mércores, 7 de setembro de 2016

Decamerón VIII,2 (Boccaccio)


[VIII, 2] El cura de Varlungo fuélgase con doña Belcolore, dexándo-y en prenda un tabardu suyu; y pidiéndo-y un morteru, vuélve-ylu y fai-y pidir el tabardu dexáu como señal; entréga-ylu, falando con segundes, la bona señora.



Emponderaben igualmente los homes y les muyeres lo que Gulfardo fixere a la ansiosa milanesa, cuando, vuelta la reina a Panfilo, ordenó-y sorriendo que siguiere; y por mor d’ello, Panfilo entamó: 

—Formoses señores, ocúrreseme cuntar una novelina contra aquellos que de contino nos ofienden ensin poder ser ofendíos por nós del mesmu mou, esto ye, contra los cures, que sobre les nueses muyeres apregonanon la cruz[1], y paez-yos non d’otramiente que gananon el perdón a culpa y pena[2] cuando pudienon poner a una embaxo, como si d’Alexandría llevaren al soldán atáu a Aviñón. Lo que los probetayos seglares nun puen fae-yos, inda que nes madres, nes hermanes, nes amigues y nes fíes con non menos ardor que les sos muyeres asalten, venguen les sos ires. Y, poro, yo cunto falavos d’un amorín campesín, más de risa pola conclusión que llargu en pallabres, del qu’inda vais poder coyer como frutu qu’a los cures nun hai que creelos siempre en too.

»Digo, darréu, qu’en Varlungo, villa que ta abondo cerca d’equí, como toes vosotres sabéis o pudiestis oyer, hebo un valiente cura y gayardu de la so persona al serviciu de les  dames, quien, inda que nun supiere lleer muncho, sicasí, con mui bones y santes pallabres el domingu, al pie de la llamera, recreaba a los sos feligreses; y visitaba meyor a les sos muyeres, cuando ellos marchaben a dalgún sitiu, que cualquier otru cura que tuviere primero ellí, llevándo-yos coses de fiesta y agua bendito y dalgún cabu de vela dacuando ata casa, dándo-ys la so bendición. Agora, asocedió que, ente les otres feligreses sos que primero-y prestaren, una sobre toes-y prestó, que tenía por nome doña Belcolore, muyer d’un llabrador que se faía llamar Bentivegna del Mazzo; la que, ciertamente, yera una prestosa y fresca payota, prietona y bien fornida y duecha en moler más que nenguna otra; y, arriendes d’ello, yera la que meyor sabía tocar el címbalu y cantar L’agua cuerre pel sotambiu y conducir el perlindangu[3] y el corricorri[4], cuando yera menester, más que cualquier vecina que tuviere, con guapu y elegante moqueru na mano. Y por mor d’estes coses el señor cura encaprichóse tan escomanadamente d’ella, qu’andaba azotáu y abeyaba tol día col envís de vela; y cuando’l domingu pela mañana la sentía na ilesia, dicía un Kyrie y un Sanctus esforzándose bien n’amosase un gran maestru de cantu, que paecía un burru que rosnare, mientres que, cuando nun la vía, pasaba con abonda facilidá; mas sabía faelo tan bien que Bentivegna del Mazzo nun se decataba d’ello, nin tampoco vecina dalguna que tuviere. Y pa poder tener más tratu con doña Belcolore, de xemes en cuando, mandába-y regalos; y, dacuando, mandába-y un manoyu d’ayos frescos, qu’él tenía los más  bonos del barriu nun güertu so que llabraba coles sos manes, y dacuando un canastrín de fabes de mayu y dalguna vez un piñín de cebolla de mayu o escalonio; y, cuando-y abultaba afayadizo, mirándola un poco foscu, llandio la arreprendíala, y ella, daqué xabaz, finxendo nun se dar cuenta, marchaba a otra parte desdexao; polo que’l señor cura nun yera dar acabación al tema. Agora, asocedió un día que, andando’l cura xusto al mediudía pel barriu al debalu, agora pequí y agora pellí, alcontró en delantre a Bentivegna  del Mazzo con un pollín encorrompináu de coses, y, dirixéndo-y la pallabra, entrugó-y aú diba. Y Bentivegna respondió-y: «A fe, sire, qu’en verdá vo ata la ciudá por dalgún asuntu mio; y llévo-y estes coses a sir Bonaccorri de Ginestreto, que la mio axuda pa nun sé qué me fixo pidir pa una comparanza del parentoriu pol so procurador, el xuez del dificiu.» 

»El cura, contentu, díxo-y: «Faes bien, fíu; vete cola mio bendición y torna llueu; y si ves a Lapuccio o Naldino, nun te fuxa del maxín dici-yos que me trayan aquelles correes pa les mios mesories.» Bentivegna díxo-y que taba fecho; y viniendo pa  Florencia, pensó’l cura qu’agora yera tiempu de dir a Belcolore y de probar la so ventura; y, poniéndose en camín, ensin dar descansu a los pies, marchó a casa d’ella; y entrando dientro dixo: «Dios vos guarde; ¿quién hai ehí?» Belcolore xubiere al desván y, n’oyéndolu, díxo-y: «Oh, sire, sei bien veníu; ¿qué andáis caleyando per ende con esti calor?»  El cura contestó: «Asina Dios me dea salú, que yo venía tar contigo un cachu, darréu qu’atopé’l to home que diba a la ciudá.»

»Belcolore, desque baxó, sentóse y entamó llimpiar semiente de col que’l maríu triturare había poco. El cura entamó dici-y: «Bien, Belcolore, ¿vas faeme morrer siempres d’esti mou?» Belcolore empecipió a rir y a dicir: «¿Qué vos faigo yo?»  Dixo’l cura: «Nun me faes nada, mas nun me dexes faete a ti lo que yo quixere y Dios mandó.» Dixo Belcolore: «¡Ah! Venga, venga; ¿y faen los cures eses coses?» El cura repondió: «Faémosles meyor que los otros homes; ¿por qué non? Y dígote más, que nós faemos muncho meyor el trabayu; ¿y sabes por qué? porque nós molemos col agua cargao[5]; y, en verdá, bien al to provechu, si tas quieta y me dexes faer.» Dixo Belcolore: «¿Y qué bien al mio provechu podría ser esti? Que sois toos más fuños que’l diañu.» Entós el cura díxo-y: «Nun sé, pidi tu; ¿quies un par d’escarpinos o quies una diadema o quies una cintu fechu d’estame? O lo que quieras.»  Dixo Belcolore: «¡Valió, hermanu! Yá teo de toes estes coses; mas si vós me queréis tanto, ¿por qué nun me faéis un serviciu, y yo he faer lo que vós queráis?» Díxo-y entós el cura: «Di lo que quies, y fadrélo de bon aquel.» Belcolore dixo entós: «Ello conviénme dir el sábadu a Florencia a entregar llana que filé y a faer iguar el mio telar; y si vós m’emprestáis cinco llires, que sé que les tenéis, vo recoyer del usureru la mio túnica púrpura y el cintu de los díes de fiesta que trexi de dote, que veis que nun puedo dir a romería dala nin a nengún bon llugar porque nun los tengo; y yo, dempués d’esto, siempre enxamás fadré lo que vós queráis.» Respondió’l cura: «Asina Dios me dea salú, que nun les llevo enriba; mas créime que, primero que llegue’l sábadu, fadré que les tengas de mui bon aquel.» «Sí,» dixo Belcolore «toos sois mui grandes prometedores, y dempués nun tenéis pallabra; ¿cuidáis que vais faeme como fixestis a Biliuzza, que marchó engañada con vanes promeses[6]? A fe de Dios que nun vais faelo, qu’ella volvióse muyer de mundu[7] por mor d’ello; si nun les tenéis, díi por elles.» «¡Ah!» dixo’l cura «nun me faigas dir agora ata casa, que ves que teo tan arrecha la suerte que nun hai equí naide, y quiciabes cuando volviere habría daquién me torgare faelo; y yo nun sé cuándo me venga tan bien dada como agora.»  Y ella dixo: «Valió: si queréis marchar, marchái; si non, quedái.»

»El cura, viendo qu’ella nun taba dispuesta a faer nada que-y prestare nun siendo a salvum me fac, y él quería faelo sine custodia, dixo: «Ta bien, nun crees que vaiga dáteles; col envís de que me creas, vo dexate en prenda esti tabardu míu de pañu turqués[8].» Belcolore llevantó la vista y dixo: «Sí, esti tabardu, ¿y cuánto val?»  Dixo’l cura: «¿Cómo que cuánto val? Quiero que sepias que ye de pañu de Douai[9] y mesmamente de Trouai[10], y hailos nel nuesu pueblu que lu tienen por de Cuatruai[11]; y nun hai inda quince díes que me costó de Lotto’l revendedor les mios bones siete llires, y aforré bien cinco sueldos, polo que me dixo Buglietto, que sabes que tan bien conoz estos paños turqueses.» «¿Ye verdá, hom?» dixo Belcolore «Ansí Dios m’axude, nun lo creyere nunca; entós dáimelu como señal.»

»El señor cura, que tenía cargada la ballesta, quitando’l tabardu, dio-ylu; y ella, dempués que lu guardó, dixo: «Sire, díi a aquella cabaña, que nun vien nunca naide ellí»; y asina lo fixenon.

»Y ellí’l cura, dándo-y los más melgueros besones del mundu y fayéndola pariente del Señor Dios, folgóse con ella un bon cachu; dempués, marchando en sotana, qu’abultaba que venía d’oficiar unes nuncies, volvió a lo santo. Ellí, pensando que cuantos cabos de vela recoyía en tol añu d’ufierta nun valíen la metada de cinco llires, paeció-y que fixere mal y arrepintióse de dexar el tabardu y entamó pensar de qué mou podía recuperalu ensin costu. Y darréu que yera un tanto maldadosucu, dio mui bien en cómo debía faer pa recuperalu, y fíxolo;  darréu qu’a otru día, siendo fiesta, mandó un rapaz d’un vecín d’él a casa d’esta doña Belcolore, y mandólu a ella a roga-y que-y prestare empresta-y el so morteru de piedra, darréu qu’almorzaben pela mañana con él Binguccio del Poggio y Nuto Buglietti, y qu’él quería faer una salsa. Belcolore mandó-ylu. Y cuando llegó la hora l’almuerzu, el cura mandó un espía a averiguar cuándo comíen Bentivegna del Mazzo y Belcolor; y, llamando al so molacín, díxo-y: «Cueyi aquel morteru y vuélvi-ylu a Belcolore, y di-y: ‘Diz el sire que munches gracies, y que-y devolváis el tabardu que’l rapaz vos dexó como señal’.» El molacín foi a casa de Belcolore con esti morteru y atopóla con Bentivegna almorzando na mesa; y posando ellí’l morteru dio-yos la embaxada’l cura. Belcolore, oyendo que-y pidíen el tabardu, quixo responder; mas Bentivegna, poniéndo-y focicu, díxo-y: «¿Qué ye, né, qu’aceutes señales del sire? Voto a Cristu que me vien gana de date un castañazu; vete devolvé-ylu aína, ¡asina te pongas mala! y guarda qu’a cualquier cosa que quiera, inda que seya’l nuesu pollín, non yá otra cosa, nun-y digas más que non.» 

»Belcolore, abarbuyando, llevantóse, y diendo al arca trexo’l tabadu, y dió-ylu al molacín y dixo: «Vas dici-y asina al sire de la mio parte: ‘Belcolor diz que fai promesa a Dios de que vós nun vais mayar salsa nunca más nel so morteru; desque nun-y fixestis vós con esto nengún honor.’» El molacín marchó col tabardu y dio-y la embaxada al sire; a quien el cura, riendo, dixo: «Has dici-y cuando la veas que si ella nun m’empresta’l morteru, yo nun-y empresto a ella’l mayu; vaiga lo uno polo otro.»

»Bentivegna creyía que la muyer dixere aquelles pallabres porque él la reñere, y nun s’esmoleció por ello; mas Belcolore enraxonóse enforma col sire y nun quixo falar con él ata la vendimia. Dempués, amenazándola’l cura con faela dir a la boca’l mayor llucifer, por pura llercia, amigóse con él col mostu y coles castañes magostaes, y dempués, anduvienon munches vegaes xuntos de candanga. Y, empara les cinco llires, fíxo-y el cura poner papel nuevo al so címbalu y mangó-y un cascabelucu, y ella quedó contenta.



[1] cruz col sen de cruciada, esto ye, ‘anuncianon la cruciada’. Dicho d’otra manera: ‘declaranon la guerra’, como cuando se proclamaba la Cruciada contra’l Turcu (Opere volgari di Giovanni Boccaccio, vol. IV, MDCCCXXVII, Nápoles).
[2] ‘plenariamente, como nos xubileos’.
[3] Orix. it. ridda ‘antico ballo eseguito da diverse persone che girano in tondo, molto velocemente’ (http://dizionario.internazionale.it/cerca/ridda). El perlindangu ye, n’asturianu, ‘baille [tradicional que se fai en corru dando vueltes nun sen y n’otru]’ (DALLA).
[4] Orix. it. ballonchio ‘mus., cor. antico ballo contadinesco’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/ballonchio). El corricorri ye, n’asturianu, ‘danza asturiana [que baillen seis muyeres delantre d’un home a ritmu de pandereta y tambor]’ (DALLA).
[5] It. a raccolta ‘esperando la carga d’agua, pa que’l molín pueda siguir trabayando’. El sentíu sexual ye evidente.
[6] Orix. it. andarsene col ceteratoio ‘rimaner gabbato con vane promesse’ (http://www.sapere.it/sapere/dizionari/dizionari/Italiano/C/CE/ceteratoio.html).
[7] ‘prostituta’.
[8] Orix. it. sbiavatoazzurro pallido’ ‘ tessuto di tale colore’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/sbiavato).
[9] Orix. it. duagiotipo di panno fine (da Douais, nome di una città delle Fiandre.)’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/duagio).
[10] Orix. it. treagiotipo di tessuto molto fine e pregiato (da duagio con sovrapp. di tre)’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/treagio).
[11] Orix. it. quattragio, que paez inventu de Boccaccio (http://dizionario.internazionale.it/cerca/quattragio Ø).