en reconocencia polo que d’él recibía en Barletta, honrábalu. Sicasí, nel asuntu l’agospiu, nun teniendo’l compadre Pietro sinón un xergonucu nel que dormía cola so formosa muyer, nun yera honralu como quería, sinón que convenía, tando nuna cortina suya al llau del so pollín allugada la burra de don Gianni, qu’él, al llau d’ella, enriba un bálagu de yerba, s’achucare. La muyer, sabiendo l’honor que’l cura-y faía al home en Barletta, quixere munches vegaes, cuando’l cura venía, dir dormir con una vecina, que tenía por nome Zita Carapresa de Xuez Leo, col envís de que’l cura durmiere col home nel llechu, y dixére-ylo bien de veces al cura, mas él nun quixere enxamás. Y ente les otres veces, díxo-y una: «Comadre Gemmata, nun t’esmolezas por min, que yo to bien, darréu que, cuando me presta, convierto a esta burra nuna guapa mocina y fuélgome con ella, y dempués, cuando quiero, conviértola en burra; y, por ello, nun me xebraré d’ella.»

»La moza ablucó y creyó-ylo y díxo-ylo al home, amestando: «Si él ye tan amigu como tu dices, ¿por qué nun faes que t’enseñe l’encantamientu, pa que puedas volveme burra y faer los tos asuntos col pollín y cola burra, y ganaremos el doble? Y en volviendo a casa, podríes volveme muyer como so.» El compadre Pietro, al que-y faltaba más bien una garfellada, creyó esti asuntu, y siguió’l so conseyu y, como meyor supo, entamó solicitar a don Gianni que-y enseñare aquello; don Gianni inxenióseles n’abondo pa sacalu d’aquella fatada, mas, nun pudiendo, díxo-y: «Ta bien, darréu qu’asina lo queréis, vamos llevantanos mañana, como solemos, enantes que risque l’alba y vo amosavos cómo se fai. Y lo cierto ye que lo más difícil nesto ye apegar el rabu, como vas ver.» El compadre Pietro y la comadre Gemmata, malpenes siendo a dormir pela nueche por mor del deséu col qu’esti asuntu esperaben, en cuantes que s’acercó’l día, llevantánonse, y llamanon a don Gianni, quien, llevantándose en camisa, vieno a la camarina del compadre Pietro, y díxo-y: «Nun conozo en mundu a quien yo-y descubriere esto nun siendo a vós, y poro, darréu que vos presta, vo faelo; ye verdá que vos convién faer lo que vos diga, si nun queréis qu’ello caya en sucu baxeru.» Ellos dixenon que fadríen lo qu’él dixere: polo que don Gianni, garrando una lluz, púnxo-yla na mano al compadre Pietro, y díxo-y: «Mira bien cómo lo faigo, y caltén bien na mente cómo lo digo; y guárdate, cuanto aprecies nun lo echar too a perder, de dicir, por nada qu’oyas o veas, una pallabra sola; y ruega a Dios que’l rabu s’apiegue bien.» El compadre Pietro, garrando la lluz, díxo-y qu’asina diba faelo. Dempués, don Gianni, fixo esnudase a la comadre Gemmata y fíxola tar coles manes y colos pies en suelu del mou que tán les burres, encamentándo-y, asemeyadamente, que nun dixere pallabra, asocediere lo qu’asocediere; y entamando toca-y la cara y la tiesta coles manes empecipió dicir: «Qu’esta seya bona tiesta de burra»; y tocándo-y el cabello dixo: «Qu’esto seya bona clina de burra»; y tocándo-y dempués los brazos dixo: «Y qu’estes seyan bones pates y bones pezuñes de burra»; dempués, tocándo-y el pechu y atopándolu duru y redondu, esconsoñando aquel que nun llamaren y llevantándose[4], dixo: «Y qu’esto seya bon pechu de burra»; y asina fixo col llombu y col banduyu y cola grupa y coles ancles y coles pates; y a lo cabero, nun-y quedando nada por faer sinón el rabu, llevantando la camisa y garrando la ferramienta cola qu’él llantaba homes[5] y metiéndola aína na regalla pa ello fecha, dixo: «Y qu’esta seya bon rabu de burra.»

»El compadre Pietro, que mirare arremelláu toles coses ata entós, viendo esta última y nun-y paeciendo bien, dixo: «¡Oh, don Gianni, nun quiero esi rabu, nun quiero esi rabu!» Viniere yá l’húmedu radical[6] pel que toles plantes medren, cuando don Gianni, sacándolu de dientro, dixo: «Ai, compadre Pietro, ¿qué fixesti? ¿nun te dixi que nun dixeres pallabra vieres lo que vieres? La burra taba a piques de faese, mas tu, al falar, echéstilo too a perder, y nun hai mou de poder volver faela nunca más.» El compadre Pietro dixo: «Bien ta, yo nun quería aquel rabu; ¿por qué nun me dicíeis a min: ‘Fái-ylu tu’? y, pa enriba, apegábeis-ylu mui abaxo.» Dixo don Gianni: «Porque nun dibes saber la primer vez apegá-ylu como yo.» La moza, oyendo estes pallabres, púnxose en pie y, de bona fe, díxo-y al home: «Menudu animal tas fechu, ¿por qué estropiesti los tos asuntos y los mios? ¿qué burres viesti enxamás ensin rabu? Asina Dios m’axude, yes probe, mas fora xusto que lo fores muncho más.» Nun habiendo mou yá, darréu, de faer de la moza burra, poles pallabres que dixere’l compadre Pietro, ella, doliosa y señaldosa, volvió vistise, y el compadre Pietro, col pollín, como avezaba, marchó atender el so oficiu antiguu; y, xunto con don Gianni, foi a la feria de Bitonto, y nunca más tal serviciu-y pidió.




[1] ‘fema’l caballu, yegua’.
[2] ‘blancu’.
[3] Orix. it. sento anzi dello scemo che no. Ye fras fecha: «sentire dello scemo: avere poco senno, dar a divedere di non esser molto savio» (Opere volgari di Giovanni Boccaccio: Decameron, Vol. 3, Florencia, 1827, páx. 208).
[4] Ye una clara alusión sexual.
[5] Ye referencia a Dióxenes, del que se diz que tando folgando en público cola muyer y cuando-y entruganon qué faía, respondió hominem planto ‘llanto homes’ (Opere volgari di Giovanni Boccaccio: Decameron, Vol. 3, Florencia, 1827, páx. 212).
[6] ‘el semen’.

Decamerón IX,9 (Boccaccio)


[IX,9] Dos mozos piden conseyu a Salomón, ún sobre cómo llograr que lu amen, l’otru sobre cómo ha castigar a la muyer necia; a ún respuénde-y qu’ame y al otru que vaiga a la Ponte la Oca.



Naide más que la reina, queriendo observa-y el privilexu a Dioneo, quedaba por novelar; quien, dempués que les señores rienon abondo del desventuráu Biondello, contenta, entamó falar asina:

—Amables señores, si con mente vidable se contempla l’orde de les coses, mui fácilmente ha conocese que tola universal multitú de les muyeres, pola natura y poles costumes y poles lleis ta sometida a los homes y que, d’acordies cola discreción d’ellos, convién-yos a elles rexise y gobernase, y poro, toles qu’aspiren a algamar quietú, consuelu y reposu colos homes, a los que pertenecen, deben ser humildoses, pacientes y obedientes, arriendes de ser honestes, lo que ye suma y especial ayalga de toes aquelles que son sabies. Y cuando les lleis, qu’al bien común miren en toles coses, nun nos aprienden esto (y l’usu, o costume que queremos dicir, coles sos fuercies grandísimes y reverendes), la natura, mui abiertamente nos lo amuesa, la que nos fixo nos cuerpos delicaes y muelles, nos ánimos cobardes y medranoses, nes mentes benignes y piadoses, y dionos les corporales fuercies ruines, les voces prestoses y los movimientos de los miembros seles: coses toes que testifiquen que tenemos necesidá de gobiernu ayenu. Y quien tien necesidá de ser axudáu y gobernáu, toa razón quier que seya obediente y tea suxetu y reverencie al so gobernador: ¿y a quién tenemos nós por gobernadores y axudadores sinón a los homes? Debemos, entós, honrándolos sumamente, sometenos a los homes; y la que d’esto se xebra, camiento que dignísima seya non solamente d’arreprensión grave sinón de duru castigu. Y a tala consideración, inda qu’otra vuelta la fixere yá, empobinóme apocayá lo que Pampinea cuntó de la necia muyer de Talano, a la que Dios unvió’l castigu que l’home nun supiere da-y; y, por ello, al mio xuiciu, atalanto que son dignes, como yá dixi, de duru y ásperu castigu toes aquelles que se xebren de ser amables, bonales y prestoses, como quieren la natura, l’usu y les lleis. Polo que préstame cuntavos un conseyu dau por Salomón, como útil melecina pa curar a aquelles que tán afeutaes por esti mal; mas nenguna que de melecina talo nun seya digna piense que se diz por ella, inda que los homes avecen usar tal proverbiu: «Bon y mal caballu quieren espuela, y bona y mala muyer quieren ximielga». Y estes pallabres, quien quixere interpretales divertidamente, con facilidá concediere que son ciertes de toes; mas, queriendo mesmo entendeles moralmente, digo qu’ello ye de concedese. Son naturalmente les muyeres toes cambiantes ya influenciables, y poro, pa correxir la iniquidá d’aquelles qu’endemasiao afuera de les llendes afitaes se dexen dir, convién el baston que les castigue; y pa sofitar la virtú de les otres, y que nun se dexen esbariar, convién el bastón que les sostenga y que les asuste.

»Mas dexando agora pa prau’l predicar, viniendo a aquello que teo n’ánimu dicir, digo qu’espardida yá cuasi per tol mundu, pel universu, l’altísima fama de la milagrosa sencia de Salomón y el so ser d’aquello lliberalísimu mostrador a quien per esperiencia quería certeza d’ello, munchos, d’estremaes partes del mundu, corríen a él en gueta conseyu poles sos estrechísimes y ardues necesidaes; y ente los otros qu’a ello diben, partió un mozu, que tenía por nome Melisso, noble y mui ricu, de la ciudá de Layazzo, d’onde él yera y onde él moraba. Y acabalgando a la escontra Xerusalem, asocedió que, de la que salía d’Antioquía, acabalgó per un cachu con otru mozu llamáu Giosefo, quien llevaba’l mesmu camín qu’él faía; y, como costume ye de los caminantes, entamó entrar en parola con él. Conociendo yá Melisso de Giosefo la so condición y d’ónde yera, entrugó-y aú diba y por qué; y Giosefo díxo-y que diba a Salomón a pidi-y conseyu de qué camín siguir cola so muyer, necia y perversa más que muyer dalguna, a la qu’él nin con ruegos nin con agasayos nin de dengún otru xeitu yera quien a sacar de la so neciura; y dempués él, de mou asemeyáu, entrugó-y d’ónde yera y aú diba y por qué. A lo que Melisso respondió: «Yo so de Layazzo y, como tu tienes una desgracia, yo teo otra; yo so mozu ricu y gasto lo mio en poner a la mesa y honrar a los mios conciudadanos, y ye cosa rara y estraña pensar que, magar too esto, nun so atopar a naide que me quiera; y, poro, yo vo au tu vas, pa pidir conseyu de cómo poder llograr que m’amen.»

»Caminanon, darréu, los dos compañeros xuntos, y llegaos a Xerusalem, per permediación d’ún de los barones de Salomón, llevánonlos delantre d’él; al que, brevemente, Melisso cuntó la so necesidá; y Salomón respondió-y: «Ama.» Y dicho esto, nel intre, empobinanon a Melisso afuera, y Giosefo dixo por qué taba ellí; al que Salomón nada respondió nun siendo: «Vete a la Ponte la Oca»; y dicho esto, Giosefo, de mou asemeyáu, foi lleváu ensin allancia de la presencia’l rei, y alcontró a Melisso, que lu esperaba, y díxo-y lo que recibiere por respuesta. Y ellos, pensando nestes pallabres y nun siendo pa estrayer d’elles nin sen nin frutu dalu pa la so necesidá, cuasi escarníos, punxénonse en camín pa volver. Y dempués que caminanon delles xornaes, aportanon a un ríu sobre’l qu’había una guapa ponte; y darréu que taba pasando una gran caravana de carga sobre mules y sobre caballos, conviéno-yos esperar ata qu’aquellos pasaren. Y cuando yá pasaren cuasi toos, por ventura, hebo un mulu que s’espantó, como davezu vemos que-yos pasa, y nun quería de nenguna manera pasar alantre; y por mor d’ello, un muleru, garrando una estaca, a lo primero con templa abonda, entamó solmena-y pa que la pasare. Mas el mulu, torgándose agora nesta parte’l camín y agora naquella y, dcuando, volviendo atrás, nun quería pasar de nenguna manera; y por mor d’ello’l muleru, iráu sobre manera, entamó da-y cola estaca los mayores güelpes del mundu, agora na tiesta y agora nos costaos y agora enriba la grupa; mas de nada-y valía. Polo que Melisso y Giosefo, que taben viendo estes coses, dicíen davezu al muleru: «¡Ah, infeliz, ¿qué faes? ¿quies matalu? ¿por qué nun te les inxenies pa conducilu bien y selemente? Va venir enantes que si-y solmenes como tas fayendo.» A los que’l muleru respondió: «Vós conocéis los vuesos caballos, y yo conozo’l mio mulu; dexáime faer a min»; y, dicho esto, entamó pega-y palos, y tantos-y dio d’una parte y de la otra, que’l mulu pasó alantre, de mou que’l muleru venció la prueba. Tando, darréu, pa partir los dos mozos, entrugó Giosefo a un bon home, que nun cabu la ponte se sentaba, cómo se llamaba aquello; al que’l bon home respondió: «Micer, llámase la Ponte la Oca.»

»Y cuando Giosefo lo oyó, alcordóse de les pallabres de Salomón y díxo-y a Melisso: «Dígote agora, compañeru, que’l conseyu que me dio Salomón podría ser bonu y verdaderu, darréu qu’abondo manifiestamente conozo que yo nun sabía solmena-y a la mio muyer; mas esti muleru amosóme lo qu’he faer.»

»D’ellí, dempués de dellos díes llegaos a Antiocia, retevo Giosefo a Melisso consigo pa que descansare dalgunos díes; y recibiéndolu la muyer mui fríamente, díxo-y que fixere faer la cena como Melisso-y dixere; y esti, dempués que vio que-y prestaba a Giosefo, indicó-ylo con poques pallabres. La muyer, como avezare nel pasáu, nun fixo como Melisso-y dixere, sinón cuasi dafechu lo contrario. Y viendo esto Giosefo, díxo-y enraxonáu: «¿Nun se te dixo de qué manera habíes faer esta cena?» La muyer, volviéndose toa enchipada, díxo-y: «Y ¿qué quier dicir esto? ¡ah! que nun cene, ¿tu quies cenar? Si se me dixo d’otra miente, a min paecióme faelo asina; si te paez bien, que te paeza; si non, écheste al pie d’ello.» Ablucó Melisso cola respuesta la muyer y reprobó-yla muncho; Giosefo, oyendo esto, díxo-y: «Muyer, inda yes la que sueles, mas creime que vo faete camudar de maneres»; y vueltu a Melisso, díxo-y: «Amigu, llueu vamos ver qué talu foi’l conseyu de Salomón; mas ruégote que nun t’importe quedar a ver y reputar por un xuegu lo qu’he faer. Y pa nun me lo impidir has alcordate de la respuesta que nos dio’l muleru cuando nos afliximos pol so mulu.» Y Melisso díxo-y: «Yo to en to casa, au nun cunto moveme del to gustu.»

»Giosefo, buscando un bastón redondu d’una ancina nueva, foi a la cámara, au la muyer, llevantándose enfocicada de la mesa, marchare roñando; y garrándola peles trences, aventóla a los sos pies y entamó mayar per ella xabazmente con aquel bastón. La muyer entamó primero a glayar y dempués a amenazar; mas viendo que con too ello Giosefo nun la dexaba, frayada yá dafechu, entamó pidir mercé por Dios pa que nun la matare, diciendo-y, arriendes d’esto, qu’enxamás diba xebrase del so gustu. Giosefo, con too esto, nun aparaba, qu’enantes con más furia, una y otra vegada, dándo-y a maza, agora pel costáu, agora peles ancles y agora enriba los costazos, andaba repasándo-y les costures, y nun paró primero de fartucase; y, en resume, nengún güesu nin nenguna parte quedó en cuerpu de la bona muyer que nun-y lu mayare. Y fecho esto, volvió pa con Melisso, y díxo-y: «Mañana veremos l’efeutu del conseyu del ‘Vete a la Ponte la Oca’»; y reposando daqué y llavando dempués les manes, cenó con Melisso y, en siendo hora, fonon acostase. La probitina muyer con gran trabayu se llevantó del suelu y echóse na cama, au, reposando lo meyor que pudo, a la mañana viniente, llevantándose abondo ceo, fixo entrugar a Giosefo lo que quería que-y fixere pa xintar. Él, riéndose d’ello xunto con Melisso, díxo-ylo; y dempués, en siendo hora, desque volvienon, atopanon feches toles coses óptimamente y d’acordies cola orde dada; y por mor d’ello, emponderanon sumamente’l primer conseyu qu’oyeren pa los sos males. Y xebrándose Melisso dempués de dellos díes de Giosefo y volviendo a so casa, a ún, que yera home sabiu, díxo-y lo que-y dixere Salomón; y díxo-y aquel: «Nengún conseyu más verdaderu nin más bonu podía date. Tu sabes que nun ames a naide, y los honores y los servicios que faes, fáeslos non por amor que-y tengas a nadie, sinón por pompa. Ama, darréu, como Salomón te dixo, y amaránte.»

Asina, entós, foi castigada la necia, y el mozu, desque amó, amánonlu.
  

martes, 20 de setembro de 2016

Decamerón IX,8 (Boccaccio)


[IX,8] Biondello búrllase de Ciacco con una xinta, y Ciacco véngase xagazmente fayendo que-y solmenen por demás.



Universalmente, tolos de la gayolera compañía dixenon que lo que Talano viere durmiendo nun fore un suañu sinón una visión, si asocediere exautamente, ensin que nada nun faltare. Mas callando toos, mandó la reina a Lauretta que siguiere; y dixo esta:

—Como a estos, persabies señores, que güei enantes que yo falanon, a cuasi toos los emburrió a falar dalguna cosa yá dicha, asina m’emburria a min la severa vengación, cuntada ayeri por Pampinea, que fixo l’escolar, a falar d’una mui dura p’aquel que la sostevo, magar nun fore por ello tan xabaz.

»Y, poro, digo que tando en Florencia ún por toos llamáu Ciacco, home perfartón cuanto nengún otru lo fore enxamás, y nun pudiendo la so posibilidá sostener los gastos que la so fartonería riquía, y siendo, per otru llau, de mui bones maneres y tou enllenu de guapos y prestosos dichos inxeniosos, diose a ser non dafechamente home de corte[1] sinón mordedor[2] y frecuentar a los que yeren ricos y-yos prestaba comer bones coses; y con ellos diba xintar y cenar, inda que nun lu llamaren nunca, mui davezu. Taba, de mou asemeyáu, naquel tiempu, en Florencia, ún al que llamaben Biondello, pequeñu de la so persona, mui cortés y más pulíu qu’una mosca, col so gorru na cabeza, cola so melota roxa y ensin un solu cabellu fuera sitiu, quien gastaba’l mesmu oficiu que Ciacco. Y diendo esti una mañana de cuaresma onde’l pexe se viende y mercando dos llamprees pergrandes pa micer Vieri de los Cerchi, foi vistu por Ciacco; quien, averándose a Biondello, díxo-y: «¿Qué quier dicir esto?» A lo que Biondel respondió: «Ayeri pela tarde mandánon-y otres tres muncho más bones qu’estes y un esturión a micer Corso Donati, y nun-y abastando esto pa dar de comer a dellos xentiles homes, fíxome mercar estes otres dos; ¿nun vas venir tu, hom?» Respondió Ciacco: «Home, bien sabes que sí.»

»Y cuando-y paeció afayadizo, foi a casa micer Corso y atopólu con dellos vecinos sos, qu’inda nun fore xintar; al qu’él, desque-y entrugó qué andaba fayendo, respondió: «Micer, vengo xintar con vós y cola vuesa compañía.» A lo que micer Corso dixo: «Seyas bien veníu; y desque ye tiempu yá, vamos.» Puestos, darréu, a la mesa, tomanon de primeres garbanzos y ventrisca d’atún en salmoria[3], y dempués, pexe del Arno frito, y más nada. Ciacco, decatándose del engañu de Biondello y non poco enraxonáu, propúnxose faé-yles pagar; y nun pasanon munchos díes ensin que s’alcontrare con él, que yá fixere a munchos rir con esta broma. Biondello, en viéndolu, saludólu y, riendo, entrugó-y cómo tuvieren les llamprees de micer Corso; a quien Ciacco, respondiendo, dixo: «Enantes que pasen ocho díes vas sabelo muncho meyor que yo.» Y ensin dar tregua al asuntu, xebrándose de Biondello, axustó’l preciu con un pelgar arteru; y apurriéndo-y un tarru de vidru, llevólu cabo la rula de los Cavicciuli y amosó-y nella a un caballeru llamáu micer Filippo Argenti, home grande y forníu y fuerte, repunante, iracundu y estrañu más que tou otru, y díxo-y: «Acérqueste a él con esti frascu na mano y díces-y asina: ‘Micer, mándame a vós Biondello, y mándame pa rogavos que vos preste arroxa-y esti frascu col vuesu bon vinu tinto, que quier divertise daqué colos sos collacios’; y tate bien sollerte pa qu’él nun te ponga les manes enriba, porque diba date un mal día, y a min dibes estropiame los mios asuntos.» Dixo’l pelgar: «¿Teo que dicir dalgo más?» Díxo-y Ciacco: «Non, solo vete; y desque-y digas esto, torna equí a min col frascu, y pagaréte.» Diendo allá, darréu, el pelgar, dio la embaxada a micer Filippo. Micer Filippo, al oyelu, como aquel que pocu caletre tenía, camentando que Biondello, al que conocía, se burllaba d’él, col rostru arroxáu, diciendo «¿qué ‘arroxa-y’ y qué ‘collacios’ son estos? ¡que vos dea mal añu Dios a ti y a él!» púnxose en pie y espurrió’l brazu pa garrar cola mano al pelgar; mas el pelgar, como quien taba atentu, foi rápidu y fuxó y, per otru llau, volvió pa con Ciacco, que viere tol asuntu, y díxo-y lo que micer Filippo dixere. Ciacco, contentu, pagó al pelgar, y nun reposó ata qu’atopó a Biondello, al que dixo: «¿Fosti últimamente pela rula de los Cavicciuli?» Respondió Biondello: «Nomenón; ¿por qué me lo preguntes?» Díxo-y Ciacco: «Porque puedo dicite que micer Filippo anda buscándote, y nun sé qué te quier.» Dixo entós Biondello: «Ta bien, vo p’allá, y falo con él.»

»Al marchar Biondello, Ciacco foi tres d’él col envís de ver cómo diba l’asuntu. Micer Filippo, nun siendo pa coyer al pelgar, quedare enraxonáu xabazmente y tou se concomía, nun pudiendo deducir de les pallabres diches pol pelgar otro sinón que Biondello, a instancies de quien fore, faía burlla d’él; y mientres qu’él asina se concomía, vieno Biondel. Al que, cuando lu vio, saliendo a la escontra d’él, arremangó-y un puñetazu na cara. «¡Ai! señor,» dixo Biondel «¿qué ye esto?» Micer Filippo, garrándolu pel cabello y esfarrapándo-y el gorru na cabeza y aventándo-y el caperuchu en tierra y dándo-y fuertemente en tou momentu, dicía: «Traidor, vas ver bien lo que ye esto; ¿de qué ‘arroxa-y’ y de qué ‘collacios’ mandes que vengan falame? ¿paézote yo un rapazucu al qu’embromiar?» Y asina diciendo, colos puños, que teníalos qu’abultaben de fierro, frayó-y dafechu’l rostru y nun-y dexó na cabeza pelu que tuviere nel so sitiu; y, fayéndolu arrollicar pela trolla, esfelpeyó-y tola ropa que llevaba enriba; y tanto s’aplicaba a ello, que nin una sola vez dende’l principiu foi quien Biondello a dici-y una pallabra nin a entruga-y por qué-y faía esto. Bien pescanciare lo de ‘arroxa-y’ y lo de ‘collacios’, mas nun sabía lo qu’ello quixere dicir. A la fin, frayándolu enforma micer Filippo y habiendo muncha xente al rodiu, arrampuñánon-ylu de les manes colos mayores trabayos del mundo, tan espelurciáu y xostrón como taba; y dixénon-y por qué-y fixere aquello micer Filippo, arreprendiéndolu polo que mandare a dici-y, y diciéndo-y que debiere conocer bien yá a micer Filippo y que nun yera home de chancies. Biondello, llenxendo, escusábase y dicía qu’enxamás mandare a pidir vinu a micer Filippo; mas, desque aseló un poco, atristayáu y doliosu, tornó pan casa, pensando qu’aquella fore obra de Ciacco. Y dempués que, llueu de munchos díes, desaniciaos los renegrones del rostru, entamó salir de casa, avieno que Ciacco atopólu y, riendo, entrugó-y: «Á Biondello, ¿qué te paez el vinu de micer Filippo?» Respondió Biondello: «¡Como debienon paecete a ti les llamprees de micer Corso!» Entós dixo Ciacco: «De ti depende agora; siempres que quieras dame de comer tan bien como lo fixesti, he date a ti de beber tan bien como lo fixi.»

»Biondello, que conocía que contra Ciacco podía más tener mala voluntá que males obres, rogó a Dios pola so paz y, de magar, guardóse muncho de burllase d’él enxamás.




[1] ‘bufón’.
[2] ‘el que satiriza y marmulla’.
[3] Orix. it. sorragastr. ventresca e schiena del tonno conservata sott’olio’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/sorra).